Libros leídos en 2009 (VIII): Journal of the Gun Years, de Richard Matheson

En la misma edición de la foto he leído yo este libro, el primero que leo de Matheson con temática western.

Todo arranca cuando Frank Leslie, un periodista que ha seguido toda la historia de Clay Halser, le encuentra un día en un saloon, totalmente deprimido y apático… y enfermo. Habla con él un rato, hasta que llega alguien, un joven de unos dieciséis años, que desafía a Clay y le mata. ¿La razón? Clay es una leyenda viva del Oeste, un pistolero y hombre de ley que ha creado una leyenda más grande que él mismo, y al que todos ansían vencer.

Después de la muerte de Clay (no es ningún spoiler, todo esto pasa en las primeras diez páginas), Frank se hace cargo de las pertenencias de Clay en ausencia de alguien más cercano, y descubre un diario que ha ido escribiendo desde que era muy joven. La base del libro es que Frank quiere hacer pública la biografía de Clay, añadiendo algunos comentarios, y recortando fragmentos que según él son muy «fuertes» o «repetitivos» o «aburridos». El resultado es un relato al más puro estilo de los western, contado en primera persona por un hombre que sería una leyenda, un hombre con una habilidad innata para disparar, y que hace uso de ella, y como esta habilidad le trae cosas buenas, pero también muchas malas.

Como todo lo que he leído de Matheson, tiene un ritmo narrativo muy bueno, que raramente decae aunque quizás no estoy siendo objetiva porque la verdad es que de este género no he leído mucho ni casi nada, pero me ha parecido una buena historia, sin fantasía ni tampoco falsedades, una historia que podría ser perfectamente real.

Como digo, las doscientas cuarenta y pico páginas se me hicieron amenas y rápidas de leer, gracias al buen hacer de Matheson. Un western recomendable pero no disponible en español.

  • Lo peor: la censura por parte de la editorial, en cada God, bastard, fuck, shit, damned… irritante y estúpido.
  • Lo mejor: el personaje de Clay Halser, Matheson consigue que lo conozcas y te compadezcas de él.

Deja un comentario