The Knick (Cinemax) – 1ª temporada

TheKnick_poster

A estas alturas casi todo el mundo aficionado a las series conoce, de primera mano o de oídas, The Knick, dirigida y producida por Steve Soderbergh. Fue el mejor estreno del verano de 2014, siendo el verano una estación donde no se esperan grandes estrenos (al menos yo no), ha sido una doble sorpresa. Por otro lado, también me ha sorprendido ver a un Clive Owen que no me esperaba y al que no le falta nada para ejecutar una interpretación brillante. Antes de continuar hablando de The Knick, ya diré para quien no lo sepa, que ha sido renovada para una segunda temporada de diez capítulos.

El porqué del título nos puede llevar a hacer una buena introducción. The Knick, el título, se refiere a un hospital, no es más que la forma abreviada de decir The Knickerbocker Hospital, un hospital que tuvo su versión real, y del que se muestra una versión ficcionalizada en la serie.  Knickerbocker Hospital. La serie está ambientada a principios del siglo XX, en una Nueva York no demasiado conocida y muy bien ambientada en la época. El hospital real estuvo situado en Harlem, y también lo está el de la versión de ficción, por ello la clientela es variopinta y multiracial, en una época en que los conflictos raciales entre blancos y negros estaban a la orden del día (de hecho, hay un capítulo especialmente intenso que trata de eso).

En el primer capítulo se nos presenta a dos cirujanos, el mentor y el antiguo alumno, el Dr. J. M. Christiansen (Matt Frewer) y el Dr. John Thackery (Clive Owen). Tras el suicidio de Christiansen en el primer capítulo, vemos cómo Thackery asume las tareas de cirujano jefe, de forma brillante en lo profesional pero con muchos problemas en lo personal, donde lidia con una importante adicción al opio. Lo único que supera su amargura y sus adicciones son sus ganas de avanzar en la medicina y descubrir nuevas e innovadoras técnicas. Vale, hasta aquí he hablado del protagonista absoluto de la serie. Ahora voy a hablar de los demás.

Otro personaje importante de la serie es el Dr. Algernon Edwards (Andre Holland), un cirujano negro que se ha formado en Europa y ha vuelto a América, con conocimientos innovadores pero sin la posibilidad de aplicarlos en muchos sitios debido al color de su piel. Así que gracias al apoyo de la familia  que financia el hospital, los Robertson, consigue un puesto de cirujano aunque le cuesta muchísimo ganarse el respeto, e incluso la posibilidad de trabajar como los demás, por el racismo imperante entre sus nuevos compañeros. Y hablando de los Robertson, Cornelia Robertson (Juliet Rylance), representa su padre, el Capitán August Robertson (Grainger Hines), en el panel de dirección del hospital, e intenta demostrar que pese a ser mujer, puede manejar los negocios de su padre. A su vez, Cornelia siente mucho aprecio por el Dr. Edwards, los padres de él han trabajado para la familia de ella durante mucho tiempo. En ese comité de dirección también está Herman Barrow (Jeremy Bobb), el director del hospital, que trata constantemente de buscar financiación para el hospital, incluso recurriendo a notables mafiosos y personas no demasiado recomendables. Entre los ayudantes de Thackery están el Dr. Bertram «Bertie» Chickerin (Michael Angarano), joven y muy devoto de su maestro; también el Dr. Everett Gallinger (Eric Johnson), que no acaba de entender algunas de las decisiones de su jefe. Otros personajes relevantes son la enfermera Lucy Elkins (Eve Hewson), el camillero Tom Cleary (Chris Sullivan) y la Hermana Harriet (Cara Seymour). Todos tienen sus líneas argumentales, que tenderán, naturalmente, a cruzarse y mezclarse entre sí.

Eso de que cualquier similitud entre la realidad y la ficción es pura casualidad no aplica aquí. Aparte de que el hospital existió realmente, hay varios personajes que se inspiran en personas reales. El personaje de Thackery al parecer es una visión ficcionalizada de William Stewart Halsted. Parece que a su vez el Dr. Algernon Edwards puede estar basado en Daniel Hale Williams.

Aparte de las historias personales de cada cual, esta primera ha tratado de otras dos cosas. Una, la lucha por financiación de un hospital en graves problemas financieros, para el que se busca ofrecer un gran servicio, ser cuna de grandes descubrimientos médicos, y a la vez atraer una clientela fiel y con dinero que ayude económicamente al hospital. La otra, es narrar y explicar cómo era el mundo médico de principios del siglo XX, sobre todo el ámbito de la cirugía. Se nos quiere contar cómo fue el contexto en que los cirujanos pasaron de ser meros carniceros a auténticos pioneros en la medicina. Los inicios de la medicina moderna fueron duros, muy duros, tanto para los médicos que trabajaban por aquel entonces como para sus pobres pacientes.

El contexto de la historia es una Nueva York con grandes desigualdades sociales, una sociedad machista y tradicional donde cuestar encontrar lugar para los inmigrantes, donde los niños trabajan en fábricas, donde las condiciones de higiene son más bien deficientes para las familias sin recursos. Son tiempos turbulentos, hay muchos problemas sociales, prejuicios raciales…

En una serie donde se nos muestran grandes actuaciones, Clive Owen es el protagonista absoluto con su interpretación de un cirujano apasionado por su trabajo y atormentado a partes iguales. Sinceramente, no esperaba de él una actuación tan buena pero me alegro de haber quedado – muy gratamente – sorprendida. El resto del reparto también ejecuta sus papeles a la perfección. La ambientación está muy cuidada, y uno mientras lo ve puede creer que es factible que la vida en ese lugar, y en esa época, fuera como lo que estamos viendo en pantalla.

Cuando he hablado o recomendado la serie a otras personas, suelo remarcar que no es para todos los públicos. Como se habla de cirugía, podría tomarse un enfoque más «sensible», centrado en los avances científicos y en la parte personal. Sin embargo, aquí no se ahorran las incisiones, las vísceras y la sangre. Tendremos de eso, en todos los capítulos. Si vuestro estómago es sensible, no digo que no podáis ver la serie, pero sí que seguro tendréis que apartar la vista. Tampoco es que sea un festival gore, pero creo que puede ser un factor a tener en cuenta, depende de cómo seáis de aprensivos.

Mi opinión global sobre esta primera temporada, es que es un retrato apasionante del nacimiento de la cirugía moderna. Además, es un drama humano muy intenso con protagonistas carismáticos y actuaciones de 10. La producción y ambientación es espectacular. Muy recomendable, estoy deseando ver qué se les ocurre para la 2ª temporada.

the knick banner god has a rival

Web oficial
Ficha IMDB
Fechas emisión USA: Agosto-Octubre 2014
Número capítulos 1ªT: 10
Duración de los capítulos: 1 hora aprox.

Deja un comentario