Danny Collins, de Dan Fogelman (2015)

a-danny-collinsNo me sonaba de nada esta película, pero cuando leí la sinopsis y vi que el protagonista es Al Pacino, me entraron unas ganas terribles de verla. Película con temática musical y encima con buenos actores, ¡tenía muchas ganas!

El protagonista es Danny Collins (Al Pacino), una estrella del rock que desde los años 70  ha vivido a base de sus viejas canciones. A sus 70 años, cumple todos los tópicos del músico acabado: hace mucho que no compone, tiene una esposa a la que le dobla la edad, lleva un estilo de vida lleno de alcohol, drogas y excesos. El día de su cumpleaños, su manager de toda la vida, Frank Grubman (Christopher Plummer) le hace el mejor regalo posible: una carta que John Lennon le escribió hace 40 años, cuando era un joven músico, todavía estaba empezando y concedió una entrevista que Lennon acabó leyendo. Al parecer la carta fue a parar a un coleccionista, que decidió venderla, así que nunca llegó a su destino; hasta ahora. En cuanto lee la carta, la vida de Danny cambia por completo, considera que si esa carta la hubiese recibido cuando se la escribieron, su vida habría sido completamente diferente. Así que aplicando aquello de que nunca es tarde si la dicha es buena, se dedica a intentar arreglar las cosas que ha hecho mal.

Al parecer, la historia tiene cierta base real, pues en 1971 John Lennon y Yoko Ono escribieron una carta a un cantante folk inglés llamado Steve Tilston; él la leyó 34 años después, y a diferencia de la de la peli, iba firmada por los dos («John + Yoko»). Aquí se puede leer un artículo (en inglés) donde se explica cómo ocurrió todo en realidad, incluyendo una copia de la carta.

Yo me lo imaginaba, y seguramente cualquiera que lea la sinopsis también lo hará, que esta es una de las típicas películas donde una persona intenta arreglar sus errores del pasado y la historia acaba siendo un pastel. Pues bien, tampoco es que pueda negar que finalmente, así ha sido. Se trata de la típica historia de redención, del personaje que intenta arreglar los errores que ha cometido durante toooda su vida. Danny Collins siente arrepentimiento, siente que las cosas deberían haber sido de otra manera y quiere (y tiene las posibilidades) de hacer que lo sean. Sin embargo, Al Pacino está tan bien en su papel que compensa las partes débiles de la historia, que finalmente no ha sido tan «facilona» como temía, pues consigue alternar partes fáciles y previsibles, con otras muy lúcidas e interesantes.

Desde luego, solo por ver a Al Pacino en ese papel de estrella desfasada de vuelta de todo merece ver la película. Aparte de eso y a pesar de los elementos predecibles de la historia, tiene muy buenos secundarios (Annete Benning, Bobby Cannavale, el ENORME Christopher Plummer…) y una banda sonora espectacular. Con al menos 10 canciones de John Lennon en su banda sonora, Danny Collins es una delicia para los oídos (a no ser que no sea de vuestro agrado ese tipo de música, claro). Espectacular la escena en que suena «Love», de Lennon, de fondo. El director, Dan Fogelman, tuvo que convencer a Yoko Ono para poder utilizar muchas canciones de Lennon (todas de su carrera en solitario); el resto de canciones que suenan en la película son composiciones de Ryan Adams y Theodore Shapiro. La canción que supone el gran éxito de Danny Collins en la película – Hey Baby Doll – la compuso Ciaran Gribbin, y está inspirada quizá en Sweet Caroline de Neil Diamond.

El final me ha encantado, muy bueno. Claro, no lo voy a explicar. Solo decir que por Al Pacino y la banda sonora, ha merecido la pena para mí. A pesar de lo tópico de la historia en líneas generales, lo forzado de algunas situaciones… tiene un «no sé qué» que le da un encanto especial.

AAEAAQAAAAAAAAKjAAAAJGJjM2E5NjUyLTRmNzgtNGRiMi1hY2JlLWQ0MjViNDM3NzUzYgDirector: Dan Fogelman
Guión: Dan Fogelman
Año: 2015
País: USA
Duración: 106 minutos
Ficha IMDB
Reparto: Al Pacino, Annette Bening, Jennifer Garner, Bobby Cannavale, Christopher Plummer, Josh Peck

Deja un comentario