¿Te gusta conducir?

¿Os acordáis de aquella campaña que tenía como slogan esta frase? Bueno, yo sí… en ella salía una mano que un conductor sacaba por la ventanilla, y la iba moviendo y jugando con el aire (creo recordar). Bueno, es una manera tonta de empezar la entrada de hoy, pero me apetecía hablar de esto aunque creo que ya no es la primera vez que lo menciono.

Extraída de Flickr

Para empezar, lo del lema del anuncio y el anuncio en sí es una burda excusa para entrar en materia. Ni yo tengo el brazo peludo como el que salía (creo recordar) ni tengo un BMW ni mucho menos. Pero me gusta conducir.

Precisemos, sin embargo, no me gusta conducir por cualquier sitio. Odio la ciudad, odio pararme en los semáforos, las retenciones y los mil carriles, las maniobras arriesgadas cuando me equivoco de ruta, aparcar… ese tipo de cosas. Pero me encanta conducir largas distancias. Estas distancias largas tienen que ser fuera de ciudad, claro, por autovía o autopista, y sin retenciones. Y a poder ser bien acompañada, claro, con mi Carlos del alma y buena música o buena conversación o las dos cosas a la vez.

De toda la vida estoy acostumbrada a los viajes de cientos e incluso más de mil kilómetros. Desde cría mi abuelo y mi madre condujeron largas distancias en coche para visitar a la familia, casi siempre. Y el modo era casi siempre el mismo. El que fuera conducía hasta la extenuación, atravesando España sin casi descansar en todo el día. Supongo que de ahí he heredado la agonía por llegar y parar lo menos posible.
Sólo he hecho dos viajes largos yo sola en coche. Uno fue el trayecto de «Mi pueblo-San Fernando (Cádiz)», que os puedo asegurar que se me hizo un poco agónico pero sin embargo me encantó. Creo que tardé 13 horas o una cosa así, llegué agotada, pero no os podéis imaginar lo mucho que dan de sí esas horas a solas. La carretera, al fin y al cabo, todo el rato es igual, y entonces es como una experiencia de meditación obligatoria. Terminé dando rienda suelta a mis pensamientos, parando lo justo para las necesidades básicas, mías y del coche, y para nada se me hizo largo.

La otra ocasión fue un poco más dura. Fue cuando tuve que volver a casa de Cádiz, unos meses después. Volvía a casa, sí, pero antes tenía que pasar por Madrid y hasta ahí me acompañó Carlos. Pero cuando lo dejé en el aeropuerto para que se volviese a Barcelona y me perdí rumbo a Galicia por la M-30 o 40 o la que fuera… se me cayó el mundo encima. No sabía cuando volveríamos a encontrarnos, me iba sola y la despedida había sido dura. Creo que hasta que no salí por la A-6 en la otra punta de Madrid no dejé de llorar, y que hasta me perdí en ese tramo. De ese viaje no tengo muy buen recuerdo, entre que lo hice triste y que estaba tan cansada que sólo quería llegar de una vez, no estuvo muy bien.

Pero en general, es lo que digo, aparte de eso me he hecho 2 veces el viaje Galicia-Barcelona, y uno el Barcelona-Galicia. Aparte de los de antes, me he hecho el Galicia-Madrid y vuelta también… y no son muchos pero siempre me hace especial ilusión emprender un viaje largo, preparar el coche, que esté todo listo, la bebida, la música, la tobillera (siempre me jodo el tobillo derecho)… y la carretera por delante, con mucha buena música y mucha buena conversación. Me gusta ir quemando etapas en el mapa, ir llegando y sobrepasando pequeñas metas antes de llegar al último destino. Me gusta la sencillez de la conducción, la simpleza de las normas, la frecuente cortesía y saber estar de la mayoría de los conductores. Me gusta el pensamiento (realista o no) de que podría ir a cualquier parte, el saber que todo está más cerca, la sensación de ir montada en una máquina veloz (y eso que de veloz mi coche tiene poco o nada, pero me hago la ilusión)… no sé explicarlo, pero me gusta conducir. Y además conduzco de puta madre. Y quería comentarlo hoy.

¿Y a vosotros, os gusta conducir?

36 comments

  1. Muy bonita entrada, me ha gustado.

    Yo no sé si me gusta o no conducir. Tengo carnet ,pero las experiencias en la autoescuela son un mundo a parte. Tendría que hacer una entrada al respecto… (jajaja me has dado una idea!!que estos días estoy escasa de ellas!)Porque mi profe tenia telita(y sus historias de puticlubs aún mas… y eso que el tenia 31 años solo!!! y era corrientillo… vamos que no parecia que frecuentase esos lugares).

    He cogido muy pocas veces un coche, y las veces que lo he hecho era el del padre de Gabriel, con Gabriel de copiloto y su mirada de «absoluto panico» para recorrer distancias cortisimas de una zona de poblado a otra… Y eso fue según saque el carnet.

    Así que no sé si me gusta o no…

    Besinos

  2. Pueeeeees…a mí no me apasiona, sobre todo por ciudad, porque cada vez que tengo que parar me entra el pánico por si se me cala el coche (que no termino de cogerle el punto al embrague de ese coche). A mí la verdad es que coger un coche me da mucho respeto, porque hay mucho hijop*** descerebrado suelto. Y por carretera pues solo lo he cogido para ir de mi casa a las afueras, así que tampoco puedo decir que me guste conducir.
    Creo que si no llevase al copiloto que viene de serie incorporado con el coche disfrutaría más jajajaja.

  3. He tenido que pensar un poco la respuesta.
    Y es que NO.
    La he pensado porque no es que me disguste,pero tampoco me produce placer. Si voy sóla aún; me encanta porque puedo poner música y cantar,ir a mi bola, parar cuando quiero etc etc… pero si voy con gente… se me hace, a veces, insoportable. Pero no por la gente (pobrecita), sino porque con gente no puedo fumar y… el viaje se me hace más largo de lo normal.

    Besitos

  4. A mi me gusta! Y el viaje cruzandome la A6 cruzar Madrid y tirar hasta Conil, Tarifa, le Puerto…..me lo he pegado unas cuantas veces!!! Por cierto de Pearl Jam me quedo con el betterman.Saludotes!

  5. A mí sí que me gusta conducir. Al amanecer me gusta especialmente con la música muy alta o en completo silencio.

    Este verano vamos a Galicia así que me comeré yo solito el Zaragoza-Esmelle.

  6. Me ha encantado la entrada, de verdad….
    A mi me encanta conducir, tanto solo como acompañado, y por mi trabajo todos los dias me hago minimo 120 km., y disfruto con la música, la radio… Eso si, odio los atascos y el otro dia en la A-8 hubo un par de accidentes y tarde 4 horas en recorrer 20 km….

  7. A mí no me gusta nada. Es más, detesto coger el coche. Sólo lo hago en caso de extrema necesidad. Lo cual significa, entre otras cosas, que camino mucho. Diría «eso que se encuentran mis lorzas», pero ya me encargo de compensar los desgastes calóricos a base de hacer la gorrinica en mis visitas a la nevera. Y let's call it a day.

    Besicos, reina mora.

  8. Me encanta conducir, me relaja, si estoy mal cojo el coche y me pongo a conducir, con mi música, por vías sin mucho tráfico…. a veces viene a ser una especie de terapia para mí. Un momento en el que estar sola, pensar oir mi música y nada más, viendo el pisaje o las luces a mi alrededor.

    Y por otro lado he de decirte que te admiro yo no creo que hubiese sido capaz de hacer un viaje tan largo y sola (lo máximo que he hecho son dos horas)y menos aún en las circunstancias que cuentas, con esa pena que yo entiendo tan bien, la de volver sola tras dejarlo a él en la estación 🙁

    Besos

  9. A mí tambien me gusta conducir. Esto lo descubrí hace 2 años con la mudanza al pueblillo. Ahora me veo obligada a coger el coche todos los días para ir a la civilización y al curro. Lo único bueno de levantarse a las 6.30 es el relajante viaje en coche de 15 min cuando está amaneciendo. Para mi felicidad completa sólo necesitaría algo más que mis escasos 80cv. Ya se sabe,al ser chica «ya voy bien con eso» según el vendededor del concesionario. Qué valor!

  10. Me encanta conducir!
    (Algun dia tendre un BMW o 2!)
    Estoy contigo en que los viajes largos sin compañia son una estupenda terapia:
    si llegas cuerdo al destino sobre todo…
    Mi record en carretera: 19 horas Bilbao-Malaga en autobus! (Es que paraba cada poco)
    A mi en el coche, cuando voy solo, me da por ir haciendo el imbécil, cantando y esas cosas. La gente me mira raro cuando me adelantan… Que le vamos a hacer, estoy loco y punto!
    (Porque no me dejais jugar con cuchillos? Callaros!xD)
    Los atascos y demás eran entretenidos cuando fumaba…ahora son requete aburridos. Antes hacia aros de humo, etc… ahora mastico chicle… 🙁

    Gran Post!

    Un Saludo!

  11. mmm!! a mí me encanta conducir, pero como dices tú, conducir sin que el tráfico me moleste. Me gustan las carreteras secundarias, la monotonía de las autovías a veces me soba. Y me gusta hacerlo sola, con la música a todo trapo, cantando a pleno pulmón… Cuando viajo con mi marido prefiero conducir yo por dos motivos: el primero, porque yo voy más rápido (yo también tengo de esos viajes a Galicia por las antiguas carreteras, en los que parábamos en Benavente a echar gasolina y un pis rápido, en la Gudiña lo mismo y siempre con mi padre refunfuñando porque tardábamos mucho)y porque si conduce él tengo que hablarle. Yo prefiero el silencio. Viajar da para pensar, y a mí me encanta perderme en mis pensamientos…
    Beso!
    Vir

  12. Mi vida, tanto laboral como emocional y ociosa giran en torno al automóvil. He disfrutado de él en todas sus facetas, una de ellas la conducción.
    He conducido multitud de coches: Viejos, modernos, clásicos, descapotables, deportivos, espectaculares, del montón… y he disfrutado de todos.
    He conducido por carreteras, pistas, terraplenes, autopistas, circuitos y, salvo cuando me obligan a detenerme los semáforos, he estado a gusto y feliz.
    … Y es que amo al automóvil, en todas sus circunstancias, y como para mí es algo más que trasladarte en una máquina de un punto a otro, adoro conducir.

  13. jajajaa a mi también me encanta conducir!!! de hecho ya tiro a 130 cuando oops 80kh/h ya tu sabes… pues aqui no es que haya mucho margen al ser una isla pero mi OPA (abuelito alemán) conducía horas para llevarnos a lugares guapos en alemania 🙂 como le echo de menos, que gran hombre! Unos ojos azules que te mueres y una sonrisa…ays, ojalá se le pudiera dar marcha atras al tiempo…

  14. Hola Sonix.
    Yo soy de las que prefiere ir de copiloto.jajaja. La verdad es que no me gusta conducir, salvo en trayectos que me sepa de memoria. Me pone muy nerviosa tener que ir a un sitio y no saber el camino exacto. Y eso que vivo en una pequeña isla, en comparación con las grandes ciudades.
    Sin embargo, conducir en pequeñas carreteras de noche, sin rumbo fijo, es algo que hice durante una temporada, escuchando mi programa de radio favorita, sin rumbo fijo, sin prisas…eso me relajaba.
    Pero durante el día,prefiero que conduzcan otros.
    Creo que mi nefasto sentido de la orientación, tiene mucho que ver con ello. Es como si sintiera pánico de perderme y encontrarme en un atolladero de colas, pitas sonado y señales indescifrables. Me parece que tengo algún trauma oculto con respecto a lo de conducir, y sin embargo, llevo 15 años conduciendo.jajajaja.
    Un beso enorme.

  15. Aunque a ti, te parezca tonta esta entrada. Te voy a decir, que yo lo soy más…
    Por el simple hecho que no sé conducir. No es que tenga miedo, sino porque no me llama mucho la atención(Por ahora).

    Un abrazo gigante, que nades bien!

  16. buenas , te he visto por el blog de fulanito y me he venido a curiosear 🙂
    a mí conducir , me gusta poco , bueno , si tuviera una carretera para mí sola , sí que me gustaría , pero yo tuve un accidente por culpa de uno que iba de frente por mi carril , y me quitó las ganas …además de que vivo en los pirineos y estas carreteras con la nieve , telaaaaa…
    un besazo !

  17. Yo también me he cascado unas palizas tremendas de coche tipo: Barcelona-Alicante-Madrid-Barcelona , en un fin de semana, recogiendo a la familia. Estoy contigo en que estos viajes largos de coche, si vas sola son un gran ejercicio de meditación, pero también prefiero viajar en compañçia y con buena música, eso si es fundamental.

    El que recuerdo ahora y hasta yo me sorprendo es el que hice con mi hija recién nacida y parando cada dos por tres para darle el pecho durante 600 km.

    En fin, me gusta conducir pero también disfruto de copiloto, porque así no me pierdo los detalles del paisaje.
    besitos

  18. A mí me encanta conducir sola, porque pongo mi música y canto a toda voz, y voy a lo mio, pensando en mis cosas. También me gusta ir con buena compañía, charlar de todo un poco, pero si voy sentada delante y puedo manejar la musica a mi antojo xDD

  19. Lo que me gusta de conducir grandes trayectos es que cuando paras y bajas, la cabeza sigue con la inercia y parece que las cosas se mueven aunque estés quieta. Qué colocón mas rico !

  20. Me ha gustado la entrada.
    Me encanta conducir.He hecho muchos kilómetros y algunos en un mismo día ida y vuelta,valladolid-sevilla por ejemplo,no me importa,lo adoro,y más cuando llevas buena compañía

  21. Me gusta conducir. He tenido siempre coche.. bueno siempre.. desde los 18 años quiero decir, y ya con esas edad me hacia Bilbao-Madrid muchos fines de semana para salir de fiesta. Tampoco es mucho, 400 km escasos, pero le cogia gusto a ir y venir en esas 3 horas escasas. Eran otros tiempos, el litro de gasoil costaba 75 pesetas y con 4000 pesetas iba y volvía a Madrid con mi vetusto Golf del 82. Además iba despreocupado porque lo tenia con matricula de Madrid M – FS, y aunque haya leyendas negras, nunca he tenido la mas minima pega por tener un coche matricula de Madrid, en Euskadi (pues anda que no hay coches de empresa) pero si que me ha dado problemas con la autoridad el llevar matriculas de Bilbao.

    Ya de mayor tuve una novia que a pesar de ser Madrileña, vivía en Malaga y bueno, aunque luego se mudó a Bilbao, todos los veranos y vacaciones que hubiera tenia que hacer unas sesiones Bilbao-Malaga interesantes para ver a la familia, que no dejan de ser 1000 Km así del tirón. Unas 8 horas más o menos. Muchas veces solo porque yo salía unos días después, y si, disfruto de 1000Km de solitaria carretera.

    Y el mes que viene hago 17 años como conductor ^_^

    Unai

  22. Muy buena entrada, Sonia!

    A mí me encanta conducir; llevo 22 años de carnet y sigo disfrutando como el primer día. Lo que más me gusta: cambiar de coche, que alguien me deje el suyo, probar el del amigo… Pero tengo lo que tengo (que no está mal, jeje) y la verdad es que lo paso bomba cada vez que me monto.

    Me da igual ciudad que carretera (de hecho, iba a ir en coche a la kdd de Madrid, 540 km. cada trayecto) pero mi mujer no me dejó: «Tú te vas en el AVE». Pues nada…

    Es más; me gusta más la moto que el coche, y hasta para ir a la esquina a por pan cojo la moto (me sale más cara la gasolina que el pan, jeje).

    Buen tema, da para mucho más 🙂

    Besiños…

  23. Yo también soy del club de «me gusta conducir aunque no tenga un BMW». Además, tengo bastante paquete a la mayoría de conductores de esta marca; no sé por qué, pero gastan unas maneras de prepotencia a la hora de circular que más parecen coches de policía.

    Me encantan los viajes largos y, si bien no he hecho ninguno tan largo como los tuyos (lo que más, Bilbao – Castellón, que son unos 800 km que disfrutaba bajando por carreteras nacionales y secundarias, incluido un glorioso puerto de montaña cuyo nombre ahora no recuerdo), los disfruto como un enano.

    Eso sí, solo se puede hacer pelín monótono; a ver cuándo me secuestro de una vez a Hinata…

  24. Pues a mí, me temo, no me gusta conducir… Ni ser conducido. No me gusta el coche, vaya, prefiero el tren sin ninguna duda.

    Pero la entrada te ha quedado muy bonita, da gusto tener recuerdos así de los viajes. Incluso los recuerdos tristes valen…

  25. Pues a mí me relaja conducir por caretera tortuosa, a mi ritmo, sin concentrarme en la carretera y dejando fluir los pensamientos. Ahora, eso de cruzarse España, uf qué pereza.

    SAludos

  26. Personalmente, no me gusta conducir..Lo que me gusta es ir de ruta. Me explico: Durante años, 7 par ser exactos, me estuve chupando cerca de 600km al dia con una furgoneta vieja y siempre bien prontito por la mañana o de noche cerrada y acabe harto. Apenas cojoi el coche, si no es estrictamente necesario, aunque no me supone ningun problema y lo hago, no me produice ninguna satisfaccion.. Pero si hablamos de hacer ruta, de quemar km a nuestra bola, sin un destino fijado, sin prisas y disfrutando del viaje en si mismo, es cuando digo que SI, pero con mi moto.
    Me gusta hacerme 1000 km si no tengo un horario a seguir ni una ruta tipificada, que me permita improvisar, detenerme o perderme por el camino, montado en mi burra.. Ahi si comparto tus sensaciones.

  27. Yo soy de los que no les gusta conducir. Me gusta ser llevado, contemplar el paisaje. Este año hago 10 años de carné, y cada vez cojo menos el forito, que por cierto ha cumplido 20 años y ya se puede considerar coche de época.
    Y una vez me tragué un viajecito de tan solo 1400 kms, Quimper (Bretaña francesa) – Madrid en un día. Agotador.

    Un saludo!

  28. Me gusta pero no tengo el aguante que tienes tú… a las dos horas como mucho ya estoy hecha polvo! Pero me gusta la sensación de libertad que da el conducir…

  29. JBueno pues yo por ahora no tengo edad para conducir pero soy la típica persona que se queda empanada mirando cualquier cosa un poco curiosa o sea que me figuro que podré ser peligrosa…
    A mí en general no me gusta hacer viajes largos, aunque dos veces al año hago Málaga-Teruel y realmente solo me gustan los últimos 200km cuando la carretera está desierta y empieza a anochecer. Pero cuando llego a Málaga los últimos 20 km se me hacen eternos.
    Realmente lo que más odio de los viajes largos es parar en baretos cutres con el suelo pegajoso y lleno de colillas y con un cuarto de baño de pena.

  30. La verdad no me gusta conducir, no coincido con este gusto tuyo. Lo hago, voy y vengo con el coche el día entero, pero trato de evitar los viajes largos.

    Es más, dos por tres tengo pesadillas donde pierdo el control de mi coche y termino volando calle abajo sin poder frenar… vaya a saber que quiere decir mi sueño. :S

  31. Genial anuncio, uno de mis favoritos. Lo sacaron de una preciosa escena de 'Una historia verdadera' de D. Lynch, pelicula que por cierto recomiendo. Conducir es otra de mis pasiones, cuanto más lejos de la gran ciudad mejor. Con música o sólo con el ruido del motor. Me hice yo solo un Madrid-Alicante parando para comer algo y a unos 20 km de mi destino para volver a sentir las piernas. Comparado con lo que cuentan por aquí una minucia. Me tocó trabajar un tiempo a 80 km de casa, de no gustarme el volante lo hubiera llevado muy mal. Y eso que tengo un coche normalito, no llega a los 70 cv pero con los atascos de aquí van de sobra… Eso sí, el día que coja un Ferrari tendré que atarme el pie derecho. Soñar es gratis.

Deja un comentario