La Grande Bellezza [La Gran Belleza], de Paolo Sorrentino (2013)

la_grande_bellezza_ver3

A esta pregunta, cuando éramos jóvenes, mis amigos siempre daban la misma respuesta: “Coños”. Mientras que yo contestaba “El olor de las casas de los ancianos”. La pregunta era “¿Qué es lo que de verdad te gusta más en la vida?” Yo estaba destinado a la sensibilidad. Estaba destinado a convertirme en escritor. Estaba destinado a ser Jep Gambardella. 

En cuanto supe de esta película, tuve muchas ganas de verla. Por la actividad de reseñas de cine en el blog, se puede deducir que últimamente veo sobre todo series de televisión, pero eso no quita que de vez en cuando algunas películas me obliguen, en cierto modo, a apartarme de mi rutina seriéfila. La gran belleza es una de esas películas. 🙂 

la grande bellezza stillEl protagonista, Jep Gambardella, es un escritor de avanzada edad, al principio de la película lo vemos celebrar su 65 cumpleaños en una fiesta donde abunda el alcohol, la gente, la música y la alegría aparente. Al día siguiente, cuando todo el mundo se ha ido y la música ha enmudecido, veremos como Jep, que triunfó con su primera novela – L’Apparatto Umano – siendo muy joven y ha pasado el resto de su vida más o menos “viviendo de rentas”, pasea solo por la ciudad. Ahora, con la edad, ve las cosas de otro modo. Más vacías, con menos perspectivas de felicidad. En un momento de la película, de donde procede el título, el protagonista dice: “Buscaba la gran belleza y no la he encontrado“. Pero lo dicho, el personaje, a sus 65 años, hace mucho que no escribe ni utiliza realmente su creatividad. Se dedica a realizar entrevistas a otros artistas o escribir artículos de opinión. Cínico con sus amigos, declarado misántropo, contempla con curiosidad lo que le rodea, habla con propiedad o sin ella sobre literatura, arte y sobre Roma, el cuadro donde se desarrolla su historia pasada y actual. Durante lo que dura la película, veremos cómo habla, cómo se relaciona, quiénes son sus amigos y con quién se va a la cama. Pero muchas de esas pocas parecen importarle poco o nada. Entretanto nos recompensa con pequeñas perlas de sabiduría:

El descubrimiento más importante que he hecho después de cumplir sesenta y cinco años es que no puedo perder tiempo haciendo cosas que no quiero hacer.

Aunque Jep, como él explica, es un mundano que quiere ser más que un mundano, demuestra bien pronto que también tiene la capacidad de sufrir a causa de otros. Cuando un hombre se presenta en su casa para anunciarle que una tal Elisa ha muerto, veremos por primera vez cómo el rostro de Jep se contorsiona en una mueca de dolor. Y ahí empiezan una serie de revelaciones que le obligarán a volver a aproximarse a esa vida de la que estaba un tanto distanciado por voluntad propia. Los mares que imagina en el techo de su habitación se llenan a veces de recuerdos, y al lúcido noctámbulo, la edad – o el peso del pasado – ya hay cosas que le hacen llorar.

Estamos todos al borde de la desesperación, todo lo que podemos hacer es mirarnos a la cara, estar en compañía, bromear un poco… ¿No estás de acuerdo?

la grande bellezza ramona jepLa película, en mi opinión, no trata de Roma, de la decadencia de la alta sociedad, ni siquiera del proceso de hacerse viejo. Creo que de lo que trata es del vacío que todos sentimos a veces ante la vida, de la falta de plenitud y de felicidad, y de la soledad compartida. Aquí tenemos a un grupo de personajes que buscan vivir el arte más diverso, las actividades más decadentes, las fiestas más locas y los placeres más caros. Habrá fiestas en jardines, en áticos, espectáculos, habrá momentos de soledad y reflexión. Música y silencios, luz y oscuridad, y unas cosas y otras constituirán una serie de contrastes bellísimos. Con todo eso, ¿son felices? ¿Pueden sentirse plenos? A ver, tampoco quiero engañar a nadie, en la película hay personajes y escenas grotescas, feas, incluso ciertos detalles podrían calificarse de no tener demasiado sentido. Pero yo creo que si gusta la película, tiene que ser como cuando gusta una persona, por un todo, así que me ha gustado, aún con sus sinsentidos y lo que no me ha terminado de convencer. Es una experiencia, no se la recomendaría a cualquiera, como muchas otras que me han gustado mucho. Pero con el ánimo adecuado y a la persona adecuada, puede dejar una huella duradera.

La gran belleza, aparte de su historia, los diálogos, las actuaciones, tiene una estética quita y tranquila que, combinada con la banda sonora, a ratos quita el aliento. La película tiene un aire oscuro de tragedia inminente, de alegría que no volverá, que la convierten a la vez en una fuente de reflexión y un placer para los sentidos. La banda sonora ha corrido a cargo de Lele Marchitelli, y la fotografía de Luca Bigazzi. Ambas espectaculares.

Así que en resumen, toda una experiencia para los sentidos esta Gran Belleza. No conocía de nada al director ni al protagonista, y sin embargo ya me han cautivado. Algunos diálogos son geniales y la película me ha gustado mucho… El buen cine, al igual que otras cosas de la vida, como dice Jep:

“Es solo un truco”

Director: Paolo Sorrentino
Guión: Umberto Cortarello y Paolo Sorrentino
Año: 2013
País: Italia / Francia
Duración: 142 minutos
Web oficial
Ficha IMDB
Reparto: Toni Servillo, Carlo Verdone, Sabrina Ferilli, Serena Grandi, Isabella Ferrari, Giulia Di Quilio, Luca Marinelli, Giorgio Pasotti, Massimo Popolizio

5 comments

Deja un comentario