Hysteria, de Tanya Wexler (2011)

Hysteria-Poster_1

Pues hoy voy a reseñar una película que llevaba tiempo queriendo ver, una que cuenta los orígenes del vibrador actual. En el reparto contamos con caras conocidas como la de Hugh Dancy, Rupert Everett, Maggie Gyllenhaal…

Londres victoriano. El Dr. Mortimer Granville (Hugh Dancy), un joven doctor intenta buscarse la vida trabajando en diversas clínicas. Después de que uno de sus jefes le despida por desobedecer sus órdenes, entrará a trabajar en una de HYSTERIA28_principalGaleriaApaisadalas clínicas con más prestigio de Londres, la del doctor Dalrympe (Jonathan Pryce). Es una clínica para mujeres, especializada en casos de histeria, que el doctor soluciona con un «masaje pélvico». Este doctor tiene dos hijas, Emily (Felicity Jones) y Charlotte (Maggie Gyllenhaal). Emily es más tradicional, la niña de papá que hace lo que se espera de ella, mientras que Charlotte es más rebelde, una doctora a la que le gusta trabajar para ayudar a los pobres y se niega a casarse, para disgusto de su padre.

En la película, que es bastante ligerita y tiene un tipo de humor bastante «blanco» en general (sobre todo tratándose el tema que se trata), se narra el proceso para la invención de lo que hoy conocemos como «vibrador». Por un lado, es interesante saber que en principio la masturbación femenina solo era concebida como un tratamiento para la histeria, y no tenía valor por sí misma en la sociedad victoriana para obtener el placer por el placer. Por otro lado, el tema de las idas y venidas amorosas y el tratamiento del idealismo de Charlotte es bastante pueril. Me hubiera gustado un retrato un poco más sincero y realista de estos hechos, hysteria-movie-image-01pero claro, en ese caso seguro que habría sido un buen drama y no una comedia regulera.

Ya digo, aparte de la trama principal, hay subtramas paralelas, como son los problemas monetarios de la clínica para pobres de Charlotte; los avances en el invento mecánico del amigo de Mortimer, Edmund St. John-Smythe (Rupert Everett); o la historia del compromiso entre Mortimer y Emily. Tengo que decir que de estas tramas, casi todas muy simplificadas y tratadas con poca profundidad, se nos van proporcionando pequeñas dosis con buen ritmo y jugando bien al mezclarlas. Es algo que sí tiene la película, un buen ritmo. Las historias avanzan con agilidad y no permiten el aburrimiento. Hay un reparto muy bueno al servicio de estas historias, y aunque al final la película en general peca de simple y demasiado ligera, la sensación y el sabor de boca que me han dejado no han sido en absoluto malos.

En resumen, es una película curiosa, entretenida, no apta para los que busquen dramas o historias profundas, pero sí para pasar un buen rato. Y con el trasfondo de la evolución sexual, claro, algo que siempre es interesante dado que la película está ambientada en la Inglaterra victoriana, y aunque técnicamente los vibradores han evolucionado una barbaridad, la mentalidad de algunos (y algunas) no lo ha hecho gran cosa. Solo hay que ver el éxito de obras como Cincuenta sombras Una pena.

Directora: Tanya Wexler
Guión de Stephen Dyer y Jonah Lisa Dyer, basado en la historia original de Howard Gensler
Año: 2011
Duración: 100 min.
País: UK, Francia, Alemania, Luxemburgo
Ficha en IMDB
Reparto: Hugh Dancy, Maggie Gyllenhaal, Felicity Jones, Rupert Everett, Anna Chancellor, Gemma Jones, Jonathan Pryce

3 comments

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Pues hoy voy a reseñar una película que llevaba tiempo queriendo ver, una que cuenta los orígenes del vibrador actual. …Continuar leyendo »…

Deja un comentario