Detachment, de Tony Kaye (2011)

«And never have I felt so deeply at one and the same time so detached from myself and so present in the world». – Albert Camus

Así empieza esta peli, con una cita de Camus. Como os podréis imaginar, no es una película corriente. Empieza con declaraciones de personajes que han acabado siendo profesores. Cómo es una profesión que amenudo no tiene nada que ver con los deseos ni la vocación. Y es que ese papel está intepretando Brody en esta película, el de profesor en una sociedad donde cada vez se respeta menos su profesión.

El protagonista es Henry (Adrien Brody). No es un actor del que yo sea muy fan, precisamente, pero tengo que reconocer que en los primeros segundos de la peli me ganó completamente. Él consigue el tono perfecto para su personaje, con ese aspecto y esa cara de tío triste al que le ha dejado la novia y encima se le ha muerto el perro.

La historia se ambienta en una escuela cuya directora (interpretada por Marcia Gay Harden) está en peligro de ser destituida, Es más, las cosas no van van bien para el centro, y su continuidad misma se ve amenazada. Hay una crisis de autoridad del profesorado, pero un buen día llega un sustituto… esta historia, ahora que lo pienso, seguro que os suena, ¿verdad? Se parece a la premisa de otras pelis en las que normalmente el profesor llega y se gana el respeto de una banda de indeseables a los que da clase (que, dicho sea de paso, en el fondo suelen ser buenos chicos). En este caso el Sr. Barth llega a una clase con algún que otro bala perdida, algún que otro chico incomprendido, algún que otro chico que va de duro debido a sus duras experiencias. Y diréis, ¿cuál es la diferencia con una de esas otras películas? Pues bueno, la diferencia es que esta película es bastante más oscura, pesimista y está teñida por el fracaso en casi todos los ámbitos de la vida del protagonista.

Además de a su clase, conoceremos a sus compañeros: otra profesora, Sarah Madison (Christina Hendricks), el Sr. Sarge Kepler (William Petersen), o la asesora escolar del centro, la Dra. Doris Parker (Lucy Liu), o el señor Charles Seabolt (James Cann). Y aparte de su faceta más profesional, también se nos muestran sus historias personales y más turbulentas, sus miserias privadas, sus vidas cuando salen de la escuela y sus problemas personales. En cuanto a Henry, tenemos como constante ciertos flashes a su pasado y su presente: su abuelo senil, esa historia de su madre suicida… Y esa prostituta jovencita a la que conoce, Erica (Sami Gayle), y con la que inicia una historia. Y aunque Erica y los demás son personajes secundarios, llegaremos a conocerlos bastante bien a partir de algunas escenas íntimas y familiares. Veremos cómo la directora se encuentra gravemente distanciada de su marido, cómo Sarah se siente sola cuando no está trabajando, y en el caso del protagonista, bueno… a él será a quien conozcamos mejor. Desde sus recuerdos remotos hasta sus nuevas vivencias, hasta la libreta en blanco de su abuelo, veremos por qué piensa como piensa, por qué es como es. En la película, y en escenas que van en un aparte de las escenas de su vida diaria, lo tenemos contándonos lo que significa para él enseñar como profesor sustituto, lo que opina de sus compañeros de profesión, lo que vive con su familia, su visión de la vida…

Es una película dura. Trata con temas como los abusos, la falta de aceptación, la falta de amor, la miseria, el alcoholismo, la marginación y la crueldad infantil gratuita. Puede que el argumento a ratos parezca un poco demasiado extremo. Es decir, a este tipo le pasa de todo en poco tiempo, pero en el fondo, tampoco es que importe mucho. Aunque en principio puede parecer que no es una historia sobre la «vida real», uno al final se da cuenta de que mierda en esta vida hay para dar y para repartir, y que si uno abre los ojos, podrá ver que no muy lejos hay personas cuyas vidas son tan o más jodidas que las de estos personajes. No me ha decepcionado. Incluso me ha gustado ver que no intenta caer en un optimismo exacerbado como el que se puede encontrar en pelis del mismo estilo. Hay chavales a los que ni el mejor profesor del mundo puede «arreglar», hay situaciones que por mucho que uno quiera, no se pueden solucionar.

Y porque a menudo o casi siempre, el motivo de que los niños sean como son, son los adultos que les rodean, aquí tenemos Detachment. Aunque no tenía muy claro que iba a ver cuando la puse, al final he quedado encantada. Una gran película sobre la enseñanza, con una enorme interpretación de Adrien Brody. Puede que tenga momentos algo pretenciosos, pero me da igual. Para mí es una gran película, no solo sobre la enseñanza sino sobre la vida. Y con un reparto espectacular.

When you’ll stop coming, Henry… I’ll die.

There should be a prerequisite, a curriculum for being a parent before, people, attempt. Don’t try this at home.

We are all the same, we all feel pain, we all have chaos in our lives. Life is very very confusing, I know.

I realized one thing today. I’m a non-person.

Director: Tony Kaye
Guión: Carl Lund
Año: 2011
País: USA
Duración: 97 min.
Ficha en IMDB
Reparto: Adrien Brody (Henry Barthes), Marcia Gay Harden (Directora Carol Dearden), James Caan (Sr. Charles Seaboldt), Christina Hendricks (Srta. Sarah Madison), Lucy Liu (Dra. Doris Parker), Blythe Danner (Srta. Perkins), Tim Blake (
Sr. Wiatt), William Petersen (Sr. Sarge Kepler), Bryan Cranston (Sr. Dearden), Sami Gayle (Erica), Betty Kaye (Meredith), Louis Zorich (Abuelo)