Libros leídos en 2009 (XII): El Tercero a partir del Sol, de Richard Matheson


Esta opinión podría titularse «cómo un buen libro puede verse arruinado por un pésimo trabajo de traducción».

Antes de empezar a poner a parir a las perpetradoras (féminas en este caso) de este desastre, haré una breve introducción a lo que es el libro.

No lo tenía y gracias al colega Alcorze ahora lo tengo. Por lo cual, muchas gracias de nuevo y no te tomes como algo personal la opinión que pueda tener del libro. Como libro, es bueno porque Matheson, y hasta donde alcanza mi conocimiento (que espero que vaya en aumento porque estoy deseando leer el resto de sus libros), como decía, Matheson siempre hace un buen trabajo. Es genial como consigue crear ambientes, hacer relatos amenos y originales, crear situaciones inverosímiles pero a la vez creíbles… por algo es uno de mis escritores de cabecera y estoy ligeramente hypeada con su obra.

Los relatos que incluye la antología son:

-Nacido de hombre y mujer
-Cuando estás cerca, amor mío
-Anuncios por palabras
-Cólera
-”C…..”
-Querido diario
-Según conviene al crimen
-El vestido de seda blanca
-Desaparición
-La boda
-La fachada
-El viajero
-El tercero a partir del sol

Como siempre pasa en estos casos, hay algunos que son buenísimos y otros no lo son tanto, pero es normal y se comprende, hay relatos de todo tipo, desde varios con la temática del viaje en el tiempo, como «C…» o «El viajero», hasta otros que fantasean con tecnologías super avanzadas o vida extraterrestre, como «Querido Diario», «El tercero a partir del Sol», «Querido diario», «Anuncios por palabras» o «La fachada»

Pero hay otros, como «La boda» o «Nacido de hombre y mujer», o «Cólera», que fantasean un poco más con lo cotidiano y situaciones de terror más cercanas a nosotros. Aún así, son minoría porque en todo el libro predomina la ciencia ficción clásica, de relatos en los que el autor se imagina una época en la que serán normales los viajes en el tiempo, la convivencia o el trato con especies alienígenas, y los viajes en naves espaciales. Es una visión muy clásica de la ciencia ficción, y me ha encantado. Estoy enamorada de la escritura de Matheson.

Lo malo viene en el «cómo» leí el libro. Unas tales Norma López y Edith Zilly tradujeron el libro, que no llega a las doscientas páginas. Y comento el número de páginas porque siendo dos traductoras y tan pocas páginas, parece difícil de creer que la traducción sea tan mala y uno llegue a encontrarse no sólo con expresiones raras por estar mal traducidas, sino con faltas de ortografía y fallos de sintaxis o de tecleo. La palabra «biscoso» existe según ellas, por ejemplo. Lo malo de una traducción chapucera ya no es que guste más o menos leer el libro (que por cierto, a mí se me atragantó bastante), sino que por culpa de ellas, probablemente haya gente que a lo largo de todos estos años (desde que se publicó) lo haya leído y no se haya quedado con buena sensación. ¿Es culpa de Matheson? ¡No, es culpa de ellas! ¡¡Si hasta un mono borracho con un teclado y un diccionario de inglés podría hacerlo mejor!! Pero bueno, tampoco me voy a envenenar, la traducción es mala y ya está. El libro es bueno y eso es lo que importa.

Así que os lo recomiendo, pero a poder ser leedlo en inglés. ;D

Deja un comentario