La ascención del gran mal [Epileptic], de David B. (Reseña)

epileptic-cover-comic

Este cómic ha sido otra de mis incursiones en las novelas gráficas de tema autobiográfico, y en este caso el autor cuenta cómo ha sido su vida teniendo un hermano mayor epiléptico, para ello narra su propia infancia y juventud, anécdotas sobre sus padres y su peculiar estilo de vida, y nos da algunas pinceladas sobre su hermano enfermo, Jean-Christophe.

Toda la historia comienza de una manera bastante desalentadora. David nos muestra a Jean-Christophe como adulto, muy estropeado por el efecto de los años sufriendo epilepsia, literalmente cubierto de heridas y golpes, fruto de muchos años de enfermedad. Después de eso, pasa a mostrarnos cómo fue la infancia de los dos, cómo crecieron juntos y cómo compartían juegos con su hermana pequeña, las obsesiones de ambos, cómo intentaron crear un libro entre los dos, cómo se integraban en la pandilla de su barrio, cuáles eran sus lecturas… hasta que llega la epilepsia de Jean-Christophe. Y no es una forma precisamente leve de epilepsia, sino que le ataca varias veces al día. A consecuencia de eso, el carácter de su hermano cambia, la dinámica familiar cambia y las infancias de los hermanos también lo harán.

epileptic_page1

Sus padres luchan, en el contexto de una Francia en los años 60 y 70, por encontrar una cura a la enfermedad de su hijo. Cuando la medicina convencional les falla y la enfermedad no mejora ni un poco con los tratamientos habituales, los padres van a buscar remedio en todo tipo de medicinas alternativas. El punto de vista de David B. es que sus padres arrastraron a sus tres hijos a los ambientes más extraños y no del todo aconsejables, y aunque siempre por una buena causa, no tuvieron los efectos más deseables. Ni en la salud de Jean-Christophe, ni en las vidas de los hermanos sanos. Cuenta cómo pasan por comunas macrobióticas, cómo someten a su hijo a acupuntura, a hipnosis, magnetismo… tenían que explorar cualquier posibilidad prometedora. Pero los ataques siempre vuelven, y a veces de forma aún más rabiosa que antes. Y si actualmente todavía hay muchas cosas que no entendemos de la epilepsia y otras enfermedades neurológicas, en aquella época la ignorancia era todavía mayor y existía un fuerte rechazo por parte de gran parte de la sociedad. El enfermo era estigmatizado, marginado y condenado al ostracismo.

Ya que la historia se centra en la enfermedad de Jean-Christophe, no me importaría haber leído un poco más sobre él. Ya que, al fin y al cabo, la historia no trata sobre él sino sobre el efecto que su enfermedad tuvo en su hermano. Supongo que es un hecho tan subjetivo como pensar (en casos concretos) cuando leo un libro en primera persona, o un cómic como en este caso, que el autor no me caería bien. El ejercicio que hace David es de una sinceridad brutal, y nos cuenta todos los sentimientos que en él despertaba su hermano. A veces de pena, a veces rabia, a veces odio… es injusto calificarlos de despreciables porque, no seamos hipócritas, a casi todos nos pasaría lo mismo. Pero a pesar de eso hay algo, en todos los personajes, que me provoca rechazo. No soy capaz de empatizar con esos padres que con la mejor de las intenciones arrastraban a sus hijos a los entornos más disparatados; ni con Jean-Christophe, retratado definitivamente, como un enfermo difícil; y David B. no me parece interesante. Pero, por otro lado, ¿qué otra cosa podrían haber hecho los padres? Realmente, lo que hicieron demuestra una gran cantidad de amor; Jean-Christophe tuvo que sufrir maltrato por parte de los niños y una enfermedad que no podía entender y le hacía sufrir muchísimo; y David B. sufrió los daños colaterales de todo el problema… No hay buenos, no hay malos, solo personas que hacen lo que pueden.

Sin embargo y vuelvo a lo de antes, me falta la perspectiva de Jean-Christophe sobre todo el tema, un punto de vista vital dado que su enfermedad hizo girar durante años la vida de toda su familia. ¿Cómo de solo, apartado y frustrado pudo sentirse? Por las reacciones con que se le retrata me imagino que mucho, sin embargo no lo veo plasmado en la narrativa. Me gusta cuando en las narraciones autobiográficas se hace un autoexamen que ayude a entender mejor al narrador a las personas de su entorno. Creo que esa reflexión es de los aspectos más entretenidos para mí en las autobiografías. No detecto demasiada empatía en este caso concreto, y por eso creo que me costó terminar la lectura.

El problema para mí ha sido ese, David B. parece intentar por todos los medios contarnos cómo fue su vivencia de la enfermedad de su hermano, contarnos que fue duro también para él, que se vio afectado de múltiples maneras. Sin embargo, resulta difícil simpatizar con alguien que cuenta con todas las letras que apenas se comunicaba con su hermano, y que adrede a veces le fastidiaba o que incluso alguna vez lo puso nervioso para provocarle un ataque. Yo, mientras leía eso, no podía menos que compadecerme de su hermano, del que no conocemos su punto de vista, ese al que David parecía conocer más por lo que espiaba de él en su habitación (escritos, dibujos) que por hablar directamente con él. Y es complejo decir todo esto, porque también sé que no es fácil la convivencia con la Enfermedad (así, en mayúsculas y abarcando muchas tipologías).

Creo que con lo que he contado queda claro que es una lectura compleja, densa incluso, difícil de digerir por todos los sentimientos encontrados que puede provocar en quien lee. Los dibujos son recargados, densos, oscuros, pero también preciosos. El trabajo en los dibujos es muy detallado, y salta entre la realidad y la imaginación del autor, con intricadas escenas de guerra y batallas. Hay que reconocer que esa parte del cómic es intachable, pero para mí, ya lo digo, la narrativa me ha hecho sentir incómoda (y no incómoda por leer sobre realidades díficiles, que también… sino por el tema de la antipatía que comentaba en el párrafo anterior).

epileptic_page

Título original: l’Ascension du Haut Mal
Autor: David Beauchard
País del autor: Francia
Fechas publicación: en 6 volúmenes de 1996 a 2003
Número de páginas: 368 
ISBN: 9780375714689

 

2 comments

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Este cómic ha sido otra de mis incursiones en las novelas gráficas de tema autobiográfico, y en este caso el autor cuenta cómo ha sido su vida teniendo un hermano mayor epiléptico, para ello narra su propia infancia y juventu..…

Deja un comentario