La Casa del Dragón (HBO) – Resumen y opinión Cap. 1×09 «El consejo verde» (Con spoilers)

En el momento en que me pongo a escribir este post, resulta que habrá ya gente que ha visto no solo el capítulo 9, sino el 10, que se ha filtrado en plataformas de descarga piratas. Yo tengo que decir que esperaré a mañana (o quizá pasado para ver el 10), así que de momento no tengo ni idea de lo que ocurrirá. Sí conozco los hechos narrados en los libros, lo que no sé es hasta dónde han decidido llegar con esta primera temporada, o si habrán hecho cambios.

Importante: todo lo que escribo a partir de aquí, es un recuento de  lo que pasa en el capítulo. Así que sobra decir que tiene SPOILERS sobre el capítulo… y muchos.

Esta semana ya estaba más tranquila respecto a ver el capítulo. La «hostia emocional» ya me la llevé la semana pasada con la muerte de Viserys y todo lo que envuelve esa muerte, así que estaba relativamente tranquila. No había visto ni siquiera fotos promocionales del capítulo, aunque sí conocía su título, así que esperaba mucho protagonismo de «los verdes». Lo que no esperaba es que el otro bando tuviera presencia nula y no viéramos nada de Rhaenyra, Daemon & cía.

Empezamos capítulo justo cuando termina el anterior, es todavía de noche y está a punto de despuntar el alba en Desembarco del Rey, y vemos un niño (presumiblemente un criado), que recorre el castillo y que llega a las cocinas, donde transmite la noticia a la doncella de la reina. Me han gustado esos planos del castillo vacío y a oscuras, con una música suave, transmiten bien la sensación de lo que todos sabemos: Viserys ha muerto solo de noche, y no lo sabe nadie… todavía. En el momento en que lo sepan, el conflicto será inevitable, así que disfrutemos de estos instantes de paz.

Una vez la criada se lo cuenta a Alicent, que todavía no se había levantado, parece sentir pena. Llora un poco, pero en realidad ya está maquinando qué hacer a continuación. Y lo que hace es ordenar que no diga nada a nadie, e ir a ver a su padre. Aunque en el capítulo anterior, parecía bastante claro que Alicent se percató de que en sus últimas palabras, Viserys la estaba confundiendo con Rhaenyra, no duda en transmitirle a Otto, su padre, que las últimas palabras de Viserys fueron para nombrar a Aegon su sucesor, deslegitimando de ese modo a Rhaenyra. En la escena ni Otto ni Alicent transmiten mucho con sus caras, y aunque nosotros sabemos que lo que dice Alicent no es verdad, no sabemos si ellos ignoran eso, o más bien las conviene ignorarlo. Es muy conveniente que Alicent sea la única testigo de algo que le favorece tanto, y eso, de todos modos y como veremos en el capítulo, lo puede suponer cualquiera.

Siguiente escena, se convoca un consejo de urgencia. Están todos los miembros del consejo, incluido el Lannister, Alicent, Otto, los guardias Harrold Westerling, Criston Cole, y Lyman Beesbury, que tendrá importancia por lo que va a ocurrir. Sinceramente, no sé cómo se llaman los dos que me faltan en este recuento, pero su participación en la escena no va a ser tan relevante. Lannister hace broma sobre el porqué de la urgencia en convocar el consejo, preguntando incluso si les ha invadido Dorne. Enseguida Otto les da la noticia de la muerte de Viserys, a la vez que les da la otra noticia, de que Viserys nombró a Aegon como su sucesor. Le contesta muy rápido Lannister, diciendo que entonces, ya pueden proceder con los planes que tenían establecidos. Ya tenían incluso analizado quién y quién no era leal a Daemon, y tienen previsto destituir varios guardias de sus cargos, para evitar riesgos.  Habían planeado cómo proceder con el tesoro de la corona, planean enviar cuervos a sus aliados (Aguasdulces y Altojardín). Ahí Alicent se da cuenta de que han estado maquinando a sus espaldas, y así lo dice en voz alta. Le dicen que querían protegerla de sus maquinaciones, vamos, que la han dejado fuera de todo el plan.

Enseguida Lyman se queja y dice que no puede ser, y que lo que Viserys quería lo dejó bien claro nombrando a Rhaenyra, y que además todas las casas juraron lealtad a la princesa. A eso, la respuesta es que eso fue hace muchos años, y que casi todos han muerto. Lyman conocía a Viserys de toda la vida, y pone en duda que lo que dicen sea cierto y cambiara de idea, además con Alicent como único testigo (¡lo que pensaría cualquiera, vaya!). Incluso insinúa que «ayudaron a morir» a Viserys. Es entonces cuando Criston Cole le revienta la cabeza para que se calle, demostrando una vez más que está como una cabra. Harrold Westerling, que es su superior, le pide que guarde la espada, a lo que Criston se le enfrenta, diciendo que han insultado a la reina (?). Alicent hace que se calme un poco y no haya más sangre. Harrold se queja de a dónde han llegado las cosas, y claramente desaprueba el giro que está tomando todo.

Siguen discutiendo qué hacer con las diferentes casas en función de la lealtad que les presuponen, y entonces Alicent pregunta qué harán con Rhaenyra. Con algunos eufemismos, ellos dicen que en el mejor de los casos la encarcelarán, hasta que juren lealtad a Aegon. En realidad el plan es matarlos, pues es un riesgo dejarlos vivos y sigan ganando adeptos. A Alicent esto no le encaja mucho, pues está segura de que Viserys no querría matar a su hija. Cuando Otto directamente da la orden a Westerling de que vaya a Rocadragón a matar a Rhaenyra y su familia, este le contesta que no reconoce otra autoridad que la del rey. Entrega la capa y dice que volverá cuando haya un rey.

En la siguiente escena, Haelena está en sus aposentos con sus dos hijos, gemelos llamados Jaehaerys y Jaehaera. Es la primera vez que los vemos, y tendrán importancia más adelante. Por cierto, que hay una teoría que circula por Internet que afirma que estos niños no son fruto del matrimonio entre Haelena y Aegon, sino que en realidad son de Aemond, su otro hermano. Bueno, teorías hay para todo, pero ¿quién sabe? Aemond siempre estuvo más interesado en casarse con su hermana que Aemond (fue una conversación que tuvieron en el capítulo donde iban al funeral en Marcaderiva). Volviendo a la escena, el motivo principal por el que Otto y Alicent van a ver a Haelena es averiguar dónde está Aegon, Otto sale volando en cuanto Haelana les dice que no sabe dónde está, mientras que Alicent se queda con su hija, contándole que su padre ha muerto. Mientras, aparece Aemond, que no dice nada.

Otto va a ver a Ser Erryk Cargyll, guardia personal de Aegon, para preguntarle dónde está. No sabe dónde está, al parecer era habitual que despistara a su guardia para escaparse y «vagar por la ciudad». Nada bueno, claro. Ser Erryk recibe la orden de buscar a Aegon, llevarse a su hermano para que le ayude, y que se quiten las capas blancas. La orden de Otto es que ni Alicent sepa nada, y lo lleven a él primero.

¿Recordáis que Rhaenys estaba todavía en el castillo de visita? Cuando se despierta, se da cuenta de que la han encerrado en su habitación. Cuando mira por la ventana, ve que están encerrando a todo el servicio (para mantener el secreto), así que se huele algo raro.

Criston Cole avisa a Alicent de las órdenes de Otto a Ser Erryk. Entonces Alicent decide enviar a Criston en busca de Aegon. A la búsqueda se suma Aemond, argumentando que conoce bien a su hermano y les dará ventaja para encontrarlo. Así empieza la búsqueda «doble» de Aegon, que abarca gran parte del capítulo.

El primer lugar al que van Aemond y Criston (disfrazados) es a la Calle de la Seda. Aemond cuenta que Aegon le llevó en su 13º cumpleaños, para convertirlo en un hombre. En el lugar donde preguntan, les dicen que hace mucho que Aegon no va por esa calle, sino por sitios más sórdidos.

En el castillo, Otto se reúne con algunos señores de las grandes casas para que juren lealtad a Aegon, por el cambio de parecer de Viserys. Les exige lealtad para Aegon. La mayoría hincan la rodilla, pero alguno plantea dudas y quiere consultarlo con su casa, mientras que la representante de la casa Fell dice que había jurado lealtad a Rhaenyra. Se los llevan a las mazmorras.

Continúa la búsqueda, ahora vemos a los gemelos Arryk y Erryk Cargyll recorrer los callejones en busca de Aegon. Por cierto, que los veía tan idénticos que he buscado, y son dos gemelos de verdad. Van a parar a un lugar donde se celebran luchas ilegales y brutales entre niños, y que al parecer suele frecuentar Aegon. Erryk, que es más cercano a Aegon, le está explicando a su hermano cómo es Aegon en realidad, y como dato añadido, le cuenta que ha estado dejando bastardos desperdigados por todos los bajos fondos (como un niño de pelo blanco que hay por allí). Arryk echa en cara a su hermano «tolerar» demasiadas cosas a Aegon durante muchos años, Erryk considera que no es su deber pensar sino cumplir la obligación de protegerlo. Allí, una mujer se les acerca y les ofrece llevarles junto a alguien que sabe dónde está Aegon, pero será a cambio de un precio y solo se lo contará a la Mano del Rey. Es alguien a quien llaman «Gusano Blanco».

Aemond le explica más cosas a Criston Cole. Como que él es más merecedor de la corona, porque es el que más ha estudiado, y el que más se ha preparado para reinar. Además, y lo que es casi igual de importante, Aemond quiere reinar y su hermano no. Me parece un poco forzado esto, porque al final Criston Cole parece la última persona a la que uno haría confidencias (reacciona menos que una ardilla disecada).

Uno de los señores que antes ha hincado la rodilla de forma un poco reticente, intenta salir de la ciudad. Larys se había fijado en sus dudas, e hizo que lo siguieran. La decisión de Otto es que la Justicia del Rey se ocupe de él. Vamos, que le dan matarile. Lo vemos después, lo han ahorcado.

En los aposentos de Viserys, las Hermanas Silenciosas se ocupan de prepararlo para el entierro, Alicent está allí y parece apenada y triste (claro que primero se ha encargado de asegurar el trono a su hijo xD). Luego va a ver a Rhaenys, que como es lógico está muy enfadada por su encierro. Nada más ver a Alicent, Rhaenys entiende que van a usurpar el trono, y Alicent le pide su apoyo. Alicent argumenta que la alianza con Rhaenyra solo les ha traído desgracias, y que encima algunos de sus nietos son hijos ilegítimos. Rhaenys no lo ve nada claro. Cuando Alicent intenta convencerla con la adulación y diciendo que ella debería haber sido quien reinara, y no Viserys, Rhaenys se enfada. Más aún cuando Alicent dice que la tienen encerrada, porque no quieren que Rhaenyra gane ventaja en dragones (si Rhaenys se vuelve a Marcaderiva con su dragona, y siendo partidaria de Rhaenyra, su bando tendría más dragones y podrían atacar Desembarco del Rey). Rhaenys le dice que siempre está siguiendo la voluntad de los hombres, cosa que Alicent debe reconocer que es cierta (no le contesta). La deja encerrada para que «reflexione».

Criston Cole y Aemond encuentran al grupo que conforman los gemelos Garwyll, Otto y el Gusano Blanco, que no es otro que Mysaria, la que fue amante de Daemon. Le han llevado el dinero, y a cambio ella les cuenta dónde ha puesto al príncipe. Además, tiene una reivindicación, y es que pongan orden en lo que ocurre con los niños (lo que hemos visto de las peleas) en el Lecho de Pulgas, algo que los Capas Doradas permiten a cambio de sobornos. También pide que recuerden que si Aegon está vivo, es gracias a ella, y que recuerden eso en el futuro.

Aegon está escondido en un templo, y la verdad, salta a la vista que no quería que lo encontraran. No quería que pagaran el precio por encontrarlo, no quiere reinar. A la salida les esperan Criston Cole y Aemond. Mientras Criston se pelea con uno de los Garwyll (el otro se mantiene al margen), Aemond captura a su hermano, que quiere huir de sus responsabilidades (literalmente). La relación entre los dos hermanos no parece ser muy buena, incluso hay un momento en que Aegon se ofrece a huir a donde no puedan encontrarlo, y dejarle el trono a Aemond. Pero claro, se lo llevan a su madre, pues Criston ha ganado la mini batalla.

Alicent va a ver a Otto. Discuten, la tensión es evidente. Alicent se siente manipulada por su padre, siente que así ha sido toda su vida. Alicent sigue rechazando asesinar para conseguir el trono, ella tiene la baza de tener a Aegon ahora, quiere ofrecer condiciones a Rhaenyra para que pueda aceptarlas y sobrevivir. También quiere nombrar a Criston Cole Lord Comandante de la Guardia Real, y celebrar la Coronación al día siguiente por la mañana. Llevará la espada Fuegoscuro, y según ella, representará la antigua fuerza de la casa Targaryen.

Cuando Alicent se retira a sus aposentos, Lord Larys va a verla. Dice que ha averiguado algo que le va a interesar. Mientras se sienta para contarle lo que ha averiguado, vemos un extraño símbolo de una luciérnaga en su bastón. Parece que es su símbolo, del que le gusta  hacer ostentación en diferentes prendas u objetos. Lo que le quiere contar es cómo Otto encontró antes a Aegon, pero eso tiene un precio. Y vemos que parece que es algo habitual entre los dos, Alicent pone cara de resignación y le muestra los pies. Larys le cuenta que hay una red de espías en la Fortaleza Roja, que espía todo lo que hacen todos, y que Otto sabía que existía pero les ha dejado hacer. Le explica que una de las espías es la dama de compañía de Alicent, y que hay una manera de eliminar toda la red, y es eliminar a la persona que está detrás de toda esa red. Alicent le dice que se haga cargo del tema, él acepta, y una vez llegan a un acuerdo, él se masturba mirándole los pies. Curioso el acuerdo fetichista que tienen estos dos.

Llega la noche y vemos a algunos de los personajes pensar en el día siguiente y lo que va a ocurrir. Entre ellos está Rhaenys, que parece que no tiene escapatoria. Eso es hasta que llega Ser Erryk, que, argumentando que no puede tolerar esa traición, le ayuda a escapar usando caminos secretos que llevan hasta fuera de las murallas. Él le quiere ayudar a buscar un barco y huir, aunque ella no quiere abandonar a su dragona Maelys. Todo se tuerce cuando llegan a las callejuelas de la ciudad, donde hay un tumulto que hace que se tengan que separar.

En el Gran Septo todo está a punto para la coronación. Hacia allí viajan Alicent y Aegon, él sigue sin estar muy convencido de todo el tema. Aegon sabe que Viserys nunca hubiera querido que él fuera rey, y aunque Alicent intenta convencerlo, él sabe que no puede ser verdad. Viserys tuvo 20 años para cambiar de opinión, no necesitaba susurrarlo mientras se moría con Alicent como único testigo. Al final parece que le convence un poco más, y Aegon ya parece más ilusionado. Cuando Alicent le dice que no siga los consejos de Otto para asesinar a Rhaenyra y su familia, él sale con un errático «¿Tú me quieres?» y ahí acaba la cosa. Es que en cada escena que sale, Aegon parece más desequilibrado.

La última escena es la de la coronación de Aegon como rey. Se celebra en el Gran Septo y acuden las multitudes a presenciarla. Rhaenys se mezcla con la gente, con el objetivo de llegar a donde está Meleys y escapar con su dragona.

El Gran Septo es imponente, de repente me vinieron recuerdos de la última vez que lo vimos entero en Juego de Tronos, jeje. En la ceremonia, es donde por primera vez se transmite la noticia de que Viserys ha muerto, y que su última voluntad fue que reinara Aegon. No hay tiempo para mucho más, porque enseguida entra Aegon muy bien protegido por muchos guardias. Comienza la ceremonia, y coronan a Aegon, que ahora ya parece más cómodo en esta nueva situación. Y claramente y por su personalidad, le resulta muy necesario el apoyo que siente por parte del pueblo. Rhaenys contempla todo escondida entre el público, hasta que se escabulle por un lateral.

Una vez terminada la coronación, se lía parda, porque Rhaenys de alguna manera atraviesa el suelo (el foso de dragones está debajo del Septo, se supone), y se pone con su dragón enfrente a todos ellos. Aunque tendría muy fácil quitarse de un solo «dracarys» a todos los verdes de un plumazo, elige solo enfrentarse a ellos y salir huyendo. En principio se supone que hacia Marcaderiva. A mí me hubiera gustado más verlos hechos churrasco, pero claro, así no habría serie.

Y nada, que el próximo capítulo ya será el último. Qué rápido se me ha pasado esta temporada, la he disfrutado muchísimo. Y muchas ganas de ver ya cuál es el final.

¿Quieres dejar un comentario?