The Human Centipede 2: Full Sequence, de Tom Six (2011)

Título: The Human Centipede 2: Full Sequence
Director: Tom Six
Guión: Tom Six
Año: 2011
País: Holanda, UK; USA
Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1530509/

La eterna pregunta de si las películas pueden ser un ejemplo malsano a seguir para mentes perturbadas encuentra su particular respuesta en esta película. Y es que un vigilante de aparcamiento asmático, bajito, gordo, feo y que a todas luces es un marginado social, tiene su principal entretenimiento en acumular material y visionar tantas veces como sea posible The Human Centipede: First Sequence. Como tampoco parece estar muy bien de la cabeza, nada bueno puede salir de ahí, y en el primer cuarto de hora ya vemos cómo comienza su plan: secuestra y mata a unas cuantas personas, consigue un lugar para llevar a cabo su fantasía, etc. No tiene nada que ver con el «doctor loco» de la película anterior, el forradísimo Doctor Heiter, que vivía en una gran casa en el campo y disponía de todos los medios para poner en marcha su proyecto. Y no me refiero a dinero, sino a aptitudes y conocimientos como para que se considerara un «experimento» y no tanto una «perversión». El enfoque cambia con Martin, un desgraciado que vive con su madre y que arrastra un penoso presente con un trabajo de mierda, con el lastre del horrible pasado que se nos muestra alguna que otra vez. Además de la obvia excitación que le provoca el visionado de la película (¿los DVDs se rebobinan? WTF?).

Y ahí estamos. ¿Tiene sentido continuar la saga, y no solo hacer esta película, sino otra más para completar la trilogía? Pues para mí, absolutamente sí. Si en algo me decepcionó la primera película, fue en que no me mostraron lo suficiente, me quedé con ganas de saber más del proceso, el cómo y el qué. Y para eso es esta película, solo que en otro contexto y otras situaciones. Otra cosa es que esté mejor o peor llevada, que creo que el inicio es algo más lento de la cuenta y se confía demasiado en el producto. Una (y hablo por mí) tenía unas expectativas con todo el tema de la censura y se imaginaba una bestiajada, y bueno, digamos que para que entremos en materia tiene que pasar más de media hora de «recolección de cuerpos». Pero no quiero hablar mucho más de lo que pasa en la película, para no arruinar sorpresas a quien piense verla.

Lo que sí puedo decir es que para mi gusto le falta velocidad. Aunque pasan cosas casi todo el tiempo, si se titula «El ciempiés humano» no es porque yo quiera estar viendo 2/3 partes de la película el retrato de una persona perturbada como podría encontrarlo en cualquier otro sitio. Que sí, que el proceso de capturar y reunir personas en un almacén puede tener su interés durante unos minutos, ¡pero no tanto! Y más cuando el protagonista se dedica a poner muecas casi todo el rato sin hablar. Así que sí, de la hora y media que dura la película, durante casi una hora no vemos casi nada de lo que es el proceso de montaje del ciempiés propiamente dicho. No digo con eso que esa primera parte no tenga interés, que lo tiene y sobre todo tiene algunos momentos muy buenos, pero claro, no es lo que estaba deseando ver. Pero cuando llega el momento, no esperéis los métodos más o menos asépticos y profesionales del doctor Heitner, sino que veremos cómo Martin emplea una metodología un tanto bestia y rudimentaria. ¿Que le molestan los dientes de sus víctimas? Martillo y solucionado. ¿Unir a las personas entre sí? Pues a cortar, y si se muere alguno, qué se le va a hacer. Los conocimientos de Martin, obviamente, están a años luz no ya de los de un doctor, sino incluso de alguien con unas mínimas nociones de primeros auxilios. xD Lo de la grapadora es un buen punto, aún así.

En cuanto a actuaciones y demás, poco puedo decir, porque realmente no es lo que interesa. El interés que aporta Laurece R. Harvey en su papel de Martin es muy diferente al que pudiera tener Dieter Laser (con su carisma) en la primera película, y los motivos para ello saltan a la vista. Pero lo tiene, y eso que no pronuncia palabra (preferiría que lo hiciera). Esta es una película que parece haberse hecho para escandalizar un poco más que la anterior, para aprovechar el éxito de aquella y dar un paso más allá. Parece hecha para complacer a los que nos quedamos con ganas de ver más en la primera, y como entretenimiento enfermizo y sin relevancia ni culpabilidad, me ha parecido bien. Le ha faltado el carisma insustituible de Dieter Laser o algún diálogo curioso, pero de todos modos me ha entretenido y se me ha pasado rápido (sí, soy así de sádica, las películas así de bestias me resultan relajantes y todo).

En resumen, si os gustó la primera, esta os puede gustar pero también decepcionar. Es más y más asqueroso, empezando por el personaje y continuando por el ciempiés. No apta para estómagos sensibles, evidentemente. Si la sola idea del ciempiés os da asco, verla no os va a gustar nada de nada. No se puede decir que ya sorprenda o impacte como lo hizo la primera, pero en mi opinión, es más porque «ya lo hemos visto» que porque esta sea mala o la primera fuera una obra maestra (que no lo era). Eso sí, parte de la carga de asquerosidad se ve aliviada por el blanco y negro en que está rodada la cinta, pero la imaginación pone colores allí donde son necesarios.

3 comments

  1. DOCTOR, bueno, si le tienes ganas ya es un punto a favor, aunque tampoco te esperes que sea la leche. Eso sí, es más gorecilla que la anterior. Nada demasiado inaguantable, pero yo lo agradezco. Cuando terminé de ver la primera fue un poco como What? ¡He visto muy poco ciempiés!
    Pero bueno, sí son 12, así que más gente para morirse y para formar el ciempiés. xD

  2. Me pareció excesivamente desagradable, lo obvio claro…xD
    Me gusto sin embargo la primera parte de la película, que fuera en blanco y negro y el freak que han cogido de protagonista, joder, da bastante miedo.
    Pero bueno, que me sorprende que haya mujeres que les guste este cine, guau!
    Un saludo.

Deja un comentario