Peliculillas, peliculones, bodrios descarados (XIX): Moon


Moon es un peliculón. Así de claro me ha quedado esta tarde.

La película tiene un punto de partida no demasiado descabellado. En la Tierra los recursos naturales son escasos y por eso una compañía se encarga de extraer recursos de la Luna. Sam Bell es el encargado en este momento de hacer esas tareas, pero su contrato de tres años está a punto de llegar a su final, y en breve podrá volver a su casa con Tess, su mujer, y Eve, su hijita. Pero cuando tiene un accidente, todo parece volverse muy extraño, y descubre que el robot inteligente que le acompaña (Gerty), quizás le esté ocultando cosas.

No puedo contar nada más sobre el argumento o arruinaría la experiencia que supone ver la peli. Y por lo tanto, os recomendaría que NO vieséis el trailer de la peli, pues arruina medio argumento y muchas sorpresas. Lo mejor es ir al cine sin mucha idea de lo que va a pasar, y el trailer “oficial” es una puta mierda porque cuenta más o menos lo que pasa en media peli. Vamos, que menos mal que no lo vi.

La peli es prácticamente un espectáculo de un solo hombre. Sam Rockwell, el protagonista, carga sobre su espalda casi todo el peso de la interpretación, y tengo que decir que para mí ha sido un descubrimiento. ¡Qué buen actor! De lujo. Y como hemos ido a verla en VOS, hemos podido escuchar la voz de Kevin Spacey en el robot Gerty, una máquina que llega a ser un personaje más.

Sam Rockwell, el puto amo de los astronautas

Gerty, el robot inteligente que habla con la voz de Kevin Spacey y pone caritas (aquí de sorpresa)

La banda sonora para mí es magistral. Tanto que parece especialmente compuesta para mostrarse con esos paisajes lunares que la película recrea de forma tan magnífica. La música tiene mucho protagonismo en la peli, y contribuye de forma muy positiva a la experiencia de verla porque es muy envolvente y adecuada a cada escena. De Clint Mansell, por cierto, que también compuso la banda sonora de la película The Wrestler (El luchador). Y como decía, la fotografía es impresionante, sobre todo en los momentos en que la acción, como en esta fotografía, se desplaza al exterior de la base lunar.


El argumento (si no veis el trailer) es prácticamente, de suspense, además de ser una película, obviamente, de ciencia ficción. Y es que es ciencia ficción en estado puro, y de la buena, no esas mierdacas tipo Transformers donde el argumento da más risa que otra cosa. Hay que decir que la historia me ha emocionado, me ha sobresaltado y sorprendido, y me ha encantado. Es de esas películas redondas que cuando sales del cine sólo puedes alabar. El guión, por cierto, es una historia original surgida de la mente de Duncan Jones, el director de la peli. Sirva como anécdota decir que este hombre es el hijo de David Bowie, y esta película tan buena es su ópera prima. A ver qué hace a partir de ahora, si esto es el principio… De momento, parece ser que está preparando una película que se titulará “Mute”, estará ambientada en el Berlín del futuro, y será un homenaje a “Blade Runner”, según las palabras de Jones. Es una alegría ver que el género de la ciencia ficción en el cine está resurgiendo y renovándose con buenas películas últimamente, como es el caso de Moon o Distrito 9.

En resumen y por no enrollarme más, la recomiendo, id a verla si podéis, y mejor que mejor si es en versión original. Ya diréis si os ha gustado.

Deja un comentario