Musical Friday: The Man Comes Around, de Johnny Cash

johnny cash the man comes around

Voy a decir una burrada que es verdad: hasta no hace mucho, tenía metida en la cabeza la idea de que todas las canciones de Johnny Cash sonaban igual. Y eso no es todo, pensaba que no me gustaba demasiado su voz. Cómo cambié de ese prejuicio a realmente escuchar su música y tener una opinión diametralmente opuesta sería cansado de contar y aburrido de leer, así que diré que ha sido un proceso más o menos rápido. Como digo, cuando escuché algo de su música, me gustó. Y cuanto más lo escucho, más me gusta.

Y cuando me da por algo, me da de verdad. Así que aunque últimamente leo poco, he decidido empezar a leer la autobiografía de Cash, El hombre de negro. Me interesan las historias de perdedores, y Cash, por lo que sé, pasó de ser nadie a tener mucho éxito, y luego se hundió en la mierda de nuevo. Me interesan las historias de gente hecha polvo, en definitiva.

Las letras de sus canciones son buenísimas, la voz es muy personal, y yo ya soy fan. Que me perdone Johnny desde donde esté por haberle prejuzgado hasta ahora.

Y oí a uno los cuatro animales diciendo como con una voz de trueno: Ven y ve.
Y miré, y he aquí un caballo blanco
(Apocalipsis 6:1-2)

Hay un hombre por ahí apuntando nombres
Y decide a quién liberar y a quién culpar
No todos tendrán el mismo trato
Habrá una escalera de oro que descenderá
Cuando vuelva el Hombre 

El vello en tu brazo se erizará
Y el terror estará en cada trago y en cada sorbo
¿Participarás de esa última copa ofrecida?
¿O desaparecerás en la tierra del alfarero
cuando vuelva el Hombre?

Escucha las trompetas, escucha las gaitas
Cien millones de ángeles cantando
Las multitudes marchan hacia el gran tambor
Las voces gritan, las voces lloran
Algunos nacen y algunos mueren
Es la venida del reino del Alpha y el Omega

Y el torbellino está en el espino
Las vírgenes están todas trenzando sus pábilos
El torbellino está en el espino
Es duro para ti patear los aguijones

Hasta el Armageddon no hay paz contigo, no hay paz
Entonces el padre gallina llamará a sus pollos para que vayan a casa
El sabio se inclinará ante el trono
Y a Sus pies pondrán sus coronas de oro
Cuando vuelva el Hombre

Quien haya sido injusto lo será todavía
Quien haya sido justo lo será todavía
Quien haya sido indecente lo será todavía
Escucha las palabras que llevan mucho escritas
Cuando vuelva el Hombre

Escucha las trompetas, escucha las gaitas
Cien millones de ángeles cantando
Las multitudes marchan hacia el gran tambor
Las voces gritan, las voces lloran
Algunos nacen y algunos mueren
Es la venida del reino del Alpha y el Omega

Y el torbellino está en el espino
Las vírgenes están todas trenzando sus pábilos
El torbellino está en el espino
Es duro para ti patear los aguijones

En la medida quintal y la libra centavo.
Cuando vuelva el Hombre.

Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: Ven.
Miré, ¡y apareció un caballo pálido! El jinete se llamaba Muerte, y el Infierno lo seguía de cerca. 
(Apocalipsis 6: 7-8)