Gary Oldman: Lo que he aprendido (Artículo Esquire.com, 16/12/11)

Artículo publicado en Esquire.com
Fecha: 16 de diciembre de 2011
Traducción: Sonia Rodríguez

Lo que otras personas piensan de mí no me importa.


Actuar es vivir sinceramente bajo circunstancias imaginarias. Un profesor de actuación me dijo eso.


Eliges a tus amigos por su carácter y a tus calcetines por su color.


«Que les jodan». La plegaria más corta del mundo.


Un hombre perezoso trabaja el doble de duro. Mi madre me dijo eso, y ahora se lo digo a mis hijos. Si estás escribiendo una redacción, haz las líneas rectas y respeta los márgenes para no tener que repetirla.


Quería interpretar a Drácula porque quería decir: «He atravesado océanos de tiempo para encontrarte». Mereció la pena interpretar el papel solo para decir esa línea.


Todos buscamos a esa otra mitad, ese compañero. Quiero decir, ¿no sería genial decir esa línea a alguien y sentirlo?


Hay un 99 por ciento de mierda en casi todo. Y luego está ese punto más elevado donde quiero estar. 


¿Alguna vez habéis entrado en una casa, visto un interruptor, y estaba ligeramente torcido? Me vuelve loco. Loco.

Hay músicos de bajo que saben cuándo no tocar. No sé si eso se puede enseñar.


¡Bernie Taupin! ¡Mi héroe mientras crecía! Sus letras son cinemáticas.


Puedes mejorar una actuación en la edición, pero seguro que puedes dejar la pasión hecha jirones con las tijeras.


¿Qué harías si fueras pintor, y le dieras tu cuadro a alguien, y luego lo vieras en una exposición y le hubieran cortado siete pulgadas por arriba? Y la esquina estuviera pintada de rojo. Pensábamos que estaría mejor en rojo. Pero eso no es así.


Disfruto interpretando personajes en los que el silencio es estrepitoso.


La llamada de teléfono a menudo es la mejor parte. Tu agente dice, «Quieren que interpretes a Hamlet en el Old Vic». Y dices, «¡Hostia puta! ¡Hamlet en el Old Vic! ¡Guau! ¡Fantástico!». Luego cuelgas y piensas «Joder, voy a interpretar a Hamlet».


Se apagan las luces. ¿Qué has conseguido?


Cuando conoces a alguien, puedes sacar algo de él como cuando miras por primera vez un cuadro.


Soy casi incapaz de mentir. Sería un espía terrible.


Nueva York es Londres con esteroides.


El centro de L.A. parece como si empezaran a construir Chicago y se rindieran… y dejaran que se convirtiera en un barrio residencial suburbano en expansión.


Nunca me mudé aquí. Vine a hacer una película. Ahora llevo en América cerca de veinte años.


¿Estás cansado? Ten un bebé, luego vuelve y dime cómo de cansado es. 


No hay un libro de instrucciones para ser padre. Así que caminas sobre una fina línea como padre porque estás civilizando estas cosas salvajes. Tirarán el café y pintarán con los dedos la mesa. En algún punto, tienes que decir, «Vamos a tener que limpiar eso porque no se puede pintar con café una mesa».


No te pones justo delante en la cola del cajero. No te cuelas delante de la gente en el mostrador de las entradas. Esperas tu turno. Puedes aprender grandes lecciones de la vida de los juegos de tablero.


Mis hijos son mi mayor logro.


Están orgullosos de lo que he hecho, pero maravillosamente decepcionados.


No me llevo el trabajo a casa. Es porque hago el trabajo por adelantado. Me preparo. Una vez que descubres el personaje y lo conoces, el motor siempre estará caliente. Solo necesitas acelerarlo. No giras la llave para apagarlo. Puedes terminar un día, dejarlo en el trabajo, ir a casa, y ayudar a los niños con sus deberes.


Nunca pensé que vería el final del celuloide mientras viviera, pero parece que está increíblemente cerca. 


Por cierto, la saga de Harry Potter es literatura, a pesar de lo que algunas personas puedan decir. El modo en que J. K. Rowling construyó ese mundo no es poca cosa.


Hace unos cuantos años, mi madre me preguntó qué quería para mi cumpleaños. Tenía suficientes calcetines, zapatillas y corbatas. Así que dije: «No sé, consígueme un ukelele». Me vino así como una inspiración a la cabeza. Y lo consiguió para mí. Empecé a tocarlo y ahora mis hijos también lo hacen. 


No persigo las cosas. Vienen a mí. Vienen a través del buzón. La gente tiene una idea. «¿Y qué tal Gary Oldman?»


Un director espera que llegues, abras tu maletín, y digas, «Vale, aquí está lo mío, patrón».


Solo hay una versión auténtica de Gary, y tengo que saber cuál es. 

7 comments

  1. Muy gracioso, sí señor; tiene que ser difícil ser periodista y escuchar algunas de estas cosas sin partirte el pecho.

    Por otro lado, Sonia, como rezaba cierta cita en latín: «excusatio non petita…»

  2. «Eliges a tus amigos por su carácter y a tus calcetines por su color».
    Me ha encantado esta.

    La entrevista genial por entero.:)

    Me ha hecho gracia lo del ukelele, porque yo una vez también pedí uno… pero a mi no me hicieron ni puñetero caso xD.

    Besinos.

  3. ALCORZE, es que no suelo leer entrevistas así, de personas, sin tener que ver con pelis o algo (al menos no si no las tengo en papel delante). Pero parece muy majo y me cae bien como actor.
    Madre mía, estas cenas… xD

    SIR WORTH, el viernes por la mañana fue un poco terrible, eso tengo que confesarlo. Y las condiciones en que llegué a casa el jueves no son para explicar.

    BEELILI, lo del ukelele a mí también me hizo gracia! Precisamente yo tengo uno nuevecito, me lo pedí a Amazon por pura ansia al escuchar el disco de Eddie Vedder tantas veces. Aunque ahora no sé cómo aprenderé. xD

Deja un comentario