Trayectorias: Chris Cornell (parte 1)

En el mundo de la música, como en todos los mundos, hay gente de todo tipo. Están los íntegros (al menos musicalmente), aqueellos que tienen un estilo y nunca se traicionan, están los que se venden al mejor postor, los que no hace falta que se vendan porque «nacen» (músicalmente hablando) vendidos, y luego está Chris Cornell, uno de mis músicos/cantantes favoritos en otra época.

Chris Cornell es más bien conocido por haber sido el cantante y «líder» de la banda Soundgarden, abanderada del movimiento «grunge» de los noventa en Seattle. Otras bandas han formado parte de este movimiento, con mayor o menor gloria, como Pearl Jam, Alice in Chains, Nirvana, Mudhoney, la también relacionada con el prota de este post, Temple of the Dog…

La cuestión es que este hombre, del que me apetece hablar hoy, empezó con Soundgarden. Eso fue en el 1984, año ya remoto desde el punto de vista de un 2009, nada menos que 25 años después. Eran los alegres ochenta, dominados por un sonido estridente, más disco y pop que lo que Soundgarden proponía al principio. El nombre del grupo proviene de un «jardín de sonido», A Sound Garden, una especie de montaje artístico situado en Seattle, composición de varios tubos y artefactos metálicos que emiten un sonido particular cuando pasa el aire a través de ellos.


Se puede escuchar el juego de sonidos del viento que corre, en este vídeo.

Como decía, al principio el grupo tenía un sonido más «sucio», todavía con un estilo no demasiado definido, y que se parecía más a una especie de heavy metal, más que al sonido típico del grunge. De esta época, los inicios, datan sus discos Screaming Life y Fopp, que se editaron conjuntamente unos años después (en 1990) con el nombre de Screaming Life/Fopp.

En este vídeo, con cortes de canciones, se puede apreciar el estilo de su música en aquel entonces, estilo que apuntaba maneras hacia el que adoptarían posteriormente (y que les traería el éxito) sobre todo, con canciones como «Swallow my Pride», «Nothing to Say» o «Hand of God».

En 1988, ya después de haber despertado el interés del público como banda pionera de un nuevo tipo de música, sacan al mercado su disco Ultramega OK. En este disco el sonido estaba mucho más cuidado, y las canciones tenían ya más personalidad, por así decirlo, aunque la balanza de su estilo musical, si hubiera que etiquetarlo con algo, se inclinaría todavía a favor del heavy metal. Una voz versátil como la de Chris siempre se adaptaba a cualquier canción, por complicada que fuera

Una muestra representativa del estilo del disco, podría ser la canción «Beyond the Wheel»

En el año 1989, cambiando de discográfica (ya habían hecho varios cambios desde su formación) graban Louder than Love, un disco que es coherente con la escalada de calidad del grupo. en él se puede encontrar un sonido todavía mejor. El grupo, según declaraciones que hicieron sus integrantes a diferentes medios, intentaba desmarcarse de la etiqueta que le podrían atribuir de «heavy metal». Ellos afirmaban, en cambio, estar influidos por grupos alejados de ese estilo, como Killing Joke o Bauhaus. La recepción del disco, polémicas aparte por algunas de sus letras, fue la mejor hasta el momento, consiguiendo por fin colarse en la lista de 200 Billboard. Por lo tanto, y dada su trayectoria hasta la fecha, fue un éxito comercial rotundo.

También empezó la era Soundgarden de videoclips, todavía con no demasiado dinero.

En concreto, lanzaron videoclips de los singles del disco: «Loud Love» y «Hands All Over»

En el 1990 reciben su primera nominación al Grammy por este último disco.

En 1991 se puede decir que la banda hace un pequeño paréntesis en su carrera, pues se funda «Temple of the Dog«, un grupo liderado por Cornell que se formó como homenaje a un amigo fallecido, Andrew Wood (cantante de Mother Love Bone), y en cual participan también los que luego serán los componentes de Pearl Jam, otro grupo mítico de la escena grunge de Seattle. Editaron un disco con el mismo nombre que la banda, e hicieron un único concierto. Aunque hay que decir que juntos hicieron un disco realmente bueno, que reconoció la crítica y el público no mucho después, cada cual continuó su propia andadura.

Canciones destacables de este disco y grupo… la verdad es que todas. En todas menos en su canción más conocida, «Hunger Strike», Cornell tiene el protagonismo con su voz.

Pero canciones que realmente estremecen y emocionan, y en las que por vez primera vemos a Chris fuera del contexto metal de Soundgarden (hasta ese momento)

Say Hello To Heaven, por ejemplo, tiene una letra realmente buena e inspirada en la que se despiden de su amigo

The sky was your playground
But the cold ground was your bed
Poor stargazer
She’s got no tears in her eyes
Smooth like whisper
She knows that love heals all wounds with time
Now it seems like too much love
Is never enough, you better seek out
Another road ‘cause this one has
Ended abrupt, say hello to heaven
I never wanted
To write these words down for you

Y claro, el single más popular del grupo sería «Hunger Strike», una canción en la que dos grandes cantantes miden su genialidad cantando juntos. Me refiero, claro, a Eddie Vedder y a Chris Cornell.

Después de eso, comienza la historia de Pearl Jam, que como hoy estoy hablando de Cornell, es otra historia. Por eso seguimos con la de Soundgarden.

Soundgarden lanza Badmotorfinger en 1991. Este disco, tanto a nivel musical como técnico, ya representa el máximo esplendor de la formación.

1. «Rusty Cage»
2. Outshined
3. Slaves& Bulldozers
4. Jesus Christ Pose
5. Face Pollution
6. Somewhere
7. Searching with My Good Eye Closed
8. Room a Thousand Years Wide
9. Mind Riot
10. Drawing Flies
11. Holy Water
12. New Damage

En este disco no hay una sola canción mala, y no sólo eso, sino que incluye grandes himnos y canciones buenísimas como «Jesus Christ Pose», «Rusty Cage», «Outshined» o «Somewhere». En este disco Cornell hace un despliegue de voz e interpretación, dando lo mejor de sí mismo, y gracias a la buena música y a él, convirtiendo al grupo en mítico ya, no sólo dentro de la escena grunge, sino a un nivel más global. El grupo nunca había sido de aquellos que se consideraban «anti-comerciales» ni nada por el estilo, y por lo tanto, se dejaban querer por el éxito que habían alcanzado.

Para muestras gráficas del arte que tenían, valgan unos videoclips, sensiblemente más trabajados y con más dinero que en años anteriores.

Outshined (atención a la estética medio heavy del vídeo: cadenas, fuego, pelo al viento)

Y para no aburrir mucho al personal, termino por hoy con Jesus Christ Pose, la canción que, como decía, es más mítica de este disco (y, según algunos, la mejor de toda la carrera de Soundgarden)

Como decía, no quiero aburrir a nadie, y poner del tirón toda la carrera de este señor podría hacerlo, por muy variada y entretenida que sea. Así es que… otro día continuará. 25 años de carrera musical no se pueden resumir en un solo post.

Adeu!

Deja un comentario