La Casa del Dragón (HBO) – Resumen y opinión Cap. 1×04 «El rey del mar Angosto» (Con spoilers)

A punto de llegar a la mitad de temporada, tengo que decir que este cuarto capítulo quizá es el que se me ha hecho más lento. Muchos escenarios interiores, casi no se ve a ningún dragón, y más construcción de la tensión entre los personajes. No es un mal capítulo para mí, pero quizá de los cuatro, el que me ha parecido más de transición. Es necesario que cuente cada una de las cosas que cuenta (sobre todo por cosas que posiblemente pasen más adelante, pero quizá hay otros que me han parecido más interesantes.

Además, hay algunas escenas en este capítulo cuatro que… bueno, ahora lo comento con detalle y spoilers como siempre.

Importante: todo lo que escribo aquí  es un recuento de  lo que pasa en el capítulo. Así que sobra decir que tiene SPOILERS sobre el capítulo… y muchos.

Lord Boremund Baratheon, Rhaenyra y Ser Criston Cole

Pues el capítulo empieza muy poco tiempo después de lo último que ocurrió en el otro (la victoria de Daemon en los Peldaños). En la primera escena se nos sitúa en el momento temporal de manera que entendemos que no ha pasado mucho tiempo. Rhaenyra está escuchando las propuestas de matrimonio de diferentes señores. Cada uno de ellos intenta venderse como mejor puede, explicando las bondades de su castillo por ejemplo. Aparecen allí tanto viejos que le casi triplican la edad, como niños (un Blackwood se postula como pretendiente a casarse con ella). Incluso los pretendientes acaban peleándose a espadazo limpio por la competitividad que tienen entre ellos. No están en Desembarco del Rey, y además, como curiosidad, le acompaña Ser Boremund Baratheon. Lo siguiente que vemos es cómo vuelven en barco (antes de lo previsto) a la capital. Cuando ya están muy cerca de la ciudad, les sobrevuela Daemon en su dragón. También está volviendo a casa.

Daemon llegando a Desembarco del Rey, como «rey del mar Angosto»

Viserys se dispone a recibirlo en la sala del Trono. Hay cierta tensión pues a Daemon lo llaman últimamente el «rey del mar Angosto», por su victoria en los peldaños. Aparece con una corona un poco extraña (luego vemos que parece estar hecha con huesos… ¿humanos?), y como siempre un poco bromista. Enseguida le entrega el arma del enemigo derrotado a su hermano, «para el trono». Viserys le pregunta por su corona, y Daemon le explica que le nombraron «rey del mar Angosto» después de la victoria, pero que solo hay un rey verdadero, y que los Peldaños son suyos también. Viserys también le pregunta dónde está Corlys, y este está en su tierra, Marcaderiva. Los Peldaños han quedado sin tropas vigilándolos. Al final, Viserys le da un abrazo a su hermano, y así acaba la tensión del momento. También le dice que el reino está en deuda con él.

Hay una celebración en los jardines, y allí es donde se reencuentra Rhaenyra con su tío. Se nota que las cosas siguen muy tensas entre Viserys y su hija, debido a que ella ha cancelado el viaje para elegir marido. En cambio, entre Rhaenyra y Alicent las cosas ya parecen algo más tranquilas, sobre todo porque Alicent muestra bastante comprensión y paciencia con su ahora ex amiga. Alicent se siente algo aislada en su posición de reina, a la vez que Rhaenyra también le dice que la ha echado de menos, y también comprende que precisamente Alicent se encuentra donde ella no querría estar (encerrada y obligada a parir hijos). Más tarde también veremos a Alicent mostrándose bastante infeliz y agobiada con su situación de madre.

Más tarde, en el Bosque de Dioses, Rhaenyra tiene el primer momento a solas con Daemon. Le pregunta por qué ha vuelto, y él le contesta que echaba de menos «la comodidad del hogar». Han pasado varios años desde que se vieron la última vez, y ella ha pasado de adolescente a mujer. Enseguida sale el tema de la presión por casarse ella, él desde su perspectiva de hombre no lo ve muy dramático, pues opina que una vez se case podrá hacer lo que quiera (como él, que a su mujer ni la ha visto en años). Sin embargo ella es consciente de que para una mujer es diferente, para muestra lo que le pasó a su madre, que murió pariendo. Al final, Rhaenyra dice que quiere vivir sola, sin casarse.

En el consejo real, hablan sobre los Peldaños, y sobre la Serpiente Marina. Ahora Corlys está en una posición de poder respecto a los Peldaños, y el Consejo teme que sienta todavía rencor por el rechazo de Viserys a casarse con su hija. Además, Otto tiene informaciones de que Corlys está negociando con el señor del Mar de Braavos, para casar al hijo de este con su hija Laena. Proponen arreglar esa situación potencialmente peligrosa, con otro pacto matrimonial. No explican cuál, pero se supone que involucra a Rhaenyra.

La obra de teatro callejera satírica donde Rhaenyra ve cosas que no le gustan demasiado…

Al llegar la noche, Rhaenyra se retira a su habitación y encuentra que alguien le ha dejado allí ropa y una nota. La nota le indica una manera de salir de su habitación, por un pasadizo secreto. Así que se cambia de ropa y va para allá, disfrazada de «persona normal» y con la melena oculta. Evidentemente es un plan de Daemon, que le espera y le guía a los barrios bajos de Desembarco del Rey. Le muestra a Rhaenyra cómo la gente se divierte. Una de las diversiones es el teatro callejeron, donde realizan una sátira de los asuntos de la sucesión. Rhaenyra se da cuenta de que gran parte del pueblo considera que su hermano Aegon debería ser el heredero, solo por ser un varón.

Por otro lado, vemos el contraste entre esto, y el plan nocturno de Viserys y Alicent. Alicent cuida a Viserys y le limpia las heridas. Cuando vuelve a su habitación, una criada viene a comunicarle que su marido le ha reclamado, y ya sabe lo que eso significa. Es la primera vez que vemos una faceta íntima de este matrimonio, y lo que se ve es cierto cariño, pero poco más. Las escenas se entrecruzan, y veremos el sexo sin placer de Alicent, vs el sexo de los bajos fondos, un sexo de otro tipo que Rhaenyra está viendo por primera vez de la mano de Daemon.

Y aquí viene la escena polémico-incestuosa del capítulo, cuando Rhaenyra y Daemon entran en un burdel. Daemon quiere explicarle que hay placeres que no conoce, que el matrimonio es un deber pero eso no debe privarla de follar con quien quiera. Es entonces cuando comienzan a besarse y parece que van a pasar a hacer algo más, pero en el último momento Daemon se va y la deja sola en el burdel. Ella se ve obligada a volver al palacio, sola, vemos un niño (¿os acordáis de los «pajaritos» de Varys en Juego de Tronos?) que la ve y corre a contárselo a alguien. También le ha visto otro guardia.  Al llegar a la habitación, Rhaenyra se pone «juguetona» con Ser Criston Cole, que es el encargado de vigilar su puerta. Acaban acostándose juntos, en una escena en penumbra que no evita el tópico «mano que aprieta la sábana».

A la mañana siguiente, vemos a Daemon con Mysaria, él se despierta evidentemente perjudicado. No sabemos muy bien en qué momento Mysaria ha vuelto a Desembarco del Rey, y no sabemos con qué propósito, aparte de asistir a Daemon en su resacón.

Otto, por otro lado, informa a primera hora a Viserys de los rumores que le han llegado acerca de Rhaenyra. Le explica que han visto a la princesa, en un burdel, acompañada de Daemon, en actitud poco decorosa, los dos. Viserys no se lo cree, pero Otto insiste en que sus informaciones son fiables y que algunos sirvientes incluso vieron a Rhaenyra volver disfrazada a sus aposentos. Viserys lo despacha afirmando que la ambición por arrebatar el trono a Rhaenyra está cegando a Otto. Alicent ha escuchado todo pues también está en la habitación.

Criston Cole avisa a Rhaenyra que Alicent quiere verla en el jardín de los dioses. Quiere avisarla de que Otto la acusa de follarse a su tío en una casa de placer. Quiere preguntarle si las acusaciones son ciertas, ya que los Targaryen tienen extrañas costumbres (no serían los primeros Targaryen en tener relaciones incestuosas). Rhaenyra se lo niega todo, e incluso dice que cuestionar su virtud es un acto de traición. Alicent quiere advertirle de lo que sabe, y Rhaenyra acaba explicándole que no hizo nada en el burdel. Cosa que es cierta, pero omite lo que sí hizo de vuelta en el castillo. Alicent está disgustada, porque llevan tiempo intentando casar a Rhaenyra y que haga algo así, lo estropearía todo.

Daemon se presenta en el castillo en condiciones no del todo presentables, y enseguida lo llevan a presencia de Viserys, que lo anda buscando. Lo hace llevar a la sala del Trono, y le interroga sobre lo que ha pasado. Le recrimina lo que ha hecho (da por buena la versión de Otto) con Rhaenyra, a la que considera una niña. Sin embargo, Daemon defiende que ya es una mujer, y le pide que la case con él. A Viserys no le hace mucha gracia la propuesta, pues considera que Daemon no quiere a su hija sino el trono. Le dice que se vuelva al Valle, donde está su mujer, y que no quiere volver a verlo. Curioso que Daemon no niegue haberse acostado con Rhaenyra, sabiendo los problemas que puede causarle la mentira.

Viserys habla con Alicent. Ella le dice que quizá Daemon miente, pues suele hacerlo. Viserys dice que aunque eso sea verdad, Daemon y Rhaenyra tienen en común el tener «la sangre del dragón». Al principio del capítulo se han resaltado en una conversación las diferencias que siempre ha habido entre los dos hermanos, y Viserys está viendo ese carácter un poco salvaje de Daemon en su propia hija. La hace llamar a su habitación, para hablar con ella. Viserys es un experto en historia y le explica la historia de una daga que tiene en el fuego, al rojo vivo. La daga perteneció a Aegon el Conquistador, y antes no se sabe a quien. La daga, cuando está al rojo vivo, muestra unos grabados que los piromantes valyrios ocultaron en el acero. La frase es:

«De mi sangre nacerá el príncipe que fue prometido, y suya será la Canción de Hielo y Fuego»

Viserys le suelta un discurso sobre la responsabilidad que ella tiene como heredera, una responsabilidad que trasciende y es más importante que ellos mismos. Le dice que otro le hubiera desheredado, y que no importa lo que haya hecho, sino las apariencias. Que entiende que es injusto que el trato sea diferente por ser mujer, pero que así es, y ella debe actuar en consecuencia. Le comunica que no habrá más cortejos, y que se casará con Laenor Velaryon, el hijo de Corlys. Que será una alianza que favorecerá al reino, y les hará más fuertes. Ella le dice que acepta, pero le pregunta qué va a hacer con Otto. Acusa a la Mano, de estar demasiado pendiente de sus propios intereses y poco de los del rey. Rhaenyra le dice a su padre que cumplirá con su deber y se casará, pero que él debe cumplir con su deber como rey y hacerse cargo de Otto.

Viserys llama a Otto. Se pone a recordar la cacería en que murió su padre, Baelon el Valeroso, heredero antes que él del Trono de Hierro. Afirma que la muerte de su padre favoreció a Otto, que consiguió ser Mano en lugar de Baelon. Que además pudo enseñar al propio Viserys a ser rey, y que pasó de ser un «don nadie» a ser el segundo hombre más poderoso del reino. Viserys también se ha dado cuenta de cómo Otto manipuló a Alicent, para que le consolora después de la muerte de su primera mujer. Al final le dice que busca demasiado sus intereses, que durante años ha sido un servidor fiel, pero uqe prescinde de sus servicios como Mano.

En la última escena, un Maestre lleva una medicina a la habitación de Rhaenyra. Es una poción abortiva, que Viserys le ha hecho enviar, para prevenir consecuencias indeseadas de su aventura nocturna. Rhaenyra se ha dado cuenta de que su padre no está seguro de que ella siga siendo inocente, más bien le está dando señales de que no se ha creído que sea ya inocente para nada.

Realmente la actriz que da vida a Rhaenyra, Milly Alcock, ha hecho/está haciendo muy buen trabajo en la serie, el próximo capítulo ya será el último en el que la veremos y la verdad es que me da pena, y algo de miedo por la actriz que vendrá.

Por otro lado, en el tráiler del próximo capítulo, vemos que habrá algo más de acción. Ya sabemos lo que pasa en el universo de Juego de Tronos con las bodas, que tienen su peligro XD. Pues se avecina una boda real entre Laenor y Rhaenyra, por ello en el tráiler también se menciona una «segunda era de dragones», pues Laenor Velaryon tiene su propio dragón. Se habla de una posible guerra, se habla de la eventual muerte de Viserys, se ve violencia y peleas a puñetazos, y a un Otto que no deja de maquinar para conseguir el poder. ¡Pinta interesante!

¿Quieres dejar un comentario?