Peliculones, peliculillas, bodrios descarados (IV): Eskalofrío

Cómo tiene que estar la cosa de mal para que vea tan pocas pelis… Bueno, en fin, en esta ocasión cayó en mis manos esta película española, ya que la vi en una página de descargas directas y pensé «qué cojones, tampoco puede ser tan mala».
Por cierto, la sinopsis:

Santi, un joven solitario a causa de su alergia a la luz solar se traslada
con su madre a un oscuro pueblo escondido entre montañas. Una serie de extrañas
muertes, de las que el es principal sospechoso, conmocionan el lugar. La única
forma de demostrar su inocencia será desvelar el terrible secreto que el bosque
oculta.

Así, en principio, parece que será un cúmulo de topicazos insufrible, y por añadidura y para hacerlo peor, producto español. Pero me sorprendió apreciar al principio que, a pesar de ciertos planos pretenciosos y recursos visuales que, la verdad, podrían haberse ahorrado porque quedan cutres, la fotografía es bastante buena, los actores no son los típicos que salen en mil series y actúan como el culo, y hasta lo hacían bastante bien, y los colores no parecen de decorado de televisión.

La historia no mata de originalidad, aunque sí es verdad que los protagonistas no llegan a caer antipáticos y por eso se puede empatizar un poco con lo que ocurre con ellos. Esto pasa sobre todo con el protagonista (al que no conocía de haberlo visto en otros trabajos), que, como debe ser, es un chaval interpretando a un chaval, y resulta creíble. Nada de bravuconadas ni heroicidades fuera de lugar. Otras cosas buenas… los actores secundarios, algunos no tienen mucho sentido pero tampoco molestan, ni se pasan de graciosos, ni se incide demasiado en la tonta historia de amor. Otra cosa, y con esto sí me quedé flipada… es una peli española donde nadie se despelota… ¡en serio! El ambiente de intriga está bien conseguido, la recreación de un pueblo rural está muy conseguida, y la historia principal es realista hasta cierto punto.
Las cosas malas… pues algunas actuaciones, el caer en mil tópicos de mil películas de miedo yanquis, las incoherencias, que no da mucho miedo, el super-misterio no es demasiado impresionante. El final, flojillo.
Pero en fin… una película que está entretenida, correcta y bien hecha, aunque no es un peliculón. Si el cine español hiciese más cosas así, seguro que poco a poco irían mejorando y llegarían a hacer películas de terror realmente buenas. Pero claro, es más fácil hacer mierdacas como Santos o Sexy Killer (por cierto, a pesar de la inmensa promoción, fracasos estrepitosos de taquilla).

Deja un comentario