Shadows of the Damned – Xbox 360 – análisis

Pues resulta que muy puesta no estoy en videojuegos, pero gracias a que alguien en casa sí lo está, van llegando las novedades más jugosas a esta santa casa… hace poco le tocó a Shadows of the damned, un shooter/survival horror cantidad de majo que paso a comentar.

EXPECTATIVAS

Pues la verdad, a estas alturas ha habido tantos survivals matando todo tipo de bichos, zombis, criaturas y demás, que no esperaba mucho. O sea, no esperaba nada y los gráficos ni siquiera me habían parecido gran cosa. Así que empecé el juego con bajas expectativas, y sin embargo, en pocos días me lo he pasado. Espero poder explicar el porqué de este cambio de opinión.

HISTORIA

Pues la historia es bastante típica (o no). García Hotspur es un cazador de demonios que un buen día llega a su casa y se encuentra con que su novia Paula se encuentra en graves apuros porque hay unos cuantos demonios en el apartamento. Y total, que Paula, aparte de acosada por los demonios, parece que puede que esté un poco muerta, más que nada porque colgarse del cuello no es muy bueno para la salud. Cuando se hace cargo de los monstruos, aparece un demonio mayor, Fleming, que le explica de mala manera que se va a llevar a Paula y se la va a cepillar hasta que se canse en el infierno… o algo así.

Fleming, el terrible señor del Mal

Así que García, que es cabezota como él solo y además tiene algo de experiencia con estos bichos y no le dan miedo, y quiere salvar a su chica del malvado Fleming, salta al agujero interdimensional abierto por el Señor del Mal que comunica nuestro mundo y el inframundo. Básicamente, se mete de lleno en el infierno. A partir de ahí, veremos cómo recorre los escenarios más disparatados junto con su fiel compañero, la calavera/moto/pistola/cetro Johnson. Este compañero es la leche pues sabe algo de ese inframundo y va explicando detalles jugosos y graciosos. Y es que el Infierno no es como podríamos pensar en un principio, sino que está lleno de bares, antros y lugares que uno no esperaría en el Inframundo. Y Johnson nos va explicando, por ejemplo, por qué las fresas son una droga de la leche, por qué las cabras son criaturas de luz o cómo conseguir aumentar las habilidades de forma muy ilegal y turbia. El infierno tiene sus propias normas, como veremos, y pronto estaremos en la dinámica de correr para apartar la Oscuridad (así, con mayúsculas) y recolectando huesecitos y dientes para utilizarlos como munición.

García Hotspur y Johnson, su fiel compañero y ex demonio

Con respecto a los personajes centrales, esto es, García Hotspur y Johnson, no podrían ser mejores. Me han encantado los diálogos entre los dos, la personalidad de cada uno y el humor gamberro de uno y las bravuconadas del otro. García tiene raíces mexicanas y continuamente está soltando términos en español, sobre todo palabrotas. Lo bueno del juego es que no está doblado. Así que podemos disfrutar de las voces originales y no de alguna aberración de doblaje (perdonadme pero cada vez me gusta menos el doblaje, sobre todo cuando es en videojuegos y no puedo elegir desactivarlo).

Por ejemplo, esta frase mítica con la que García inicia varios enfrentamientos (con algunas variaciones):

My name is Garcia «Fucking» Hotspur, hunter of demons and slayer of pendejos like you!

Tremenda.

En resumen y para acabar con el apartado historia, decir que aunque la historia en sí puede que no sea excesivamente original, se maneja ágilmente y con gracia, el humor que se maneja es bastante adulto y no hay ñoñerías… así es que, tenía todas las papeletas para gustarme.

GRÁFICOS

Bueno, los gráficos como he dicho, no es que sean la bomba, pero tampoco son malos como me había parecido en un principio. El juego tiene una relativa libertad de movimiento y un motor rápido, y esto es a costa de no tener unos gráficos perfectos. Mientras que el diseño del juego, sus escenarios y personajes es espectacular, quizá se pueden apreciar ciertos fallos o carencias en el movimiento del personaje. Las texturas no siempre son todo lo buenas que deberían y como digo, hay veces en que se aprecian unos gráficos algo pobres, sobre todo en cuanto a texturas.

Aunque también tengo que reiterarme en lo bonitos que son los diseños y en que, una vez uno se pone a jugar, en la mayoría de los casos no está como para ponerse a analizar los gráficos. El juego es lo suficientemente dinámico como para que uno no aprecie estas carencias si no se fija demasiado.

Mención aparte merece el tema oscuridad/normalidad. Como pronto veréis si jugáis, hay momentos en que la Oscuridad se adueña del lugar y todo adquiere un tono azul curioso… esto está muy logrado, consiguiendo una transformación relativamente delicada pero total de los escenarios en esos momentos.

¡Ah! Y algo de agradecer… de vez en cuando tendremos salpicaduras de sangre en la pantalla. Llamadme sentimental, pero a mí me gustan esos detalles, uno se siente un poco más ahí.

JUGABILIDAD

Intentaré ser concisa en este apartado, explicando un poco cómo funciona el juego. Pero la verdad es que ya sé que no voy a ser capaz de resumir gran cosa, y además, qué leches, esta no es una reseña «profesional» del videojuego.

El sistema de combates es el típico de un survival, a saber, uno va recorriendo los distintos escenarios, recoge munición y objetos o los compra, y eventualmente se enfrenta a monstruos normales o a jefes. La verdad es que durante el juego no me faltaron las municiones ni los objetos. Al vencer a los monstruos normales conseguimos gemas blancas, y cuando vencemos a los jefes tenemos gemas azules que sirven para mejorar las armas. En la tienda también se pueden comprar gemas rojas, con las cuales se amplían las habilidades. Pero a lo que iba, el problema aquí, ni siquiera en niveles de dificultad superiores, no es conseguir suministros sino cargarse a los jefes. Los monstruos normales son relativamente fáciles de matar, e incluso es divertido enfrentarse a momentos de agobio cuando vienen ciento y la madre a  por nosotros.

Este es nuestro inventario… como véis, no hay mucho que controlar, recuento de munición, bebidas para recuperar vida y gemas

En el apartado armas, tenemos un punto fuerte del juego. Solo tenemos tres armas, no hay un inventario infinito de armas que no sabemos ni para qué sirven. Tenemos una poco potente y rápida, una tipo metralleta y una lenta y muy potente. Sin más. Esas tres armas las vamos perfeccionando a lo largo del juego, ya sea con gemas rojas o con mejoras que se nos dan cuando vencemos a un jefe de los grandes, de los que nos dan gemas azules.

El problema que tiene el juego, es que incluso con los niveles de dificultad más bajos (tiene tres niveles), los jefes siguen siendo bastante jodidos. No me entendáis mal, sé que es normal que los jefes sean jodidos, pues por algo son «jefes» y no random bichos que aparecen en una esquina, pero lo que quiero decir es que la dificultad no está en línea con el resto. Sobre todo cuando estamos cerca del final del juego, la cosa se pone jodida de verdad y a veces resulta desesperante. En ese sentido creo que hay una mala calibración del nivel de dificultad, mientras que el principio del juego es relativamente fácil, luego la cosa se va desmadrando de forma algo desproporcionada.

EL MUNDO DEL 2-D

Si algo tiene de peculiar este juego, aparte de su espléndido y cazurro sentido del humor, donde lo mismo te sueltan una animalada en plan humor negro que te hablan de sexo abiertamente o con cosas raras bastante surrealistas (y es muy de agradecer esto, dado el panorama de juegos políticamente correctos que ya hay por ahí)… pues como decía, si algo tiene de peculiar el juego es que tiene varios niveles en dos dimensiones. Y no os creáis que es puramente anecdótico, estos niveles son relativamente largos y cuentan como cualquier otro, en ocasiones con un jefe final y todo… y todo con un aire retro impresionante.

APARTADO SONORO

Otro punto fuerte del juego es su música, su banda sonora y los sonidos en general. Encontré muy bien elegida la música y los sonidos en determinadas situaciones, demarcando a la perfección los momentos de tensión, lucha o susto. La banda sonora está compuesta por Akira Yamaoka y yo la encontré por ahí, así que ya sabéis. Y si no, podéis escucharla íntegramente en Youtube.

CONCLUSIONES

Bueno, creo que ha quedado claro que el juego me ha encantado. A pesar de que el punto de partida para el argumento podría parecer convencional, esa falta de originalidad se suple con toneladas de chistes y un humor muy particular y que se agradece muchísimo. En cuanto a aspectos más técnicos, no hay mucho que reprocharle al juego, que aunque no tiene una maravilla de gráficos, sí tiene un diseño muy trabajado, tanto en escenarios como en los monstruos que nos vamos encontrando. Otro punto fuerte es la música, muy adecuada y con unos efectos sonoros también muy trabajados. La duración me ha parecido más que adecuada para un juego de este tipo, con unas 9 horas de juego en total (en las que no se para de hacer cosas). Y en total, que me parece un juego muy divertido y a tener en cuenta.

Por cierto, si sentís curiosidad, incluso hay una wiki en la que hay información – entre otras cosas – de este juego. Se llama Suda51 Wiki y se puede acceder mediante este enlace.

Dicen tacos, se ven tetas y hay luces de neón… algunos seguro que tienen suficiente con eso xD

9 comments

  1. Desde luego, parece que han envuelto el juego con una trama interesante. Aún así, hace tiempo que los shooters me empezaron a cansar, así que dudo que lo pruebe.

    No obstante, muy buena crónica.

  2. Aunque como dice alcorze, otra cosa es tener tiempo para jugarlo. Aún tengo pendiente acabar The Witcher 2, pronto sale el nuevo Deus Ex, y luego el otoño viene cargadito (Star Wars the Old Repulic, Batman Arkham City y Skyrim)

  3. La semana pasada movi la play y la wii de sitio, ¡hacia más de un año que no las tocaba!
    Lo de jugara ya si acaso lo dejamos para la próxima vida, o la siguiente.

Deja un comentario