El caníbal de Rotemburgo / Grimm Love [Rohtenburg], de Martin Weisz (2006)

FICHA TÉCNICA

Título original: Rohtenburg
Año: 2006
Director: Martin Weisz
Guión: T.S. Faull
Duración: 90 minutos
Fotografía: Jonathan Sela
País: Alemania
Intérpretes: Thomas Kretschmann, Keri Russell, Thomas Huber, Rainier Meissner, Angelika Bartsch

SINOPSIS: Hace poco más de cinco años, un apacible informático mutiló, asesino y devoró a un hombre tras supuestamente alcanzar un acuerdo mutuo a través de internet. El caso del llamado “caníbal de Rohtenburg”, uno de los que más polémica han generado en la última década, ha servido ahora de inspiración para la primera película del director Martin Weisz.

Esta película está basada en un hecho real. Si tenéis curiosidad, hay información en cualquier sitio sobre el caso, y por ejemplo en la Wikipedia podéis leer la información sobre el caso. El caníbal (Oliver Hartwin) consiguió que alguien se ofreciera para ser devorado por él. Ese alguien sería Simon Grombeck. Los nombres de los dos están cambiados en la película, creo. Así de entrada, parece que no haya material suficiente para una película, la verdad, y por eso me daba algo de pereza verla. Además, había escuchado que no es precisamente una película gore al uso, sino más bien algo psicológico y que se centra más en el «antes» que en el «mientras».

La historia parte de una estudiante que está realizando una tesis sobre la pareja, por qué llegaron a hacer lo que hicieron, cómo eran, perfiles psicológicos y demás. En realidad y como se muestra enseguida, ella misma no es que esté muy equilibrada (aunque, ¿quién lo está). Así que viaja desde Estados Unidos a Alemania para investigar in situ en qué entorno se movían los dos, personas conocidas y demás. Para mi gusto, el personaje de ella es de lo peor de la película, de hecho tal y como está contada la historia de ellos me gustó bastante, pero eso de mostrar lo que va sintiendo o pensando ella… bueno, como que me da bastante igual.

Como digo, no se puede esperar terror ni gore en la peli, porque es más bien todo lo contrario. En los momentos más crudos, por así decirlo, la cámara se aparta y no vemos nada. Las cosas se hacen fuera de plano casi todo el rato. Hay sangre, sí, pero no vemos de donde sale esa sangre. Que me parece muy bien que el director no quisiera romper el tono de docu-drama o lo que fuera que quería hacer, pero leches, si la película trata sobre un caníbal asesino, lo lógico es que se nos enseñe al menos un poco de todo eso ¿no? Tampoco tiene que ser necesariamente morboso mostrar algo si se sabe como hacerlo.

En los actores, el protagonismo se reparte casi por completo entre la actriz Keri Russell y los dos hombres protagonistas. A ella la conocía principalmente por su papel protagonista en aquella serie, Felicity, en la que hacía de universitaria odiosa. Pues bueno, aquí hace de universitaria odiosa, sólo que con unos cuantos años más, pero pretenden darle un toque más oscuro o profundo con largos monólogos interiores de ella misma contándonos sus reflexiones, o le quiere dar un toque «diferente» mandándola a hacer trabajo de campo con más sombra de ojos y rímel que una drag queen. Lo siento, pero a mí no me cuelan el personaje ni nada. Para lo único que sirve es para decir alguna cosa de vez en cuando y ponernos en contexto en la historia. Pero en demasiados momentos me encontré diciendo ¿y a mí qué me importa la historia de esta tía?. Aunque la chica no lo hace mal, considero que hubo un error de guión o de dirección porque bien llevado, el personaje no hubiera sobrado, pero así… En cuanto a los otros actores, los dos tienen un papel importante, evidentemente, pero en total parece que la atención se centra más en el asesino caníbal, interpretado por Thomas Kretschmann. Para mí, lo mejor de la película (y con diferencia) es la interpretación de este hombre, que en muchas escenas tiene muy poco diálogo y aún así, logra transmitir. El otro personaje es el del que se deja matar y comer, y lo interpreta Thomas Huber. Lo hace bien, pero no tanto. Definitivamente, me quedo con el caníbal, muy convincente y con el que se puede sentir empatía.

Luego, en cuanto al argumento en sí, pues qué queréis que os diga. No tengo ni idea de hasta qué punto es fiel a la realidad la película, en cuanto a temas del pasado de los dos hombres y eso, pero bueno, podría ser así como lo cuentan. La verdad es que se llega a sentir empatía con los dos y al final da bastante pena. En cuanto a la empatía, pues bueno, es un tema algo difícil, pues eso de comerse a otro me lo puedo imaginar, pero querer que me maten y me coman… lo veo más difícil.

En resumen, la película no está mal y me resultó sorprendentemente entretenida. Eso sí, para amantes de la casquería y el gore que vayan buscando precisamente esos elementos, les decepcionará. Más bien y por raro que pueda parecer, cuenta una historia de amor, sufrimiento y  soledad. 

One comment

Deja un comentario