The Affair (Showtime) – 2ª temporada

SHOW_42_34_35_1.eps

Últimamente estoy poniéndome al día con las series que tenía a medio ver, con primeras, o segundas y terceras temporadas pendientes de ver y ya a mi disposición. Así que me he estado pegando unos cuantos atracones de series, y uno de ellos ha sido a costa de la segunda temporada de The Affair. También he de decir que me gustaría colgar hoy la reseña semanal de Juego de Tronos (el esperado 6×09), pero por graves carencias tecnológicas por mi parte (lo que viene siendo que estoy sin internet), no podré hasta el viernes.

La primera me gustó bastante, y en su día así lo expliqué en otra entrada del blog. La premisa de la serie era contar desde dos puntos de vista (el de la infiel y el del infiel) una aventura extramatrimonial. La cosa es que ya en la primera temporada, la historia de la infidelidad se vio «enriquecida» con otros asuntos relacionados con las familias de ambos, que guardaban cierta tendencia hacia las tramas culebronescas.

Recordemos que la premisa era la siguiente: Alison Lockhart (Ruth Wilson) y Noah Solloway (Dominic West) no se conocían de nada hasta el inicio de la primera temporada. Él solía ir a veranear al pueblo costero turístico de Montauk, aprovechando que la casa de sus suegros estaba allí. Su suegro era, aparte de un capullo, un escritor de éxito con muchas novelas publicadas. La mujer de Noah, Helen (Maura Tierney),  hija única y consentida de sus padres, que siempre ayudaban al matrimonio con los gastos, a Noah y Helen no les iba demasiado bien en el dinero. Noah, profesor y escritor, se encontraba en plena crisis creativa, incapaz de escribir su segunda novela. Por su parte, Alison estaba casada con Cole Lockhart (Joshua Jackson), miembro de una familia poseedora de un rancho en el pueblo. Alison trabajaba como camarera en una cafetería, y el matrimonio había perdido un hijo pequeño hacía poco. Es entonces cuando Noah y Alison se conocen, salta la chispa e inician un idilio, los dos casados.

La gracia de la serie ya desde el principio fue el tener dos puntos de vista en cada capítulo, normalmente los de Noah y Alison. Eso se sigue manteniendo en la segunda, pero en esta segunda temporada las perspectivas serán más ricas, pues añadimos puntos de vista de Helen y Cole, principalmente, a los de Alison y Noah. No voy a contar exactamente qué ocurre ni cuál es el punto de partida de cada uno en la segunda temporada, pero al igual que en la primera, está el hilo conductor, que es el mismo que en la primera – un ¿asesinato? ¿accidente? – que será la constante y el principal elemento de intriga de la temporada. Ya sabemos quién muere, durante la temporada casi todos los personajes parecen tener montones de motivos para haberlo hecho. Los puntos de vista aportan riqueza e interés ya que a menudo las situaciones parecen muy diferentes (a veces demasiado) según quién las viva.

El estilo es el mismo en las dos temporadas, pero la historia que se cuenta es diferente y similar a la vez. Aunque la situación personal de los protagonistas ha cambiado, los problemas que tenían en su interior siguen ahí, y por eso veremos cómo Noah, o Alison, Helen y Cole siguen cometiendo errores diferentes pero en la línea de los que habían cometido en la primera temporada. El hecho de tener puntos de vista de cuatro personajes diferentes complica la historia pero también le aporta más interés.

En esta segunda temporada, algunos personajes que parecían algo unidimensionales en la primera también tienen desarrollo. Es el caso de Helen y Cole, para empezar, de ser los ‘engañados’ pasan a tener sus propias historias, que en esta temporada transcurren en ocasiones muy alejadas de las de Noah y Alison. También pasará eso con Max, el mejor amigo de Noah, o algunos miembros de la familia de Cole. Hay personajes nuevos con cierta relevancia, serán Luisa y Eden, por decir un par. Si algo no me ha gustado de la temporada es que algunos personajes nuevos sí parecen unidimensionales y planos, ahora estoy hablando de Luisa y Eden, las últimas que he mencionado. En general casi ningún personaje resulta simpático, no es fácil empatizar con muchas de las decisiones o maneras de actuar de Noah y Alison, sobre todo.

Así que sin ser una serie perfecta, sigue gustándome y enganchándome. Es cierto que a veces se abusa del melodrama y los giros propios de un culebrón, pero a pesar de eso, o justo por eso, ha seguido siendo entretenida. La duración de los capítulos es de alrededor de una hora, y es una serie con capítulos más largos que la media en televisión; a veces el ritmo acusa esa extensión. Hay capítulos más lentos y otros muy interesantes, y supongo que en general la serie es de esas que mucha gente odia, y otra adora.

 

Lo que no sé es cómo continuarán con la historia después de este final de temporada. Aunque está confirmado que habrá tercera temporada, no me imagino ya cómo pueden pasarles más cosas a estos personajes.

Web oficial
Ficha IMDB
Fechas emisión 2ª temporada: Octubre-Diciembre 2015
Duración de los capítulos / nº de capítulos: 45 minutos aprox / 12

 

 

Deja un comentario