Un detective en Babilonia, de Richard Brautigan (Reseña)

un detective en babilonia

Uh-oh, comencé a soñar con Babilonia mientras bajaba la escalera, de regreso a mi apartamento. Era muy importante no ponerme a soñar con Babilonia justo cuando estaba empezando a resolver algunas cosas. Si empezaba con Babilonia, podían pasar horas enteras sin darme cuenta. 
Podía sentarme en mi apartamento y de repente sería medianoche y habría perdido el hilo para reorganizar mi vida, cuya necesidad inmediata eran algunas balas para mi pistola. 

La novela transcurre en San Francisco, su protagonista es un detective de los peores y más pobres de la ciudad, y el género es una mezcla de pulp y el noir más clásico.

Estamos a inicios de 1942, C.Card no es el mejor detective de la ciudad. Ni siquiera tiene una buena reputación en su trabajo… ni reputación en absoluto, casi nadie lo conoce, casi nadie recurre a él. Pero lo que no se puede negar es que es el más barato. Al inicio del libro lo encontramos en busca de balas. Las necesita para su pistola, pues el único caso que tiene agendado tiene como requisito indispensable el que lleve una pistola con balas. Y no le faltan aventuras, pues en su camino se cruzarán mujeres fatales, gángsters extremadamente violentos, negrazos enormes que quieren sacudirle…

Pero algo le distrae, algo siempre consigue apartarlo de su más bien triste realidad: Babilonia. Sus dulces visiones de Babilonia le trasladan a un mundo perfecto donde él siempre acaba triunfando sobre todo y todos. En Babilonia es una superestrella, protagonista absoluto en cualquier campo, que puede ser muy diferente en cada ocasión. A veces será un genio del baile, otras veces de la cocina, béisbol… cualquier cosa que se proponga es posible en Babilonia. Además allí siempre cuenta con la admiración, el amor y el apoyo incondicional de su explosiva secretaria: Nana-Dirat, el amor de su vida. Pero claro, mientras está en Babilonia no atiende sus obligaciones como detective, y eso ha provocado que acabe siendo el investigador privado más pobre y barato de la ciudad.

Y necesitaba un coche para dar vueltas por la ciudad sin agujerearme las suelas de los zapatos. Hay algo en un detective privado que camina o toma el autobús que le resta categoría. 
Hace sentirse incomodos a los clientes encontrarse con un detective privado que lleva un billete de autobús asomando por el bolsillo de su camisa.

Los capítulos del libro son cortos, muy rápidos de leer, con un estilo muy ágil que además no se toma demasiado en serio a sí misma. Los personajes son todos muy caricaturescos, desde el propio C.Card, detective caído en desgracia, hasta la rubia despampanante que trasiega cervezas a la velocidad de la luz, podemos decir que los personajes nos suenan conocidos en su mayoría. El interés de la lectura no está en el caso que investiga Card, ni siquiera exclusivamente en sus vivencias en Babilonia, sino en el conjunto desordenado, caótico y algo absurdo que constituye la realidad del protagonista. C.Card es esclavo de ratos de evasión completa que llegan casi sin avisar, es esclavo de su subconsciente, que busca el placer que no encuentra en la realidad.

Aunque cuando termine el año no creo que sea uno de los libros que entren en mi Top 5, eso no lo desmerece. Ha sido una lectura rápida, muy amena y adictiva. Como digo, todo está impregnado en un tipo de humor que tiende a lo absurdo y surrealista, algo que quiere transmitirnos la narración en primera persona de su protagonista. Imaginaos que, en algo menos de 200 páginas hay 80 capítulos, cada uno con título más extraño e interesante que el anterior. Así que si os gustan los relatos de temática policial, podéis intentar con Brautigan.

Siempre que trataba de hacer algo y Babilonia empezaba a venir hacia mí, intentaba concentrarme en algo que la mantuviese alejada. Es siempre muy difícil, porque realmente me gusta soñar con Babilonia y allí tengo una amiga muy bonita. Es difícil de admitir, pero me gusta más que las chicas de verdad. Siempre he querido encontrarme con una chica que me interese tanto como mi amiga de Babilonia.

Autor: Richard Brautigan
País del autor: USA

Título original: Dreaming of Babylon: A Private Eye Novel 1942
Año primera publicación: 1977
ISBN: 978-84-16290-49-9
Número de páginas: 198
Dedicatoria:

Esto es para Helen Brann
con amor, de Richard

 

One comment

Deja un comentario