Prisoners, de Dennis Villeneuve (2013)

Prisoners PosterDesde hace una temporada – que coincide casualmente con el comienzo de los estrenos de las series de otoño 🙂 – estoy viendo pocas películas, y algunas de las que he visto no las he reseñado por uno u otro motivo. Sin ir más lejos, ha sido el caso de Sin Frenos (Premium Rush), la malísima peli “de bicis” protagonizada por Joseph Gordon-Levitt, que vi ayer. Pero en el caso de Prisoners, creo que sería un pecado no escribir reseña porque la película sí la merece. No es solo porque las críticas hayan sido buenas desde su estreno, sino porque ahora que la he visto, yo también puedo dar fe de ello.

No es algo en lo que suela fijarme demasiado si no son nombres que reconozco a primera vista, pero en este caso el director de la película me sonaba bastante. Mi mala memoria impidió que asociara director con películas a la primera. Así que en un par de minutos pude ver que Dennis Villeneuve me sonaba nada menos que por haber dirigido la devastadora Incendies, una de esas películas que le hacen polvo a uno y dan para pensar un rato sobre temas en los que uno no suele detenerse. En este caso, el tema tratado no tiene que ver para nada con el de Incendies, pues allí se trataban aspectos como la identidad, la tortura, secretos en el seno de una familia, política… Y aquí la historia está centrada en el secuestro/desaparición de dos niñas pequeñas y algunas de las consecuencias y decisiones que a consecuencia de ello tienen que afrontar familias. Sin embargo, sí hay puntos en común. Otra vez entramos en el pantanoso tema de la moralidad, de lo que está bien y lo que está mal, la familia una vez más, y aquellas cosas que uno acaba haciendo porque cree que son las correctas en ese momento…

Al principio de la película conocemos a las familias Dover y Birch, que viven en un tranquilo barrio residencial en casas vecinas. Están celebrando la cena de Acción de Gracias, y todo va sobre ruedas hasta que se dan cuenta de que las niñas pequeñas de las dos familias han desaparecido. Para entrar un poco en contexto, diré que la familia Dover está compuesta por padre, madre, hijo e hija. El padre, Keller Dover, está interpretado por Hugh Jackman, y Keller es un hombre de fuertes convicciones religiosas que se dedica a la carpintería, y aparte de eso, una de sus aficiones es la caza y en cierto modo le obsesiona la supervivencia. Su mujer es Grace (Maria Bello), y los hijos son Ralph y Anna. La familia Birch está compuesta por Nancy (Viola Davis), Franklin (Terrence Howard), Eliza (Zoe Borde) y Joy (Kyla Drew Simmons). En la película va a haber otros personajes importantes, y se trata de la familia Jones, compuesta por Alex Jones (Paul Dano) y su tía viuda, Holly (Melissa Leo). Son importantes porque la caravana en la que Alex suele desplazarse ha sido vista en el vecindario de las niñas poco antes de su desaparición, y Alex resulta ser el único y principal sospechoso al principio de la película. Y por último, tenemos al detective Loki (Jake Gyllenhaal), responsable de dirigir el caso de la desaparición. Será él el que tenga que interrogar al sospechoso, llevar a cabo la búsqueda e intentar discernir qué de lo que le cuentan es cierto y qué no. El detective, como vemos, es un hombre meticuloso con algún que otro problema personal, y con un tic pronunciado que le hace fruncir los ojos constantemente.

Lo mejor será que no cuente más que eso que pasa en los primeros minutos. Dos familias, un policía y un sospechoso. Ahí arranca la historia, y yo no sabía a dónde me iba a llevar, no había visto ni siquiera ningún tráiler, y lo agradecí enormemente mientras la veía. Porque la verdad, esta es de esas películas en las que se disfruta, porque están bien contadas y porque uno no sabe qué pasará. Puede tener sospechas, puede tener intuiciones, pero la cosa no está clara y eso me encanta.

La historia es un thriller cargado de suspense, donde lo que uno piensa hasta cierto momento se puede dar la vuelta completamente con según qué giros del guión. Lo bueno del tema es que el espectador no sabe quién es el culpable. La película es agobiante, da angustia porque no se sabe quién tiene razón y si las cosas que hacen los protagonistas están realmente bien. No solo desde el punto legal, sino desde una óptica más amplia. ¿Se están equivocando, cometiendo el error más grande de sus vidas? O al contrario, ¿es lo único que pueden hacer? ¿Yo haría lo mismo? Es la falta de confirmación o de seguridad en que un personaje está haciendo lo correcto lo que a veces da angustia, porque sabemos que realmente son en esencia buenas personas, y si hacen lo que hacen, es precisamente para hacer lo correcto, lo que deben hacer. Me ha encantado de esta peli que está llena de claroscuros, me ha gustado la ambientación, el retrato de unas familias desesperadas que podrían hacer lo que fuera para arreglar las cosas.

En una película donde los personajes tienen tanta importancia, lo peor sería tener malos actores y actrices que no estuviesen a la altura de sus papeles dramáticos. No es el caso. Desde los secundarios hasta los dos papeles protagonistas (el dúo Jackman-Gyllenhaal), todos contribuyen a crear una sensación de desasosiego muy realista. Sobre todos los demás, y a pesar de que Jake Gyllenhaal está brillante, destaca Hugh Jackman en uno de los mejores papeles de su carrera, desempeñando en esta ocasión el papel de un padre desesperado que no quiere ni puede quedarse esperando a que la policía haga su trabajo. Consigue transmitir sus dudas, su miedo, su desesperación y su rabia en cada momento con total eficacia.

Es una película larga, unas 2 horas y 20 minutos, pero aún así ha conseguido mantenerme atrapada y con los ojos clavados en la pantalla. No parece haber escenas ni diálogos superfluos, todo parece concreto y útil, desde las escenas familiares del comprensible dolor e incertidumbre, hasta esas otras donde predominan la acción, la investigación, o la fuerza bruta.

En resumen, un thriller muy recomendable, con una buena dosis de suspense y agobio que me mantuvieron pegada a la pantalla. Hugh Jackman hace un papelón. Espectacular. Quizá, si tuviese que ponerle alguna pega, me quejaría de la resolución de la película (no hablo del final-final, sino de todo el último tramo). Me quejo pero no diré por qué. Sería spoiler. 🙂

prisoners-bannerDirector: Dennis Villeneuve
Guión: Aaron Guzikowski
Año: 2013
País: USA
Duración: 153 minutos
 Ficha IMDB
Web oficial
Reparto: Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal, Viola Davis, Maria Bello, Terrence Howard, Melissa Leo, Paul Dano, David Dastmalchian, Dylan Minnette, Erin Gerasimovich, Kyla Drew Simmons, Zoe Soul, Len Cariou, Wayne Duvall, Sandra Ellis Laffert

2 comments

  1. Me pasa lo mismo, en la resolución de la película hay tres o cuatro cosas que me sacaron bastante de la película, cuestiones absurdas que, la verdad, sorprenden mucho en un guión que ha cuidado tanto la creación de una situación tensa y angustiosa. Hasta ahí, formidable. Pero eso me deja muchas dudas y me impide darle a la película el sobresaliente que se hubiera merecido durante muchos minutos…

Deja un comentario