Libros leídos en 2009 (XVI): Galaxias como granos de arena, de Brian Aldiss


Bueno, pues hoy en la sala de espera del médico (yeah, estoy bien ^^) me terminé de leer el libro. Ya sólo me quedaban como siete páginas y tuve que aguantar desde el ratillo que leí al mediodía, hasta las seis de la tarde para leer el final (y eso que el final es lo mejor del libro, en concreto el relato final).

Mi historia con este libro viene de largo. Me lo compré hace años… no sé cuantos, pero más de tres seguro que sí. Me lo compré por el título, ni más ni menos. Tiene un título muy sugerente y funcionó conmigo. Pero por cosas de la vida, yo creo que hay un momento para cada libro y un libro para cada momento. El momento de este libro no llegó hasta hace unos días, cuando lo re-empecé por tercera vez o así. Las otras veces no había conseguido pasar de leer unas cuatro páginas. Se me hacía raro y demasiado fantasioso. Y es que hasta hace poco tenía una especie de prejuicio con la sci-fi.

El libro cuenta la historia de una galaxia, desde un futuro que no está muy lejos de nuestro tiempo, hasta sus últimos días (literalmente). Básicamente es una novela dividida en relatos. Me explico. Hay nueve relatos (comenzando por Los Milenios de Guerra, hasta Los Milenios Finales), y cada uno de ellos comienza por una breve introducción de una página o dos, que nos explica qué ha pasado, cuánto tiempo ha pasado… desde el relato anterior. Así que es una novela pero a la vez es una recopilación de relatos. Sueltos podrían tener sentido, pero todos unidos, son como un gran mosaico con pequeñas muestras de la vida en la galaxia. Y es que los relatos abarcan historias muy diversas, que toman pequeñas muestras de esa vida. Y es que sólo podemos conocer una galaxia observando pequeñas porciones, nunca mirándola en su totalidad. Porque una galaxia es solamente un grano de arena, sí, pero para nosotros es un grano de arena demasiado grande.

Y os dejo con unas frases/fragmentos del libro, para que apreciéis ese estilo tan puro y poético del libro, a la vez que sencillo en cierto modo. Del libro me gustó lo bien escrito que está, también, y además, esa lectura metafísica/filosófica de la ciencia ficción. Como si al hablar de galaxias, planetas y guerras interestelares Aldiss estuviese hablando en realidad de otras cosas, mucho más pequeñas y más cercanas.

– Todo lo que usted aprendió es cierto. Pero existe una verdad mucho más amplia, una verdad más verdadera. En última instancia, nada existe: todo es ilusión, un juego de sombras bidimensionales en la bruma del espacio-tiempo. Yinnisfar significa «ilusión».

——————————————-

Los lemmings estaban desperdigados sobre una vasta superficie marina. Quedaban pocos integrantes de la columna original; los demás nadadores, aislados unos de otros, se estaban cansando, pero seguían avanzando tercamente en pos del objetivo invisible.

——————————————-

No había nada delante de ellos. Se habían lanzado hacia un mundo vasto – aunque no infinito – sin referencias. El cruel incentivo los empujaba siempre hacia delante. Y si un espectador invisible se hubiera preguntado cuál era el lacerante porqué de todo aquello, quizá habría pensado esta respuesta: que esas criaturas no se dirigían hacia una promesa especial del futuro, sino que huían de un espantoso temor del pasado.

——————————————-

– Vuelve a explicarles qué es una galaxia – dijiste -. Con toda crudeza, pues son valientes. Explícales una vez más que hay galaxias como granos de arena, y que cada galaxia es un laboratorio cósmico para los ciegos experimentos de la naturaleza. Explícales cuán poco significan las vidas individuales en comparación con los objetivos desconocidos de la raza. Diles… diles que este laboratorio se está cerrando.

Deja un comentario