Entrevista a Richard Kelly, director de ‘The Box’

Un día de estos vi una entrevista a Richard Kelly, el director de pelis como Donnie Darko, y de la nueva peli basada en material de Richard Matheson. La verdad es que aunque me sentía escéptica al principio, poco a poco voy sintiendo más interés por la peli, y supongo que cuando se acerque la fecha de estreno querré verla. De momento, aquí tenéis la entrevista traducida

Richard Kelly sobre ‘The Box’: «Es mi película más personal»

26 de Julio de 2009

En su carrera relativamente breve, el guionista y director Richard Kelly ha visto mucha controversia. Su debut en 2001, «Donnie Darko» se proyectó en el Festival de Cine de Sundance, fracasó en la taquilla y luego encontró una audiencia de culto masiva y leal en el mercado del vídeo casero (por no mencionar que reforzó la carrera de la estrella Jake Gyllenhal). Lo que vino después, «Southland Tales» era una narración salvaje y expansiva ambientada en una versión futurista de Los Angeles que provocó una reacción decididamente mixta cuando se proyectó un corte de avance en el Festival de Cine de Cannes en 2006: pasó más de un año antes de que la película tuviera un estreno muy limitado en los EE.UU.

Ahora, el cineasta originario de Virginia ha hecho la que podría ser su obra más convencional hasta ahora, el thriller para la Warner Bros. «The Box«. Basado en el relato «Button, Button» de Richard Matheson, Cameron Diaz y James Marsden la protagonizan como un matrimonio que recibe una extraña visita de un hobre, el Sr. Steward (Frank Langella) portando un artilugio nunca visto. Les dice que si presionan el botón que tiene en la parte de arriba, recibirán un millón de dólares, pero un extraño morirá.

Justo antes de que Kelly debutara con las nuevas secuencias en la Comic Con el viernes, le contó a la colaboradora Gina McIntyre de Hero Complex en una entrevista que «The Box» es el más personal de sus films.

Se estrena el 30 de octubre.

¿Qué hizo que quisieras adaptar este relato en particular de Richard Matheson?

No he podido olvidar esta historia. La leí siendo un niño y fui y compré los derechos aproximadamente hace seis años del mismísimo Sr. Matheson. Quería saber quien era el Sr. Steward. ¿Por qué ¿Por qué va mostrando esta unidad con el botón? ¿Para quién trabaja? ¿Por qué hace esto a la gente? ¿Qué significa todo? Como un niño en la escuela dominical, tenía todas estas preguntas y sentía que quería ser el tipo que diera en el clavo respondiendo a algunas de estas preguntas y llevando al cine este relato de seis páginas. El relato es el marco para el Acto 1, y luego el Acto 2 y el Acto 3 tratan de Arthur y Norma (Marsden y Diaz) y su viaje de redención y descubrimiento y salvación, lidiando con las consecuencias de haber pulsado ese botón y descubriendo por qué han sido elegidos.

¿Cómo fue trabajar con material que había creado originalmente otra persona?



Es la primera vez que he hecho una película que no es un guión original al 100%, pero me sentí bien porque sólo tenía seis páginas y casi pedía a gritos ser revisitada. Es un concepto tan interesante que se merece un tratamiento de larga duración. Garantizado eso – yo sólo quería asegurarme de investigar la premisa y hacerlo de forma apropiada. Llevó algo de tiempo averiguarlo. A veces la mejor manera de abordar algo es volver a la familia. Imaginé qué pasaría si fueran mis padres. Qué pasaría si mis padres tuvieran esta unidad del botón en Virginia, en el año 1976, y mi padre hubiera trabajado en la NASA. Pensé en la NASA y la naturaleza del experimento, el gobierno y todo lo que existe en esa zona de Virginia en términos de la CIA, el FBI en el norte de Virginia, toda la infraestructura de allí. De repente todo encajó con un clic en mi mente y se convirtió en algo realmente interesante y complejo, algún tipo de gran conspiración.


Fuiste guionista-director y productor de esta película. ¿Cómo de importante es para ti tener ese tipo de control creativo?

Definitivamente soy un enfermo del control. Para hacer tu trabajo como director, de forma adecuada, tienes que ser un enfermo del control, así que estoy realmente feliz de ser parte de todos estos procesos. Si alguna vez tengo la suerte de encontrar el guión de otra persona, con el que me sienta identificado y quisiera dirigir, estoy seguro de que siempre haría un poco de reescritura, sólo porque esa es la naturaleza de mi enfermedad del control. Me estoy abriendo más a hacer otras historias y las historias de otras personas, pero a la vez estoy escribiendo dos guiones originales ahora mismo. Siento que tengo que ser la persona que controle la idea.

¿Será uno de esos dos guiones tu próximo proyecto?

Espero que sí. Tengo terminado uno.

¿Puedes revelar algún detalle sobre ese guión que está completo?

Es un thriller y tiene cerca del 35% de captura de movimiento. Ser capaz de crear un mundo partiendo de cero es una idea emocionante, y viendo todo lo que han hecho estos maravillosos cineastas, como Jim Cameron y Zemeckis y Peter Jackson – me encontaría ser capaz de usar algunas de las herramientas en las que son pioneros. Eso sería muy emocionante para mí.

Después de todo lo que ocurrió con “Southland Tales”, ¿hubo menos presión para ti con esta película?

La tercera película puede que sea más fácil que la segunda. No me compliqué tanto la vida con esta como para intentar hacer algo tan increíblemente ambicioso. “Southland Tales” fue un desafío enorme. Esta también fue un reto, pero es una historia más sencilla con tres personajes y sin duda, algo más comercial en términos de que un estudio pueda comercializarla y estrenarla. Así que hubo menos presión. Fue maravilloso tener un estudio detrás desde el principio. Fue un alivio.

¿Tuviste algún problema trabajando dentro del sistema del estudio?

En realidad fue una experiencia bastante fácil hacer la película con el estudio. En realidad lo disfruté, por la seguridad de saber que se iba a estrenar, que tienen un interés desde el principio. Hice exactamente la película que quería hacer. “Southland Tales” fue una película muy ambiciosa, fue un logro terminarla. Supe que después de Cannes iba a ser un estreno muy pequeño sin dinero para marketing y me sentí agradecido de que Sony me diera algo de dinero para hacer los efectos visuales. El avance no estaba terminado en la época de Cannes. Teníamos demasiados efectos visuales sin terminar, como para que el material pareciese bueno. Fue frustrante, fue difícil, pero quise morder más de lo que podia masticar, y me tomó un tiempo abarcarlo. Estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido con esa película. Me encataría ser capaz de retomarla más adelante, hacer un montaje del director, puede que algún día cuando esté en los cuarenta, quién sabe. Me siento bien habiendo terminado la tercera película porque puede que el primer acto de mi carrera haya terminado y pueda pasar al segundo acto. Del mismo modo, “The Box” es mi primera película madura. Las dos primeras fueron sin duda adolescentes en el sentido de ser realmente provocadoras y poco convencionales de forma agresiva. Ahora, “The Box” es una historia mucho más convencional, pero diré que aún así es idiosincrásica. No me parece que me haya vendido o haya agachado la cabeza. Todavía creo que tiene mi sensibilidad. Irónicamente, es la película más personal de las tres.

Cameron-diaz-the-box-poster

Deja un comentario