Non-Stop [Sin escalas], de Jaume Collet-Serra (2013)

nonstop_xlg

Película de intriga en el aire a miles de metros de altura, con Liam Neeson de protagonista. Evidentemente, no mucha gente recordará Non-Stop después de pasado un tiempo, pero mientras, ha servido para entretener. El director es el Jaume Collet-Serra, conocido por La casa de cera, La huérfana y Sin identidad

Bill Marks (Liam Neeson), es un marshal federal del aire de los Estados Unidos. Pero aparte de eso, es un tipo con problemas de alcoholismo, como podemos ver en los primeros minutos de peli. Su trabajo consiste en viajar en vuelos comerciales para prevenir posibles atentados, ataques terroristas, etc. En un vuelo sin escalas de Nueva York a Londres, a medio camino de llegar a su destino (o sea, a miles de metros de altura y en medio del Océano Atlántico), recibe un mensaje de alguien desconocido. El solo hecho de recibir ese mensaje implica que algo no va demasiado bien, pero lo peor es el contenido. Se trata de alguien que amenaza con matar a una persona del avión en 20 minutos, si no se hace una transferencia a una cuenta que le ha indicado (y si no se transfiere el dinero, así cada 20 minutos). Bill se encuentra un poco perdido, así que pide ayuda a la azafata, Nancy Hoffman (Michelle Dockery), y en segundo lugar, a su vecina de asiento, Jen Summers (Julianne Moore), para poder localizar a quien le está extorsionando. Pero pronto las cosas se complican mucho más de lo que el agente espera…

non-stop-liam-neeson-julianne-moore-lupita-nyongo-3-585x389A ver, como es de suponer esto no es un peliculón, sino solo un entretenimiento para pasar el rato. Por lo cual, podemos esperar inconsistencias a tope, tanto en la historia como en la manera de proceder que tienen los personajes. Esa es parte de la diversión, que la película busca el entretenimiento por el entretenimiento, y no precisamente ser lo más realista que sea posible. La gracia aquí es intentar adivinar quién es el malo, o más bien quién no lo es. Como buena peli palomitera de intriga, las pistas van apuntando a unos y a otros, y al final uno acaba sospechando de todo el mundo. Hay que dejar a un lado los remilgos y las ganas de criticar. Con una película de este tipo, si uno se pone quisquilloso va a disfrutar poco o nada. Así que hay que empezar a verla con fe, o mejor saltársela y ponerse a ver otra cosa.

Destacaría varios puntos positivos en la película. Uno es la intriga, y que sobre todo, es una pleícula entretenida. Está bien rodada, y eso también hay que reconocérselo. Hay que tener en cuenta que el espacio de un avión es reducido, y la cámara no se queda estática pero tampoco hace cosas «raras» y da como resultado un efecto bastante plausible, como si nosotros también estuviésemos en el avión pero en plan omnisciente. Los efectos especiales, cuando son necesarios, están bien. El resto del tiempo la película tiene una estética bastante sobria. Y en cuento a la historia, ¿Qué hay que decir? ¿Que hay multitud de pasajeros/secundarios y uno no sabe ni cómo se llaman? Es lo que tiene que ser, lo que importa es que aquel de allí tiene cara sospechosa, y el otro mira torcido a Liam Neeson. Como buen policía, tiene problemas familiares y le da al alpiste. Como buen policía, si hay que repartir hostias como panes, ahí está él para cumplir su deber. No hay que esperar más, porque el entretenimiento y la acción son más que suficientes para pasar un buen rato.

Director: Jaume Collet-Serra
Guión: Christopher Roach, John W. Richardson, Ryan Engle
Año: 2014
País: USA
Duración: 106 minutos
Ficha IMDB
Reparto: Liam Neeson, Julianne Moore, Lupita Nyong’o, Michelle Dockery, Anson Mount, Scoot McNairy, Bar Paly, Corey Stoll, Linus Roache, Jon Abrahams

One comment

Deja un comentario