Ich seh ich seh [Goodnight Mommy], de Severin Fiala y Veronika Franz (2014)

goodnight-mommy1-600x450

La última película de terror que he visto ha sido La bruja, que no he llegado a reseñar. Después del chasco que aquella me supuso tenía ganas de ver alguna que despertar mi interés un poquito. A estas alturas de la vida ya no espero que algo me asuste, pero sí que me interese, y eso, en el género del terror, es cada vez más difícil.

Así que he probado suerte con este thriller de terror psicológico austriaco (y tengo que pararme a pensar si alguna vez he visto una película austriaca, creo que la respuesta es no), que tiene la premisa siguiente. Al inicio de la película conocemos a los dos niños protagonistas, los gemelos Elias y Lukas (Elias Schwarz y Lukas Schwarz), que tienen diez años. Viven con su madre (Susanne Wuest) en una casa aislada junto a un lago. Y por cierto, justo al inicio de la película vemos cómo la madre vuelve de una operación de rostro, con la cara toda vendada. Nadie nos ha dicho en qué ha consistido la operación, ni se dan explicaciones sobre la vida anterior de la familia. Solo vemos cómo la madre vuelve a la vida cotidiana y los tres retoman costumbres anteriores: horas de comer, juegos… Aunque en la familia parece percibirse una tensión bastante fuerte que notamos desde el primer momento. Así como algunas reglas nuevas que deben aplicarse en casa para que ella pueda recuperarse de la cirugía.

No puedo contar mucho más que lo que vemos los primeros minutos. Porque la peli es de esas que giran en torno a un secreto que se revela posteriormente, cuando el espectador ya ha tenido un buen rato de ver qué pasa, y la oportunidad de juzgar por sí mismo y hacer un diagnóstico de la situación. ¿Por qué la madre se comporta de forma tan irritable con los niños? ¿Por qué solo se dirige a uno de ellos, Elias? ¿Por qué esas normas destinadas a aislarlos? ¿Y el padre dónde está? ¿Por qué tanta tensión en esta familia?

Se podría decir que la película consta de dos partes, una más sosegada donde se nos muestra la situación; la otra más rápida, más violenta, intrínsecamente consecuencia de la primera. Es una de esas películas difíciles de ver, que dejan mal cuerpo, no recomendable para todos los estómagos. Eso para mí, es un punto positivo, por si quedan dudas. La fotografía es estupenda, los niños actores lo hacen muy bien, y lo único que puede chirriar un poco es que la sorpresa que te pretendían dar más adelante, no es tal; a poco que uno  preste atención ya se ha olido la tostada a los pocos minutos de comenzar.

En resumen, y dado que tampoco puedo ni quiero contar mucho más, esta es una película que no cuenta nada nuevo pero tiene un estilo bastante elegante y sobrio para hacerlo, y algo gore y violento cuando quiere tomar ese giro. Está bien para pasar el rato aunque no sea una genialidad; me ha gustado bastante más la forma que el fondo.

Directores: Severin Fiala y Veronika Franz
Guión: Severin Fiala, Veronika Franz
Año: 2014
País: Austria
Duración: 99 minutos
Ficha IMDB
Reparto: Susanne Wuest, Elias Schwarz, Hans Escher, Lukas Schwarz, Christian Steindl,Erwin Schmalzbauer

Deja un comentario