Just like heaven [Ojalá fuera cierto], de Mark Waters



Título original: Just like Heaven
Año: 2005
Director: Mark Waters
Guión: Peter Tolan & Leslie Dixon (Novela: Marc Levy)
Duración: 101 minutos
Música: Rolfe Kent
País: Estados Unidos
Página en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0425123/
Intérpretes: Reese Witherspoon, Mark Ruffalo, Donal Logue, Jon Heder, Dina Spybey, Ben Shenkman, Ivana Milicevic, Rosalind Chao


SINOPSIS: David (Mark Ruffalo) alquila un pintoresco piso en San Francisco y lo que menos espera -y quiere- es compartirlo. Ya lo tiene casi desordenado a su gusto cuando aparece una bonita chica, aunque bastante mandona, llamada Elizabeth (Reese Witherspoon) que insiste en que el piso es suyo. David piensa que ha habido un enorme malentendido…

La verdad es que esta peli ya tiene sus añitos, pero la vi porque alguien me la recomendó. Supongo que sería a raíz de alguna otra peli romántica de esas que veo a veces. Pues bueno, para compensar el nulo sabor de boca que me dejó la peli que había visto antes (‘Shadow’), quería ver algo de lo que con seguridad supiera qué esperar, y claro, conseguirlo. Y de esta se puede esperar lo que es, comedia romanticona con abundantes gags tontorrones, momentos de mucho azúcar y muchos sentimientos, y poco más. ¿No basta, acaso, con ver el cartel de la película? xD

A destacar – negativamente – la banda sonora, en muchos momentos la música me parecía innecesariamente cómica o exagerada. Vamos, que no me gustó. Una película puede tener gags sin insistir en ellos haciendo énfasis con la música. Las dos cosas a la vez me provocan lo contrario a la risa… y ya la peli es bastante exagerada de por sí.

Los actores no son la panacea del arte dramático, pero cumplen bien con su papel. Mark Ruffalo es muy bueno actuando y ya lo ha demostrado en otras películas, como Shutter Island por ejemplo. Aquí sin duda está más sobreactuado, como todos… y es que claro, parece requisito indispensable que en las comedias románticas todos sobreactúen y pongan carantoñas. Una sorpresa positiva, para mí, fue que pensé que Reese Whiterspoon me resultaría insoportable actuando, y no, mira, hasta me pareció algo simpática. Cosas que pasan, igual lo que pasa es que tengo mucha manga ancha a la hora de ver este tipo de películas. Hay secundarios que valen mucho también, como Jon Heder o Donal Logue. Aunque ya se sabe lo que se puede esperar de los secundarios en este tipo de película, o son graciosetes, o son directamente insoportables. Obviamente, los que he puesto son graciosetes.

Y bueno, poco más que comentar, la verdad es que es una película agradable de ver, para no pensar, de esas que uno ve cuando está cansado, no quiere complicarse y además está con el humor adecuado para tragarse una romántica. Aunque evidentemente, y en el género, las hay muchísimo mejores. Y después de haber visto los colores de la escena que aparece casi al final, se me vino a la cabeza sin que pueda remediarlo otra peli romántica y sobrenatural, Más allá de los sueños, basada en una novela de Richard Matheson. Creo que en alguna vida o blog anterior llegué a comentar esa película, pero no en este, así que nada, ahí lo dejo y mejor no comparo, porque no hay color. Evidentemente el tipo de película es otro, pero es mi mente enferma, que asocia ideas de forma incontrolada.

En general le criticaría a la peli su excesiva superficialidad y el no ahondar en temas que tenía muy a mano y el guionista (o quien fuera) no supo aprovechar. También le criticaría ese espíritu «Disney» según el cual es obligatorio que haya finales felices. Y el histrionismo de los personajes… Muchas cosas que criticar, en total.
En resumen, esta película no es gran cosa. Y hay que ser muy pero que muy aficionado del género ‘comedia romántica’ para que guste. Cosa que yo no soy. Igual es por eso que no me ha gustado más, aunque ya digo, no debería decepcionar a los fans de este tipo de película. Da lo que promete, aunque sea más bien poco lo que promete.

(Para futuras reseñas, me obligaré a hacer un comentario de Come, Reza, Ama, que vi exclusivamente porque Eddie Veder interpreta una canción de la banda sonora. Otro Epic Fail del género romántico, y ese encima con pretensiones y Bardem en el reparto.