Bird, de Clint Eastwood (1988)

bird clint eastwoodSi pudiéramos oír todos los sonidos del mundo, enloqueceríamos.

Supongo que no soy la única que a veces funciona «por rachas» en intereses literarios o culturales. Igual que en su día me dio por leer muchos libros de literatura japonesa o de realismo mágico, últimamente mis intereses para ver películas nueva se inclinan hacia aquellas que tengan que ver de manera más o menos indirecta con la música. En el caso de esta película, que anda ya cerca de cumplir los 20 años.

Si alguien ha visto Whiplash, se acordará de la anécdota que cuenta el personaje de J.K. Simmons al de Miles Teller un par de veces, en que al gran Charlie Parker le tiraron un plato de batería una vez por perder el ritmo en una canción. Eso hizo que me acordara de esta película, que siempre he querido ver, centrada en la biografía de Charlie «Bird» Parker. 

La película comienza con varias escenas de la vida de Parker, a la que sigue una un poco más larga, en la que un Charlie borracho y alterado vuelve a casa después de un concierto. Perjudicado por el alcohol, habla con su mujer, y manifiesta claros problemas de agresividad. Con tendencia a provocar peleas y a silenciar el dolor con alcohol, Parker es ingresado tras una tentativa de suicidio en un centro psiquiátrico.

En la película se cuentan detalles de la vida de Charlie Parker, un solista de jazz de los años 40 cuyas habilidades de improvisación le convirtieron en uno de los más aclamados de su época. Sin embargo, tuvo un comportamiento autodestructivo que, asociado con drogas y alcohol, impidió que pudiera disfrutar de la admiración que despertaba en los demás. No sabía gran cosa de la vida de Bird antes de ver la película, pero me ha gustado mucho cómo refleja y pone de manifiesto los que debieron ser los muchos demonios del genial músico. La anécdota del platillo hace acto de aparición como un tormento recurrente para el músico, por ejemplo, y avanzada la película se explica con bastante detalle. La muerte de su hija también se menciona al principio en una conversación con su mujer, Chan (Diane Venora), y luego se explica un poco más. 

El afán de superación, la incapacidad de disfrutar del momento, el sufrimiento arrastrado de toda una vida… todos esos elementos se conjugan para dibujar a un genio profundamente infeliz a pesar de tener a una familia que le adora.

Forest Whitaker ofrece una interpretación genial, muy intensa cuando se trata de plasmar los momentos más dramáticos de la vida de Parker. Destaco las conversaciones con su mujer (una, la del principio; otra, una en la que habla por teléfono con ella poco antes de morir). Bird murió muy joven, a los 34 añosTambién se ilustra la especial relación de Parker con Dizzy Gillespie (Samuel E. Wright), cuya colaboración profesional dio lugar a temas únicos (como este) y al género del bepop. Pero la película, de narrativa no lineal, va saltando de los momentos más bajos del músico a otros de su trayectoria vital en forma de escenas y flashes cortos (de cómo conoció a su mujer, de momentos clave en su vida, tanto musicales como familiares), y nos hace entender mejor por qué alguien tan bueno en su trabajo podía ser tan desastroso en su vida personal. Con una habilidad con el saxo que todavía a día de hoy hace que siga siendo una leyenda, no fue capaz de conseguir llegar a los 40, y su vida estuvo inundada de drogas, problemas de salud, peleas, violencia y sufrimiento. 

El ritmo de la peli es desigual, ya lo he dicho, la narración no es lineal y creo que integra bien los elementos de la música jazz con el medio visual. El ritmo, el tono, los elementos de improvisación. Los momentos con actuaciones en vivo son magníficos, se aprecia el esfuerzo de los músicos a través de la pantalla. Para la película se rescataron grabaciones originales de Charlie Parker, que proporcionó su viuda, y los otros instrumentos fueron grabados por músicos que buscó Eastwood. A pesar de que las grabaciones y el sonido del saxofón son suyos, los movimientos de los dedos fueron grabados por Charles McPherson, quien tuvo que aprender a respirar de la misma manera que Parker.

Clint Eastwood vio actuar a Parker (conocido como «Bird», abreviando «Yardbird») en Oakland en 1945, y desde entonces sintió fascinación por él. Esta película, que he tardado demasiado en ver, es un maravilloso tributo a un hombre y su genio.

bird-1988-tou-02-gDirector: Clint Eastwood
Guión: Joel Oliansky
Año: 1988
Duración: 161 minutos
País: USA
Ficha IMDB
Reparto: Forest Whitaker, Diane Venora, Michael Zelniker,Samuel E. Wright, Keith David, James Handy

3 comments

  1. Cómo me ha sorprendido que te hayas detenido en esta película, si al final va a resultar que no somos tan diferentes (sobre todo cuando te vas 20 años para atrás)

    Un beso

  2. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Si pudiéramos oír todos los sonidos del mundo, enloqueceríamos. Supongo que no soy la única que a veces funciona “por rachas” en intereses literarios o culturales. Igual que en su … Sigue leyendo →

Deja un comentario