Libros leídos en 2012 (3): Rayuela, de Julio Cortázar

Título: Rayuela
Autor: Julio Cortázar
Año primera publicación: 1963
Editorial: Cátedra Letras Hispánicas
ISBN: 9788437624747
Número de páginas: 752

Bueno, pues como segunda entrada aquí en WordPress y primera en «contenido», qué mejor que esta reseña de <i>Rayuela</i> que tenía desde hace algún tiempo pendiente. Que conste que  no soy objetiva – para nada – con este libro, ni pretendo serlo. Avisados estáis. ;D

Mi historia con Rayuela se remonta a hace ya algunos años. Y es que esta es la tercera vez que leo el libro (2ª en modo «extendido», 3ª en total), y eso, aunque no sea una gran proeza y hay libros que he releído más (sobre todo en la adolescencia, cuando no tenía dinero para comprar libros ni nada de eso), es raro en mí… Yo casi no releo, por aquello de que habiendo tantos libros buenos en mi lista de espera para leer, no me parece lógico ponerme con libros que ya he leído. Hay muy pocos que estaría dispuesta a releer ahora mismo, pero este es uno de ellos. Estoy enamorada de la historia, de la ambientación, de algunos de los personajes. Y qué queréis, seré tonta pero por lo que sea me siento identificada con alguno de ellos en concreto, con su búsqueda y su locura. Una vez leí en alguna parte que con Rayuela Cortázar creó un personaje – la Maga – que enamoró a muchos hombres. Y es un buen personaje, claro, pero a mí no me enamoró por motivos obvios y por otros menos obvios. Pero sí me he sentido identificada, quizás esta vez la que más, con algunas de las actitudes y formas de pensar de Oliveira.

Por cierto, y hago un inciso, esta vez no voy a poner muchos fragmentos en esta entrada, ya que en su día le dediqué una entrada especial y realmente larga a fragmentos de esta novela (la podéis ver aquí, y también tenía otra entrada con otro fragmento… como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en mitad del patio…). Tengo una forma de pensar sobre las citas y frases que nos gustan de los libros, y claro, no pretendo que sea original ni nada, pero es lo que pienso. Creo que en libros como Rayuela, tan personales, hay dos tipos de fragmentos que podemos elegir. Unos son aquellos tan hermosos o universales como para que gusten a cualquiera con un poco de sensibilidad (por ejemplo, el célebre capítulo 7, o la búsqueda de la Maga de las primeras páginas, detallando lugares del París más escondido). Otros son los que nos llegan o nos emocionan por motivos puramente íntimos, cosa que ocurre sobre todo en una novela como esta, porque claro, es más fácil sentirse identificado en una obra íntima y no en una bélica, por poner un ejemplo. En Rayuela, ¿por qué elijo estos fragmentos, y no otros? Y, ¿por qué cada vez que lo leo me llaman la atención situaciones y frases diferentes? Ya lo he dicho, no me gusta releer pero en este caso cada vez que vuelvo a leer este libro descubro (y me descubre) sensaciones y reflexiones diferentes. Y claro, es difícil y muy personal explicar por qué tal o cual fragmento o frase nos llega muy adentro, y harían falta muchas tardes y muchos cafés – o copas – para dejarlo claro. Como no creo que eso sea del interés de nadie que pase a leer esta entrada, intentaré ser concisa.

Y es que ya, a estas alturas de la historia y con un libro tan clásico, me resulta extraño comentar cosas del argumento pero lo haré. Porque claro, como buena fanática de Rayuela, y aparte de recomendársela/imponérsela a todo aquel que tengo oportunidad, también tengo metida en la cabeza la idea de que todo el mundo la conoce. Y básicamente se trata de dos historias paralelas, y siempre según mi opinión, una principal y otra secundaria. La principal es la historia de búsqueda y pérdida de Horacio Oliveira. La búsqueda de ese «paraíso», de la casilla 10 de la rayuela, ese algo inalcanzable que le obsesiona y no le deja apenas apreciar lo que tiene o lo que va perdiendo. Lo mágico del libro, para mí, es reconocerse y sorprenderse de las similitudes con nuestra propia vida.

Y con perlas como esta de aquí, en boca de la Maga, para mí el libro es irresistible.

– Yo creo que te comprendo – dijo la Maga, acariciándole el pelo -. Vos buscás algo que no sabés lo que es. Yo también y tampoco sé lo que es. Pero son dos cosas diferentes.

Y yo lo entiendo, de verdad, que haya gente que no disfruta de la novela, o que la encuentra aburridísima. Igual que entiendo otras cosas pero así, como desde lejos. Para mí es una de mis novelas favoritas y la releería (emocionándome cada vez) las veces que fuera. La releería nada más terminar de leerla, y no me costaría ni un poco.

Para mí, y ya lo he dicho, Rayuela es esa historia de una búsqueda que nunca tiene final, de la infelicidad más absoluta y lo miserable de la vida de Horacio, que puede tener tanto pero lo disfruta tan poco. E incluso manda a la mierda lo poco que tiene por no saber disfrutarlo. Real como la vida misma.

No hay sustancias más letales que esas que se cuelan por cualquier parte, que se respiran sin saberlo, en las palabras o en el amor o en la amistad. Ya va siendo tiempo de que me dejen solo, solito y solo.

Y esa historia de amor inolvidable que vive con la Maga, esas peleas de amantes y lo mucho que se quieren en el fondo. Una historia trágica como lo suelen ser muchas de estas grandes historias de amor. Horacio se sentía atrapado por la Maga, por la vida cotidiana con Rocamadour, por el apartamento pequeño, la rutina y las ataduras, y esto se refleja perfectamente en este fragmento. Porque el reverso de esa libertad que echa de menos es en realidad la soledad más absoluta, el no tener a la Maga equivale a recobrar su libertad, a su derecho a seguir como alma en pena, buscando… pero solo.

…empecé a sentirme como acorralado entre la Maga y una noción diferente de lo que hubiera tenido que ocurrir. Era idiota sublevarse contra el mundo Maga y el mundo Rocamadour, cuando todo me decía que apenas recobrara la independencia dejaría de sentirme libre.

Y aunque he dicho antes que yo no me enamoré de la Maga, y ni siquiera me identifiqué demasiado con ella, sí es cierto que es un personaje muy interesante al que todas las veces he terminado tomándole afecto. Una mujer llena de vida, triste y a la vez alegre, que no entiende nada pero que a la vez lo entiende todo – y sobre todo, la vida – mucho mejor que algunos de sus amigos más cultos.

-Mi vida -dijo la Maga-. Ni borracha la contaría. Y no me va a entender mejor porque le cuente mi infancia, por ejemplo. No tuve infancia, además.

Y lo más fácil sería poner ahora un poco de jazz, una de esas canciones que Oliveira escucha junto a los demás del Club de la Serpiente. El jazz, banda sonora indiscutible del libro… pero creo que en lugar de eso también pondré otra de las canciones que se mencionan

…y le daban unas enormes ganas de reírse y contarle a Emmanuèlle, pero en cambio le devolvió la botella que estaba casi vacía, y Emmanuèlle se puso a cantar desgarradoramente Les Amants du Havre, una canción que cantaba la Maga cuando estaba triste…

y ya no se oye cantar a la chica del piso de arriba que canta todo el día Les amants du Havre. Cuando estemos juntos te lo contaré, verás. Puisque la terre est ronde, mon amour t’en fais pas, mon amour, t’en fais pas…Horacio la silba de noche cuando escribe o dibuja. A ti te gustaría, Rocamadour.

 

 Nunca seré capaz de explicar lo mucho que me ha gustado e influido este libro. Quizá en mi próxima reseña de Rayuela me acerque un poco más a las palabras que tendría que decir y ahora no me salen. Pero quizá la próxima vez que lo lea ya no me impactará lo mismo, porque cada lectura es única.

Y aunque ha sido mi tercera lectura, como digo, me he quedado de nuevo atrapada entre el lado de acá y el lado de allá, entre Traveler, Oliveira, Talita y la Maga, con sus realidades espejo, sus dimensiones intangibles, los hechos que en realidad son otra cosa… y en definitiva la magia de todo lo que ocurre en el libro, ese «algo más» que hace que las vidas y diálogos de los personajes siempre sean más de lo que se ve y se lee a simple vista. Como nuestras propias vidas.

(Y no voy a mencionar nada sobre la estructura especial del libro, ni sobre los capítulos «prescindibles» ni haré un análisis de los personajes… que ya bastante largo me ha quedado esto ya. Para curiosidades sobre Rayuela, podéis leer la Wikipedia por ejemplo, que lo explica bastante bien)

14 comments

    • Bueno, Al, Cortázar es un poco especialito, no lo digo por nada malo porque a mí me encanta, sino porque hay gente a la que no le gusta.
      Si decides cambiarte, y necesitas ayuda (la que pueda darte), ya sabes que aquí me tienes. Un beso!

  1. Pues leí Rayuela por única vez a finales del 2010, y creo que me equivoqué al querer seguir la lectura «completa». A una historia atrayente, con personajes deliciosos,la Maga, cómo no, alternaba fragmentos surrealistas que no me encajaban (el famoso capítulo 34, «homenaje a Galdós)

    Dicen que Rayuela la adoras o la odias, en mi caso estoy más cerca de la segunda opción. Y es que debí elegir la opción «sencilla» para imbuirme plenamente en la historia y que la lectura no fuera en ocasiones un suplicio como lo fue en la lectura alternativa que escogí.

    La historia de por sí es atrayente y envolvente, muy bien escrita, pero siempre si la atacas prescindiendo de la lectura alternativa, que en mi opinión no deja de ser un experimento literario de Cortázar, pero que no me acabó de convencer.

    Es de los pocos libros que releería porque me equivoqué en la primera lectura, escogiendo la «opción b» y sin saber exactamente lo que me iba a encontrar.

    En definitiva, y hablo por mi experiencia, es una novela que has de saber lo que te encontrarás, abordarla en el momento adecuado e incluir sólo en una segunda lectura la opción completa.

    Y tu post me confirma lo que dicen de la novela, que la odias o la adoras, que no hay término medio.

    Eso sí, en ningún caso me he arrepentido de leerla.

    Saludos.

    • Sese, totalmente de acuerdo contigo. Quizás si mi primera lectura hubiese sido la «alternativa» mi impresión no hubiese sido desde el principio tan buena… Es más fácil que guste y sumerja en su atmósfera si la primera vez se lee de modo secuencial y prescindiendo de los capítulos prescindibles (valga la redundancia, jeje). Quizá si algún día lo vuelves a leer, y como tú dices, en el momento adecuado y con el estado de ánimo adecuado, lo disfrutes más. Es de ese tipo de libros.
      Saludos!

  2. Leí, por primera vez, Rayuela a principios de los 70, de modo «secuencial». Años después en los 80 la volví a leer con «guía de lectura» y ambas veces, me impactó sobremanera.

    Entre medias de una lectura y otra, leí varias obras más de Cortázar, lo que me arrastró a escuchar más jazz, pero no me llevó a que me gustase el boxeo (otra de las pasiones de Cortázar)

    Para mí Cortázar fue uno de los autores que marcó mi juventud, y Rayuela una de las novelas que ha permanecido junto a mi, en todas mis mudanzas y fracturas de bibliotecas.

    Recomendable para cualquiera que le guste leer

    Un saludo

    • Sprocket, me alegro de encontrarme con alguien a quien también le haya marcado positivamente Rayuela. A raíz de leer la novela hace unos años, yo también he leído otros libros suyos, tanto novelas como relatos. Seguramente vuelva a leerlos más pronto que tarde…
      Es curioso cómo hemos acabado adquiriendo algunas de las pasiones de Cortázar, en mi caso no es que haya acabado escuchando jazz regularmente pero sí que me gusta más. Lo que sí he adoptado totalmente es el mate, ahora es una bebida que me encanta.^
      Saludos!

  3. Sé que voy a decir algo que me entierra como amante de la literatura, pero a mí Cortazar me da una pereza… Siempre lo he tenido en mente, pero nunca encuentro el momento. Igual va siendo hora, sobre todo después de leer tu entrada. Me lo pienso, 😉 Besos

    • No, no, Vir… nada te entierra como amante de la literatura, lo bueno que tiene todo esto es que cada uno de nosotros tiene sus gustos y en principio (ya sabes, a no ser que esté mal escrito directamente, algo tipo Crepúsculo) no hay nada que sea objetivamente mejor que otra cosa. Leer por obligación ya no ¿eh? ;D

  4. Pues me coto, en cambio, terminarlo, un poco pesado par mi gusto y de gustos no hay anda escrito, una pena que no lo haya disfrutado como tu lo has hecho.
    Un abrazo.

    • Bueno, seguramente disfrutas otras cosas más que yo. Es cuestión de gustos, y en este libro aún más. Reconozco que puede ser pesado, la narración es muy especial.
      Abrazo!

  5. Yo de «Rayuela» poco, o más bien nada, he leído.
    Eso sí, me encantan los relatos de Cortázar. Sus instrucciones para subir una escalera, y, por supuesto, ¡Casa tomada! ¡Dios, qué gran relato, Sonia! Lo habrás leído, ¿no? Fue uno de los primeros relatos «adultos» que me leí, y me encantó. Pero ahí conocí la complejidad de Cortázar, y como ya él es de por sí complejo, y Rayuela es compleja, pues imagínate el límite de complejidad que supondría para mí el libro.
    Pero ha sido una interesante reseña. Gracias por compartir tus conocimientos literarios con nosotros, jejejejee. ^^

    • Wilson, pues sí, he leído esos relatos. Y tengo que decir que Cortázar me parece un gran cuentista, aunque claro, eso se le reconoce, no hace falta que yo lo diga.
      Rayuela es un libro muy complejo, sí, pero no creo que supusiera ningún problema para ti. Eso sí, tendrás que leerlo cuando te apetezca y «te lo pida el cuerpo». Yo creo que te puede gustar mucho, aunque claro, no soy muy objetiva. ^^
      Mis conocimientos literarios… ojalá fueran mucho mayores. ;D

  6. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Título: Rayuela Autor: Julio Cortázar Año primera publicación: 1963 Editorial: Cátedra Letras Hispánicas ISBN: 9788437624747 Número de páginas: 752 Bueno, …Continuar leyendo »…

Deja un comentario