El perquè de tot plegat, de Quim Monzó (Reseña)

el perque de tot plegat

Després d’anys i anys d’estar absolutament casada, ara (després del divorci) ha descoert el Mediterrani. Però tants anys de no practicar han fet que s’hagi oblidat de nedar, o que ho faci amb tan poca traça que no podrà allunyarse gaires metres mar endins.
Después de años y años de estar absolutamente casada, ahora (después del divorcio) ha descubierto el Mediterráneo. Pero tantos años de no practicar han hecho que se haya olvidado de nadar, o que lo haga con tan poca habilidad que no podrá alejarse muchos metros mar adentro.
(Fragmento de “La inòpia”)

Hay ocasiones en que leer alguna obra de un escritor en concreto despierta el interés para saber más cosas de él. Por ejemplo, cuando leo un libro que me gusta mucho y no sé demasiado del autor, intento indagar sobre qué más ha escrito, detalles biográficos, etc. En este caso me ha pasado un poco a la inversa. En su día leí Mil cretins de Quim Monzó porque su nombre me sonaba de haberlo escuchado en la radio (a él, no su nombre). Y qué decir, me cae bien con su extravagancia, me interesa cuando habla, ¿por qué no me van a interesar sus relatos?

El caso es que en Mil Cretins (mi reseña) el regusto que queda en la boca es bastante amargo, en aquellos relatos se habla de la vejez, de la soledad y la muerte. Con algunos de esos relatos uno puede sentirse identificado en algunas situaciones, da terror hacerse viejo… No por ello estoy diciendo que no me gustara el libro, pero sí me pareció triste, tristísimo. Fue entonces cuando me puse a buscar qué otros libros había escrito Monzó, y descubrí que normalmente su tono no es tan triste, ni los temas que trata tan difíciles (o sí). Ya me parecía, cuando lo escucho en la radio (en RAC1, claro) me parece un cachondo.

Son 30 relatos que tratan los temas más diversos, sobre todo centrados en relaciones amorosas o de pareja. Los cuentos son breves, sin relación entre unos y otros, y en ellos los protagonistas son hombres, mujeres y las relaciones entre ellos. Se habla con mucho cinismo del sexo, el amor, las relaciones de pareja, la infidelidad… Hay relatos que tienden más a lo erótico, otros son directamente humorísticos, e incluso algunos de ellos son casi de temática infantil. El narrador (y con él, el lector) es omnisciente, en todo momento conoce los pensamientos, deseos y sentimientos de todas las partes implicadas en la historia.

Vol un home que no es preocupi pels sentiments que ella pugui tenir. Des de púber ha fugit dels xitxarel·los que es passen el dia parlant-li d’amor. D’amor! Vol un home que no parli mai d’amor, que no li digui mai que l’estima. Troba que és ridícul, un home amb els ulls enamorats i dient-li: “T’estimo” Ja l’hi dirà ella, que l’estima (l’hi dirà sovint, perquè l’estimarà de debò), i quan l’hi hagi dit rebrà complaguda la mirada de compassió que ell li adreçarà.
Quiere un hombre que no se preocupe por los sentimientos que ella pueda tener. Desde  púber ha huido de los tontainas que se pasan el día hablándole de amor. ¡De amor! Quiere un hombre que no hable nunca de amor, que no le diga nunca que la quiere. Encuentra que es ridículo, un hombre con los ojos enamorados y diciéndole: “Te quiero”. Ya se lo dirá ella, que le quiere (se lo dirá a menudo, porque lo querrá de verdad), y cuando se lo haya dicho recibirá complacida la mirada de compasión que él le dirigirá.
(Fragmento de “La submisió”)

Es fácil creerse las historias, seguro que sea el relato que sea, todos hemos vivido o hemos tenido una experiencia cercana que se le asemeja. Como por ejemplo el relato de la mujer sumisa, los sacrificios que hace un hombre por su mujer, concediéndole todo lo que ella pide o demanda, la vida aburrida en pareja, o el desenfreno que busca una mujer que se acaba de divorciar (todos los fragmentos que he puesto corresponden con estas situaciones). También se habla de diferentes tipos de amor (carnal, platónico…), de infidelidad, y de muchas otras facetas de relaciones sentimentales/sexuales. Los relatos son muy cortos, hay que pensar que en tan solo 171 páginas caben esos 30 relatos.

En algún caso me hubiera gustado seguir leyendo y conocer la historia más a fondo, dado el carácter muy breve de estas historias no es posible profundizar demasiado. En ocasiones incluso la historia queda muy abierta y sin un final definido.

Me sigue encantando Quim Monzó, me gusta su ironía y cómo emplea el lenguaje, cómo se muestra pragmático y directo en su forma de narrar. Ya me he encargado de cargar convenientemente mis estanterías, de modo que cuando vuelva a tener ganas de Monzó, tendré varias opciones. Para mí es uno de los referentes en la literatura catalana actual.

– Em deixes parada. ¿De debò no vols pujar-hi? ¿Hem vingut a Pisa i no pujaràs a la torre amb mi?
– És un risc innecessari.
– Tot és un risc innecessari. Pujar als avions. Anar amb cotxe. Fumar. Fins estar-te a casa. Pot ser que la veïna de baix no hagi tancat bé el gas, algú encengui un misto i esclati tot l’edifici.
– Me dejas de piedra. ¿De verdad quieres subir? ¿Hemos venido a Pisa y no subirás a la torre conmigo?
– Es un riesgo innecesario.
– Todo es un riesgo innecesario. Subir a los aviones. Ir en coche. Fumar. Incluso estar en casa. Puede que la vecina de abajo no haya cerrado bien el gas, alguno encienda una cerilla y explote todo el edificio.
(La inmolació)

Autor: Quim Monzó (Web oficial, Twitter)
Año publicación: 1993
Número páginas: 171
ISBN: 978-8477273059
Leído en… catalán (Edición Quaderns Crema)

Deja un comentario