Pozitia copilului [Madre e hijo], de Calin Peter Netzer (2013)

madre e hijo posterUna película rumana con una relación enfermiza entre madre e hijo como protagonista… Empecé a verla sin demasiadas expectativas pero finalmente resultó engancharme considerablemente.

La premisa es sencilla, aunque con muchas posibilidades. Barbu (Bogdan Dumitrache) es un hombre de treinta y pocos (no se llega a decir la edad), del que al inicio de la película sabemos muy poco, tan solo las quejas que de él tiene su madre. Su madre es Cornelia (Luminita Gheorghiu), una arquitecta de clase alta, que se queja de que su hijo le odia, y de otros detalles feos que ha tenido él con ella; en el fondo parece estar celosa de la relación que él tiene con su novia y de las pocas atenciones y agradecimiento que le muestra como hijo. Con esta dinámica familiar, ya de entrada complicada, ocurre algo que acaba de hacerlo todo más difícil. Durante una velada de ópera a la que asiste Cornelia, su cuñada Olga (Natasa Raab) va a buscarla: ha ocurrido un accidente. Y es que parece que Barbu ha atropellado y matado a un niño cuando circulaba a gran velocidad, «picado» con otro vehículo. 

Desde el principio, la madre asume una postura de desesperada e irracional deseo de protección de su hijo a toda costa. No parece importarle que haya muerto un niño a causa de la temeridad de Barbu, y tampoco a este le impacta demasiado en apariencia todo lo que ha ocurrido. Sí se muestran más preocupados por otros detalles, sobre todo ella. Lo que quieren en primer lugar es que se retiren los cargos de homicidio contra él, y por tanto la película no trata sobre el atropello sino sobre las consecuencias de este. El objetivo de la familia de Barbu es claro: evitar que él vaya a la cárcel. Sin embargo él mismo se muestra hostil hacia ellos, pasivo en cuanto a su situación, y con reacciones cuanto menos extrañas ante detalles nimios. Una familia del todo desquiciada en la que, pasando por alto el gran problema que tienen entre manos, cualquier tema se convierte en una disputa y fuente de insultos. Algo que parece que ha sido una constante durante toda la vida de Barbu se convierte en el centro de toda la ecuación: la sobreprotección de Cornelia, el amor-odio entre Cornelia y su hijo, las tensas relaciones en el entorno familiar y la creencia por parte de la familia de que el dinero lo puede todo. Cornelia y su marido, del todo irrelevante,  

La película sirve para mostrar cómo muestra su desprecio cierto tipo de personas de entre los más favorecidos (con más dinero, con más influencias) hacia los menos ricos, la gente a la que consideran de menos nivel. Pero sobre todo sirve para retratar a Cornelia, posesiva hasta límites malsanos, instigadora de corrupción y chanchullos de todo tipo para salirse con la suya, y sobre todo un fracaso como madre y como persona, dado que ha centrado su vida en su hijo y se ha identificado hasta límites absurdos con él. Manipula a su marido, hijo y a todo aquel que se ponga a tiro para conseguir lo que quiere.

Me ha sorprendido agradablemente la peli, pues con una premisa en apariencia sencilla, se alarga y abunda en diálogos y situaciones muy íntimas de los protagonistas, algo que ayuda a entenderlos mejor. A sentir compasión, desprecio o asco, según se vea. Un rico retrato de personas que, sin ser malas en esencia, cometen actos de indescriptible egoísmo y crueldad. Un retrato de una sociedad podrida, corrupta y repleta de fallos y ranuras por los cuales a algunos les resulta fácil e incluso cómodo maniobrar. Igual que a Cornelia.

Director: Calin Peter Netzer
Guión: Calin Peter Netzer y Razvan Radulescu
Año: 2013
País: Rumanía
Duración: 112 minutos
Ficha IMDB
Reparto: Luminita Gheorghiu, Bogdan Dumitrache, Florin Zamfirescu, Natasa Raab, Ilinca Goia

One comment

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Una película rumana con una relación enfermiza entre madre e hijo como protagonista… Empecé a verla sin demasiadas expectativas pero finalmente resultó engancharme considerablemente. La premisa es sencilla, aunque con … Sigue..…

Deja un comentario