Los mejores libros del 2009 según Stephen King

Publicado originalmente en EW, traducción de Sonia Rodríguez

Os lo dice vuestro Tío Stevie – los amantes de los libros en vuestras listas de compra os agradecerán el regalo de cualquiera de estas buenas lecturas

10. Rough Country, de John Sandford
Las novelas de misterio-suspense de Sanford son ricas exploraciones de lo que es un tipo viejo normal americano. Este cuento es intenso, satisfactorio, y con frecuencia hilarante.

9. Ravens, de George Dawes Green
Los chicos malos Shaw McBride y Romeo Zderko deciden propinarse un gran premio de lotería tomando como rehén a la familia Boatwright. Cuando Green no te hace reír, hace que te muerdas las uñas hasta el punto sangrante.

8. Gone Tomorrow, de Lee Child
Si no estáis al día con el enrevesado aventurero Jack Reacher, os habéis perdido un filón de entretenimiento escapista. En la apertura maravillosamente tensa, Reacher reconoce a un viajero del metro de madrugada que parece un terrorista suicida. Las emociones se construyen a partir de aquí. La escritura de Child es concisa y áspera.

7. Drood, de Dan Simmons
Los últimos años de Charles Dickens, narrados por su cada vez más inestable colega Wilkie Collins. Es una novela histórica bellamente realizada, pero también es un cuento moderno que hace la crónica del descenso de una gran mente a la locura estimulada por las drogas.

6. Shatter, de Michael Robotham
Mucha gente vio a la mujer desnuda saltar hacia su muerte, pero el profesor Joe O’Loughlin descubre que la dama tenía miedo a las alturas. Alguien ahí fuera se ha convertido en un arquitecto del suicidio, y pronto centra su atención en la familia O’Loughlin. El libro más lleno de suspense que he leído en todo el año.

5. 2666, de Roberto Bolano
Esta novela surrealista no puede ser descrita; tiene que ser experimentada en toda su gloria enloquecdida. Basta decir que se refiere a lo que puede ser el asesinato en masa más horrible de la vida real de todos los tiempos: unas 400 mujeres asesinadas en los alrededores de Juarez, Mexico. Con esto como telón de fondo, el difunto Bolano pinta un mural de una sociedad castigada por la pobreza que parece estar comiéndose a sí misma. ¿Y a quién le importa? A nadie, parece.

4. Midnight’s Children, de Salman Rushdie
1001 niños nacen en India en la medianoche del 15 de agosto de 1947; esta épica comedia social sigue a uno de ellos a lo largo de toda una vida de aventuras digna de Dickens.

3. Hollywood Moon, de Joseph Wambaugh
Sólo la Ciudad de los Sueños podría producir policías tan guays como Flotsam y Jetsam (policías surferos). Nate Weiss (el policía aspirante a actor), y Dana Vaughn (la mamá policía cínica de cuarenta y tantos). La mejor de las novelas de Wambaugh en Hollywood Station.

2. Revolutionary Road, de Richard Yates
Gracias a Dios que leí la novela antes de ver la película, que es una pálida imitación a pesar de sus grandes actuaciones. Ambientada en 1955, Road se enfoca en una pareja suburbana viviendo en lo que parece el sueño americano de posguerra. Pero la fantasía de Frank Wheeler de vivir como un rebelde intelectual es sólo una pose hueca, y cuando April comete el error de creer que él habla en serio de apartarse de la rutina en la que están inmersos, resulta la tragedia. Saltaos el DVD; leed el libro.

1. The Little Stranger, de Sarah Waters
Esta es una terrorífica y absorbente historia de fantasmas ambientada en la campiña inglesa no mucho después de la II Guerra Mundial, pero es mucho más. Aunque está contada con una prosa sencilla, este es un trabajo profundamente texturizado y atento. Garantizadas varias noches sin dormir.

Por Stephen King, 18 de diciembre de 2009

Deja un comentario