Noche ‘Perdida’ con Cuatro, la noche que Cuatro me timó – final de Lost (sin spoilers)

Bueno, pues como decía el otro día, al final madrugamos para ver el capítulo final de ‘Lost’.

Hoy a las 6:20, y tras acostarnos ayer más o menos a las dos de la mañana, nos levantamos para ver el final de una serie que por muchos motivos ha sido mítica para nosotros. Vamos, que nos ha acompañado en muchos momentos de nuestra relación y la verdad es que nos ha aportado muchos buenos ratos. Para mí, muchos más que cualquier otra serie, y desde luego me ha enganchado de una forma única.

Por eso comentaba el otro día que aprovechando que hoy no se trabaja aquí en Barcelona, nos íbamos a levantar para ver el capítulo final de Lost.

Tranquilos los que no hayais visto nada, no voy a comentar detalles del final. No en este post, al menos.

En Cuatro la cosa pintaba bien, iban a emitir el capítulo con sólo un margen de retraso de media hora con respecto a la emisión estadounidense, con subtítulos incrustados y tal… pero ¿para qué? Finalmente les ha quedado una mierda.

Uno piensa, cuando una cadena hace una cosa así, que la va a hacer bien. Quizás es que hemos pecado de ingenuos, puede ser, pero qué coño, ellos cobran por eso, deberían hacerlo bien y no prometer algo que no van a poder realizar.

Los errores son demasiado numerosos para enumerarlos, pero baste decir, así por encima, aquellos que nos hicieron enfadar más:

- Los subtítulos, durante todas las dos horas y pico, están desincronizados más o menos 1 o 2 segundos… que vale, si fuera una serie que me he bajado de internet y a la que chapuceramente he bajado los subtítulos de cualquier lado, vale. Y aún así, hay programas con los que cualquiera puede arreglar eso fácilmente. Pero (subrayo) ellos son profesionales, y eso es una mierda con mayúsculas. A veces, cuando hablaban un poco rápido, uno podía llegar a confundirse porque los subs iban tan mal que se solapaban y retrasaban y uno se podía hacer la picha un lío porque las letras no iban con las voces. Que vale, nosotros de inglés controlamos un poco y nos dio igual, pero no me quiero ni imaginar alguien que controle menos, podría tener una confusión importante.

- A ratos (bastantes ratos) no hay subtítulos. Y repito, nosotros podíamos entender lo que decían, pero ¿os imaginais lo que puede suponer algo así para alguien que no entienda bien el idioma? ¿Como de frustrante puede ser levantarse a las seis y media de la mañana para luego, a ratos, no enterarse de nada? Pues eso.

- La cosa no queda ahí. Fueron tan chapuceros que no tuvieron en cuenta que los subtítulos casi todo el rato se cortaban por la derecha. Madre mía.

- La imagen, a ratos, se congelaba. Vamos, como si lo hubieran descargado con calidad mala.

- En una escena, se ve a dos personajes hablando (por cierto, en una escena muy importante), y los subtítulos son… de la escena anterior!!!! A continuación pasó a no haber subtítulos, y cuando Carlos ya estaba a punto de volverse a la cama de mala leche, los subs volvieron a su (horrible) normalidad.

Pero lo peor de todo, el premio gordo por así decirlo, fue que en Cuatro:

- Se comieron una escena de casi seis minutos. Esa escena dura nada más y nada menos que 5:53 minutos, casi seis minutos, de una escena crucial en la primera parte del final, una conversación a la que luego vimos que hacían algunas referencias y pensamos WTF!? Y cuando vimos a unos personajes juntos que antes no lo estaban… WTF… again! Se nos comieron una gran parte del capítulo, una parte importante, así por todo el morro. 

Y para rematar todo eso, hubo una especie de pseudo-tertulia lamentable nada más terminar el capítulo, con Ana García Siñeriz presentando… y sin tener ni puta idea de la serie, tan poca idea que ufff, parecía que no sabía ni como coño se llamaba uno de los protagonistas, pero mejor no digo la gloriosa frase. Luego presentaron a cuatro impresentables (qué paradoja ¿eh?) que se pusieron a opinar alegremente sobre el final, sin tener ni puta idea, y como si fueran expertos. Asombrada me quedé cuando hicieron entrar a un tío raro y a Flipy el de ‘El Hormiguero’ para opinar como expertos. WTF!? Que para poner eso, señores de Cuatro, era preferible no haber puesto nada. Y de hecho, para haber emitido el capítulo como lo emitieron, mejor que se hubieran esperado a la noche y lo hubieran hecho en condiciones. Porque así, hecho con agonía para que la gente lo viera ahí antes que descargado de internet, sólo han conseguido que salga una mierda, cabrear al personal, y aque además lo tengamos que bajar igualmente porque ellos se cargaron el capítulo.

Y por todo esto, desde este humilde blog, le concedo a la “noche perdida” (para perdidos, ellos) de Cuatro, el premio que me acabo de inventar y que lleva esta medallita. Porque ellos lo valen, sí señor.

Y para subrayar las quejas, que no son sólo exabruptos de una friki indignada, ver que lo mal que lo ha hecho Cuatro ha sido noticia en diversos medios de comunicación y ha tenido un gran eco de quejas airadas de fans. Sólo tenéis que ver cualquier periódico digital, en todos se comenta lo mismo.

Para terminar, algunos de esos grupos que tanto me gustan de Facebook, los cuales aumentan en número de seguidores de forma alarmante. Por algo será.

El lamentable Especial de cuatro de Perdidos
Que el Humo Negro destruya los estudios de Cuatro
Una manada de monos bizcos retransmitieron el final de Lost en España

Edito: he visto mientras comía los informativos de Cuatro, exclusivamente para saber si hacían mención del sinfín de fallos técnicos. No sólo no han hecho mención de nada en absoluto, sino que se han echado flores y todo… como decís en los comentarios, como si la serie la hubieran inventado ellos. Qué vergüenza…

Cuando es mejor callar

Hoy he plagiado el título de la entrada a un artículo de opinión de El Periódico, que no he leído entero pero del cual me ha llamado la atención su título, y su significado.

Si por ejemplo, Lucía Etxebarría se hubiera callado la boca y no hubiera soltado esto (aquí):


P: Dice que le gustan personajes femeninos como Lady McBeth y Tamora, la reina goda de ‘Tito Andrónico’. ¿Qué le parece la Lisbeth de Stieg Larsson?

R: A Lisbeth ya la había creado yo antes. Beatriz no era hacker, pero era bisexual y llevaba el pelo rapado. Él ha cogido un tipo de mujer que existe y si la hice yo antes fue porque yo estaba en la calle y él no. Este es un tipo de mujer que está en la moda y en la música. Y en las novelas seguro que hay un montón de heroínas así. El sistema siempre fagocita lo que empieza como antisistema. Lo que ha ocurrido es que este hombre ha sacado esta imagen de mujer cuando ya todo el mundo está dispuesto a aceptarla y la convierte en un bestseller. Hace once años Beatriz molestaba.

Como decía, si ella no hubiera dicho eso, yo no tendría que asumir mi posición de “facepalm” (expresión que me encanta, por cierto, esa de facepalm, tan gráfica, tan práctica en este mundo lleno de bocazas y gilipollas) y pensar que en realidad no es la Etxebarría la que habla, sino su tremendo orgullo. No he leído nada de esta escritora, pero alguien que se considera tan innovador y tremendo (eso de “molestaba”, en plan de fui-demasiado-innovadora-para-la-época me suena fatal), seguramente… no lo es.

Este sería un ejemplo de “mejor que se hubiera callado”.

Pero lo que sí me hace asumir esta postura

es la siguiente argumentación del señor Alierta, presidente de Telefónica, que vi ya hace unos meses. Ehm, su argumentación es tan estúpida, y en la descripción del vídeo los motivos por lo que todo lo que dice este tío son gilipolleces, están tan claros… que para qué decir más. Decir que se ha fumado algo, o que va borracho, creo que es poca justificación para eso.

Ufff, en serio, si tenéis un rato escuchad el extraño discurso de este hombre. Qué grande país de oportunidades, donde un tío como este puede llegar a ser presidente de una de las empresas más grandes del país.

¿Por qué está tan poco valorada la virtud del saberse callar a tiempo, o el silencio? ¿El “más vale parecer tonto y estar callado… que abrir la boca y disipar las dudas”?

Nieve por sorpresa en Barcelona!!!

Hoy, así, sin previo aviso y después de algo así como 15 años sin caer nieve en el área metropolitana de Barcelona, se ha liado a nevar después de comer que no había quien lo parara.

Es más, en el trabajo nos han dicho que nos podíamos ir antes. Así que me fui antes.

Estaba saliendo del edificio cuando vi a una chica que entró hace una semana a trabajar en la empresa, hablando con el portero. Él le decía que un taxi que la llevara a la estación iba a tardar un montón, así que me ofrecí y la llevé. Así que ahí fuimos al coche tan contentas (o algo) con la de cristo cayendo en forma de nieve. Y yo en el coche lleno de mierda con una chica francesa a la que apenas conozco y a la que iba dando conversación mientras íbamos a la estación.

En serio, me da pánico conducir con nieve y hielo. Y aquí no era para tanto porque dentro de lo que cabe no nevó tanto. Pero me acuerdo tanto de un fin de año que pasamos 5 metidos en un coche… nos dieron las uvas y lo que viene después, si que esas aventuras en familia no tienen precio. Es más, me acuerdo que me llevaba en el coche “It” o “Apocalipsis” de Stephen King (es que los dos son unos tochos y no me acuerdo). Me lo había leído ya y estaba amargada perdida. ¡Cinco en un coche! Y además hace 15 años o así, imaginaos que la calefacción era el calor humano de mis abuelos, madre y hermano. xD Pues eso, en esa ocasión, los coches resbalaban cosa mala, íbamos sin cadenas y lo pasamos fatal. Éramos cinco y aún así nos costó.

Así que hoy todo iba bien hasta que empecé a notar que el coche “se iba” cuando frenaba a veces. Y yo intentaba recordar a toda costa hacia donde estudié en la autoescuela que había que girar el volante si se daba el caso de que el coche resbalara (no me acordé). De lo que sí me acordaba es de que no hay que hacer frenadas bruscas ni movimientos raros porque el suelo está muy resbaladizo. Y claro, todo fue genial, excepto esos pequeños resbalones sin consecuencias, hasta que llegamos a la estación.

Justo cuando quedaban cinco metros para parar y dejar a la chica, freno detrás de una especie de jeep a unos cuantos metros, con tan mala suerte que el coche hizo “ziiiiip…” justo hasta estamparse con la parte de atrás del jeep. Como estábamos todos parados en un semáforo, el tío salió del jeep, pero se ve que entre ver mi coche (que es pequeñito) y verme la cara de angustia a mí, pasó de problemas, meneó la mano y se metió en el coche. Ni yo me hice nada, luego me fijé, y seguramente a su coche no le hice ni una rayita. Así que después de las “emociones fuertes” dejé a la chica allí y me fui a casa. Os juro que lo pasé fatal y quería llegar de una puta vez… las calles estaban desiertas por las calles que fui, por suerte, pero llenas de nieve y de gilipollas que se ponían a cruzar como si nada, ¿es que no se imaginan que los coches pueden resbalar con el hielo? Yo estaba decidida a frenar si los veía de lejos, pero de cerca… bueno, por suerte no se metió nadie.

Y luego al llegar a casa sacamos unas cuantas fotillos. Joer, qué bien se está calentito en casa.

A estas horas queda algo de nieve sobre los coches, pero ya paró hace un par de horas y está todo medio derretido ya. Además las previsiones para mañana han dicho que ya no nevará más. Ha sido algo único y seguramente tardará mucho en repetirse. Una especie de regalo de cumpleaños, jaja. ;D

Eso sí, como se puede apreciar no iba vestida para la ocasión. Concretamente, con esa ropa se me colaba la nieve por la nuca.

(Por cierto, Simone, he sido incapaz de encontrar ese spoiler… todo es que quiera por una puta vez en la vida leer un spoiler para que no lo encuentre, ains xD)

Publicidad oportunista y de mal gusto

¿Alguna vez habéis pensado al ver un anuncio algo como esto?

“Han meado fuera del tiesto”
“Son unos oportunistas de mierda”
“Tienen la gracia en el culo”

… y cosas parecidas. Pues yo sí.

Cada vez que veo un anuncio de esos que aprovechan el concepto de la crisis para vender su producto, o que hacen estúpidos juegos de palabras con temas dramáticos de actualidad… cada vez que veo un anuncio que habla de “si te quedas en paro etc. etc.” ¡Pero hombre! Si me quedo en paro o cuando veo el anuncio lo estoy ya, me voy a acordar de la madre de los ingeniosos creativos de esa empresa.

¿Y por qué me ha dado por esto hoy?

Pues porque me ha llegado “esto” al correo. Resulta que he comprado algunas veces con Atrápalo y la verdad es que no me molesta ver continuamente ofertas de vacaciones para las que no tengo tiempo ni dinero en mi buzón de email… seré rara.

La cuestión es que me pareció de un pésimo gusto y de no tener ni pizca de gracia ver algo así utilizado tan a la ligera.

¡Amos anda!! ¿Ciclogénesis de hallazgos? ¿Hallazgogénesis? ¿Cuántos petas se habían fumado los del Departamento de Marketing de Atrápalo? Ay…




¿Y este otro anuncio? Oooh, qué bonito, gracias al teléfono consigue trabajo el pobre Luis… estos de Telefónica fueron previsores, porque si llegan a sacar el anuncio ahora sería más bien algo como “¿te acuerdas de Luis? Se ha quedado en el paro” y el otro diría “Otro más, que se venga al parque a alimentar a las palomas” o algo… y sí, me ponen muy de mala leche los anuncios que quieren hacer demagogia con temas así.


¡Vamos, me parto!!

Y vuelve Telefónica en versión Movistar… aquí tocando los huevos a los autónomos. ¡Qué capacidad de inventiva!

Y este ya es viejo… pero qué tema tan de actualidad eso de ir a entrevistas de trabajo. Además de que es uno de los anuncios más absurdos que se han hecho nunca.

¡Ese Alejandro juerguista!

Y este otro, uno de los que os decía que venden un servicio en el que hay “protección por desempleo”. Vamos, que si te quedas en el paro no te cobran, supongo. Aunque también tendrá su letra pequeña, seguro y como todo…

Hola, gente de Sanitas, soy Alejandro García y os quería decir que ya no hace falta que me ayudéis porque he encontrado un curro de la hostia de ejecutivo…

Vamos, como la vida misma.

Y bueno, otros que se han apuntado a las medidas que suenan tan bien en estos tiempos pero que luego en la práctica les cuestan muy poco, es la Mutua Madrileña. Dedicaron uno de esos horribles anuncios “soy soy soy” para difundir esta campaña.

Y creo que ya basta por hoy. Todo porque no me ha gustado un correo de esos de publicidad, ya veis…

Desastre en Chile

Entre que hoy no tengo muchas ganas de postear nada y he visto en el blog de Alcorze una entrada sobre el tema, se me ha ocurrido que por qué no, que pondré una entrada sobre lo que ha ocurrido con el terremoto en Chile. Y otras veces que han ocurrido desgracias similares no ha salido de mí hacerlo, pero hoy sí.

De momento hay setecientos y pico muertos y 19 desaparecidos… es horrible cuando algo así sacude un país, lo veo en la tele e intento hacer un ejercicio de empatía. Y no soy capaz de imaginar algo así aquí. Estamos muy acostumbrados a que nunca nos pase nada. Y claro, en España también están pasando cosas malas, hay inundaciones, pérdidas económicas y algunas muertes. Pero ni de lejos existe por aquí ni la sombra de esa gran devastación que sufren ahora mismo, y sufrirán durante mucho tiempo, allí. Porque cuando estamos hablando de la destrucción total de muchas ciudades, de la muerte de tantas personas, todo ejercicio de empatía se queda corto.

Así que en resumen, no sé qué decir. Sólo que, egoístamente, me alegro de que las personas que conozco a través de internet allí, están bien y sus familias también.

(La foto es de Chile, las Torres del Paine… supongo que es mucho mejor poner esta foto que otras, no por comodidad o estética, sino por respeto)

Despidos "feos"

No sé, pero supongo que si trabajáis en una oficina grande, tipo multinacional, os ha pasado o a lo mejor os suena la historia. Una leyenda urbana o incluso que lo hayais visto en vivo y en directo, pero sería más o menos así:

Una persona X llega un día a trabajar. Todo va bien hasta que se dispone a entrar en el programa o la intranet de turno, mete las claves y… no van. 
Esto no es nada fuera de lo normal, pues al menos en las empresas que he estado, la informática falla más que una escopeta de feria, y para eso está el departamento de Sistemas. Telefonazo pues, y la cosa no es tan fácil.
Resulta que el que no hayan funcionado las claves no podría ser más intencionado. Echan a X con cualquier explicación que normalmente tiene poco o nada que ver con la verdad.
Por cierto, lo echan ese mismo día.


Como digo, yo he conocido casos con nombre y apellidos, casos concretos, y por lo tanto no es una leyenda urbana. Pero imaginaos que os pasa. Yo he salido de varias empresas (bastantes) y cuando he salido, ha sido porque me ha dado la gana, o porque se me terminaba el contrato, o porque (en una de ellas) la empresa se fue al carajo. Nunca me han echado de “mal rollo” y mucho menos, con estas maneras.

Que me imagino que me lo hacen a mí, y entre el shock y que no soy muy extrovertida, igual no diría nada, pero sí lo pienso y lo pensaría cuando me pasase: “oye tío, que estas no son formas”. Que si piensas que me voy a llevar los benditos datos de la empresa y soy tan mala empleada, pues igual me los he llevado ya hace días en un pen o yo qué sé. Y es que, al margen de que te quieran o no para trabajar, eres una persona. Y quizás echándote de un día para el mismo día pretenden hacer ver que la cosa ha sido repentina… y a veces nada más lejos de la verdad.

En una empresa que estuve echaban siempre a la gente los viernes antes de la comida (se terminaba a las 2). Supongo que una medida para que después del fin de semana, volvieran los demás y la cosa no estuviera tan “fresca”.

Y luego a la gente le pareció fatal una vez que una compañera mía dijo que no iba a volver al día siguiente… ¡si en el fondo estaba haciendo lo mismo que hacen las empresas! ¿Acaso es mucho peor por el mero hecho de que el jefe no lo tenía previsto? Porque esa es la única diferencia, al margen de que somos personas y etc.

Expediente X automovilístico (luna trasera hecha trizas)

Hoy cuando salí a la hora de comer, me encontré con esto cuando fui a coger el coche.

¿Uno de mis fans? xD Quién sabe… igual tendría que haberme fijado en si tenía alguna notita dentro y el par de agujeracos de la luna trasera fue sólo para hacérmela llegar.

En fin, como es natural, por la tarde no fui a trabajar, sino que me tocó llamar al seguro para ver qué hacía con el coche de los huevos, ya que no era plan dejarlo en la calle prácticamente abierto.

 Pero antes de llevarlo al taller, el coche y yo (y luego Carlos) dimos unas cuantas vueltas por ahí, manteniendo como campeones los cristalitos (casi todos) en su sitio. Ahora el coche está en un taller de esos que cambian las lunas rápido, pero claro, habiéndolo llevado a primera hora de la tarde, se pasó la hora de hacer los pedidos y hasta mañana no lo tendré.

Luego volví al trabajo a decir que no volvía, con documentación gráfica incluida para demostrarlo, y nada, la gente tenía teorías de todo tipo: que si me habían querido robar, o algo que le cayó encima, o incluso que habían querido robar la luna… ¿cuál es vuestra teoría?

La mía, después de haber examinado el terreno, es que estaban segando el césped al otro lado de la verja donde estaba, y tiraron algo o se les cayó algo, que fue a parar encima de mi coche. Por la casualida de que justo estuvieron cortando hierba hoy, más que nada… Pero claro, igual tampoco tiene mucho sentido, el coche que estaba justo detrás no tiene nada, la chapa no tiene nada, no sé… Lo que sí es seguro es que fue un hostión de impresión el que se llevó, mirad los cristales salpicados hacia los dos lados, y cómo quedó la luna.

Menos mal que mi seguro me cubre esto… no me quiero imaginar cuánto cuesta. Pero bueno, que todos los problemas sean como este y tengan una solución tan fácil ¿no?

Cuando las opiniones no son respetables

Respeto casi cualquier opinión, pero cuando ésta ataca frontalmente la libertad de los demás, me toca profundamente los huevos.

Ya he dicho varias veces que soy atea. Pero como lo cortés no quita lo valiente, conozco a muchas personas que creen en Dios, y las respeto, e incluso podemos hablar de nuestras respectivas creencias, pero siempre desde el respeto y la libertad individual de cada uno.

Del mismo modo que respeto las creencias, no respeto según qué instituciones. Y en este tema, me tengo que posicionar radicalmente en contra de la iglesia organizada. Lo considero una farsa, una empresa, un teatrillo… y lo que no entiendo son las cosas que llegan a decir sus representantes a veces. ¿A qué vienen ciertas declaraciones? ¿Dicen las gilipolleces tan sólo para seguir en el candelero? ¿Son así de verdad? ¿Qué les pasa?

Por ejemplo, el arzobispo de Granada, ha dicho que la mujer que aborta “mata a un niño indefenso” y, por tanto, “da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar” de su cuerpo. ¿Cómo se queda uno al leer estas cosas?

En el mismo artículo, apuntan:


La oficina de información de los Obispos del Sur, que distribuyó ayer su homilía del domingo, explicaron que esta frase de Martínez apunta primero “al abuso que la mujer comete primero con su cuerpo y con su hijo”, y que la deslegitima para negarse a que el hombre abuse de ella “como si fuera un objeto”. “El arzobispo se refería a que si la madre es capaz de matar a su propio hijo, el varón tiene entonces autoridad absoluta para hacer lo que quiera con ella y con su cuerpo”.


Oh, claro, ahora lo entiendo mejor, pero no por eso me parece menos jodido.

Cuando uno busca cosas de la iglesia en la red, aparecen ochenta mil cosas, de ochenta mil corrientes religiosas diferentes. Pero si uno quiere saber lo que realmente piensa nuestra “gran iglesia romana”, a donde tiene que ir es… aquí. Pero eso lo dejo para quien tenga más paciencia que yo, no estoy dispuesta a leerme los discursos del Papa, cuidadosamente clasificados y archivados en esa web.

En resumen, que he leído las declaraciones del energúmeno ese y me he encendido, pero no quiero hacer tampoco apología de la quema de iglesias, más que nada porque me gustan las iglesias a nivel arquitectónico y porque me la pela bastante la gente que hay dentro. Pero cuando ofenden públicamente a la inteligencia de la sociedad con palabras como estas, no puedo evitar reaccionar.

Que conste que reniego de cualquier religión organizada. Para mí, la fe que pueda tener uno es algo privado y que no deben imponerte desde fuera. Pero por lo que sea, aquí lo que más vivimos es esto. ¿Quizás tendría que dar gracias al dios Sol por no tener que sufrir los rigores de otras religiones aún peores? Puede ser. Pero no por tener lo menos malo hay que conformarse.

Peliculillas, peliculones, bodrios descarados (XXII): The Box


Título: The Box
Título original: The Box
País: USA
Estreno en USA: 6/11/2009
Estreno en España: 6/11/2009
Director: Richard Kelly
Guión: Richard Kelly (inspirado en un relato de (sic) Richard Matheson)
Reparto: Cameron Diaz, James Marsden, Frank Langella, etc



(Contiene spoilers suaves)
La mayor crítica que tengo para esta película, aparte de que es mala, la podría resumir con esta imagen:

EL GUIÓN

Como muchos sabéis, el argumento de esta película parte de la premisa de qué pasaría si un día cualquiera alguien llamase a vuestra puerta, os dejase una caja y os propusiese el siguiente trato: si pulsais un botón que hay en la caja, os dan un millón de dólares pero alguien morirá. Si no lo pulsais, no pasa nada.
Si precisamente me interesaba esta película antes de que se estrenara, no era porque la dirigiera el director Richard “PajaMental” Kelly, o porque estuviera protagonizada por Cameron Diaz, actriz de dudosa calidad interpretativa. Fue porque el guión estaba basado en un relato corto de Richard Matheson, “Botón, botón“. Richard Matheson es uno de mis escritores favoritos.

Como dijo el mismo Kelly en una entrevista que traduje de él, quiso adaptar este relato en concreto porque “quería ser el tipo que diera en el clavo respondiendo a algunas de estas preguntas y llevando al cine este relato de seis páginas” (se refiere a las incógnitas normales que surgen tras leer el relato, ¿quién es el Sr. Steward y para quién trabaja?). Pues bien, después de haber visto la película, puedo decir que habría mil posibles respuestas para esas preguntas, y Kelly ha escogido la más cutre-salchichera y manida. De hecho, en esta misma entrevista habla sobre la dirección que va a tomar la peli y, bueno, decir que no es nada original y de hecho va en la línea de mil películas conspiranoicas más.

Aparte de esa línea argumental tan vacía, la película está bastante mal resuelta en cuanto a cómo está hecha. A veces las escenas se suceden sin ningún sentido, los diálogos son tontos y vacíos, las situaciones ridículas antes que atemorizantes, y algunos personajes simplemente sobran.


Lo que se puede llegar a hacer por unos billeticos… y si no, pregúntale a Richard Kelly

LAS ACTUACIONES
Ninguno de los actores brilla especialmente. Ni Cameron Diaz, como esperábamos, ni Richard Marsden, el que interpreta a su marido y alias sosoman, ni por supuesto el que interpreta a su hijo, que ahora mismo no sé como se llama. El único que hace un papel digno es Frank Langella, pero gracias a Richard Kelly su papel es plano y poco interesante, y lo que tomando la historia de Matheson como base podría ser un personaje carismático que dejase huella en la historia del cine, se queda en un pálido títere de una historia cutre de extraterrestres y conspiraciones.
Mención aparte merece el doblaje que le han hecho al hijo de los personajes de Diaz y Marsden, cada vez que salía el chaval nos partíamos de risa (al menos en la peli que nos descargamos se escuchaba así… y que nadie me hable de piratería, porque si llego a pagar la entrada del cine para ver semejante truño, me vería obligada a matar a alguien).
CÓMO ESTÁ HECHA LA PELÍCULA
Lo único bueno de The Box es que está bien ambientado en los años 70. En ese sentido, la recreación de esa época, con su ropa, el color típico de las películas de la época, los peinados y todo están muy bien resueltos.
Pero como decía, aparte de eso, la película no tiene ningún valor.
CONCLUSIÓN
A partes iguales, creo que la culpa de la mediocridad de esta película es del director, y del guión. Y oh, qué sorpresa, las dos cosas las ha hecho Richard Kelly.
Me parece mentira que el agente de Richard Matheson dé su visto bueno a que se haga esto a sus historias. Vale que ha reflotado su nombre, pues cada vez que se hablaba de la película (y ha sido mucho lo que se ha hablado) se nombraba a Matheson, pero ¿qué tipo de publicidad da una película así a un escritor? Yo, personalmente, creo que la misma mala publicidad que hacen a Stephen King las mierdas de adaptaciones que en la mayoría de veces se han hecho de sus libros.
OBSERVACIÓN TOCAPELOTAS
Si en la versión americana del cartel de la película podemos leer YOU ARE THE EXPERIMENT, ¿por qué en la versión española han puesto Si pulsas alguien morirá. Para alguien que no sepa de qué va la película, esto no tiene ningún sentido. ¿Si pulsas? ¿Y la coma que falta en esa frase? Ah, qué chapuza.

Por qué no compro lotería más que en navidad

Como siempre en estas fechas, nos vemos asaltados por participaciones y décimos de lotería, como si fuese nuestra obligación dejarnos el sueldo en algo que (seamos realistas) casi nunca toca.

Confieso que aún siendo alguien que nunca juega a nada, ni la primitiva, ni la quiniela, nada… y cuando llega navidad, siempre que he estado trabajando, he cogido algo de lotería, además de la inevitable participación del “colegio de la niña”. ¿Pero por qué? Es dinero perdido, no tocará y me sentiré muy mal cuando toque tirar los papelitos sabiendo que no ha tocado ni un mísero último número de nada (¡que ya es mala suerte!).

Pues por lo que compramos la mayoría: por si toca.

Pero no es una compra de esas que se hace con ilusión, pensando en qué pasa si toca, qué compraremos y tal. Más bien la imagen mental que se nos viene a la cabeza es la de los compañeros de trabajo celebrándolo al estilo de:

mientras nosotros fingimos alegrarnos y pensamos en que posiblemente los muy cabrones se comprarán alguna segunda residencia o un coche de la hostia, mientras que nosotros seguiremos pobres como las ratas, como siempre, y sin más aspiración que seguir siendo los mismos ‘machacas’ de siempre frente al ordenador o la máquina de turno. Es como envidia hipotética, o algo así.

Así que, por eso compro lotería de navidad. No mucha, pero sí algo.

(Y además, pregunte a quien pregunte si ha comprado, me dice ‘claro, ¿y si toca a todos los de la empresa menos a mí?)

Pues eso. Allá irán mis veinti… euros, como todos los años.