Calendario series USA midseason 2012 (+ Resumen estrenos series nuevas)

Al igual que hice en la temporada de otoño, con las series nuevas, voy a hacer una entrada sobre las series que comienzan en el futuro próximo, cuáles vuelven y en qué fecha, y demás. Esta vez no he encontrado un maravilloso calendario Google como el que véis abajo, listo para insertar, así que he tenido que confeccionarlo yo misma con las fechas (un buen rato me he tirado, creedme), pero aquí está.

En el calendario tenemos:

- Estrenos de mitad de temporada de series nuevas.
Inicios de temporada de segundas y posteriores temporadas de series existentes.
Regreso de temporadas de series que han hecho descanso por navidad.
– Algún que otro evento importante, tipo los Oscar y Globos de Oro.

Así que, para no hacer un post muy pesado con toooodos los eventos del calendario, intentaré hacer una especie de resumen conciso y ordenado por fechas de las series nuevas que vienen (ya digo, excluyendo retornos de series que se han tomado un descanso antes de navidad)

Para no hacer la entrada eterna (y aún así lo es), he intentado no meter mucho texto, y lo mínimo, así que de las series nuevas solo habrá un póster y un trailer.

(De momento el calendario muestra diciembre… en enero la cosa se pone más movida, y de todos modos, he creado una pestaña donde estará el calendario y un enlace a esta entrada)

ENERO

1 de enero

Sherlock (BBC)
Premiere 2ª temporada
Otros tres capítulos de la serie protagonizada por Martin Freeman y Benedict Cumberbatch
Ficha en IMDB

3 de enero

Work it (ABC)
ESTRENO

Se centra en dos vendedores de coches en paro que se dan cuenta de que viven en un mundo de mujeres, así que deciden que para encontrar trabajo de nuevo, tienen que vestirse de mujeres para conseguir puestos de representantes farmacéuticos. Haciendo eso, se convierten en mejores hombres, padres y maridos, pero también les hace apreciar el santuario del bar por las noches donde pueden ser ellos mismos.
Ficha en IMDB
Web de la cadena
Trailer:

Jane by Design(ABC)

ESTRENO
Por un caso de confusión de identidades, una estudiante sin éxito social en el instituto vive una doble vida como una chica de veintipocos en el mundo de la moda.
Ficha en IMDB
Web de la cadena

Public Enemies (Serie UK)
ESTRENO

8 de enero

Californication (Showtime)
Premiere 5ª temporada
Ficha en IMDB

House of Lies (Showtime)
ESTRENO

Una mirada subversiva y afilada a un consultor de dirección de una firma importante. Marty, un consultor con mucho éxito y despiadado nunca duda en utilizar cualquier medio (o cualquier persona) necesarios para conseguir a sus clientes la información que quieren. Reparto: Don Cheadle, Kristen Bell, Ben Schwartz.
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

Shameless (Showtime)
Premiere 2ª temporada
Ficha en IMDB

The firm (NBC)
ESTRENO

Después de 10 años, Mitch McDeere y su familia abandonan el programa de protección de testigos para empezar una nueva vida y un nuevo trabajo como abogado. Pero, ¿están realmente a salvo?
Reparto: Josh Lucas, Natasha Callis, Tricia Helfer, Juliette Lewis…
Ficha en IMDB
Web oficial de la cadena
Trailer:

10 de enero

One Tree Hill (CW)
Premiere 9ª (y última) temporada
Ficha en IMDB

11 de enero

Are you there, Chelsea? (NBC)
ESTRENO

Una comedia sobre una mujer de veintitantos basada en parte en el libro número de uno de ventas escrito por Chelsea Handler.
Reparto: Chelsea Handler, Laura Prepon, Lauren Lapkus, Jake McDorman.
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:
http://www.nbc.com/assets/video/widget/widget.html?vid=1373987

12 de enero

30 Rock (Rockefeller Plaza) (NBC)
Premiere 6ª temporada
Ficha en IMDB

The Finder (Fox)
ESTRENO

Es un drama procedimental que a su vez es un spin-off de otra serie de Fox, Bones.
Reparto: Geoff Stults, Michael Clarke, Saffron Burro
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

16 de enero

Being Human (Syfy)
Premiere 2ª temporada
Ficha en IMDB

Alcatraz (Fox)
ESTRENO

Cuando la detective Rebecca Madsen de la Policía de San Francisco es asignada a un caso de homicidios, una huella dactilar la conduce a un sorprendente sospechosos: Jack Sylvane, un recluso de Alcatraz que murió hace décadas. Dado su historial familiar – tanto tu abuelo como su tío fueron guardias en la prisión – se despierta inmediatamente el interés de Madsen, y una vez el agente Emerson Hauser intenta impedir su investigación, ella se interesa por completo. Madsen acude al experto en Alcatraz y entusiasta de los cómics, el Dr. Diego Soto.
Reparto: Sarah Jones, Jorge Garcia, Sam Neill, Parminder Nagra, Robert Forster, Santiago Cabrer
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

17 de enero

Justified (FX)
Premiere 3ª temporada
Ficha en IMDB

Southland (NBC)
Premiere 4ª temporada
Ficha en IMDB

25 de enero

Touch (Fox)
Preview capítulo piloto (la serie comienza el 19 de marzo)

La serie se centra en un padre que descubre que su hijo autista y mudo en realidad puede predecir eventos antes de que ocurran.
Reparto: Kiefer Sutherland, Danny Glover, Karen David…
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

27 de enero

Spartacus: Vengeance (Starz)
Premiere 2ª temporada
Ficha en IMDB

29 de enero

Luck (HBO)
ESTRENO

Varios personajes relacionados con el mundo de las carreras de caballos y sus historias.
Reparto: Dustin Hoffman, Dennis Farina, John Ortiz, Richard Kind, Ian Hart, Kevin Dunn, Ritchie Coster, Jason Gedric
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

FEBRERO

6 de febrero

Smash (NBC)
ESTRENO

Hay más drama tras el escenario que sobre él, mientras el equipo prepara un ambicioso musical de Broadway sobre la vida de Marilyn Monroe.
Reparto: Debra Messing, Jack Davenport, Derek Wills, Christian Borle, Tom Levitt, Megan Hilty, Katharine McPhee, Karen Cartwright, Raza Jaffrey, Dev Sundaram, Brian d’Arcy James, Jaime Cepero, Anjelica Huston
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

7 de febrero

The River (ABC)
ESTRENO

La serie trata sobre la tripulación de un barco de investigación que emprende la aventura de buscar a un explorador de la televisión perdido en la Amazonia.
Reparto: Lili Bordán, Paul Edney, Don McManus, Walter Perez, Mike Gassaway, Ryan O’Quinn
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

MARZO

1 de marzo

Awake (NBC) (NBC)

ESTRENO

Ficha en IMDB

Web oficial de la serie

Un policía sufre un grave accidente. Cuando despierta, se encuentra con que vive dos realidades paralelas y con escenarios totalmente diferentes. En una de ellas, su mujer ha salvado la vida en el accidente pero su hijo ha muerto. En la otra, ha pasado lo contrario.

4 de marzo

G.C.B. (ABC)
ESTRENO

Se centra en Amanda Vaughn, una madre recientemente divorciada que, para tener un nuevo comienzo, vuelve al vecindario rico de Dallas donde creció para encontrarse en medio de cotilleos, Botox y fraude.
Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Trailer:

15 de marzo

Missing (ABC)
ESTRENO

Se centra en una madre preocupada que, después de que su hijo desaparezca en Italia durante un verano, viaja ella misma a Europa para rastrearlo. Pronto queda claro que no es una mujer normal, sino una antigua agente de la CIA que no se detendrá ante nada para llevar a su hijo a casa.
Reparto: Sean Bean, Cliff Curtis, Ashley Judd.
Ficha en IMDB
Página web oficial de la serie
Trailer:

25 de marzo 

Mad Men
Premiere 5ª temporada
Ficha en IMDB

1 de abril

The Killing - AMC
Premiere 2ª temporada
Ficha en IMDB

Game of Thrones (Juego de Tronos) – HBO
Premiere 2ª temporada
Ficha en IMDB

5 de abril

Scandal - ABC
ESTRENO

Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Sinopsis: La serie está basada en la vida de una consultora, Olivia Pope (Kerry Washington) que dedica su vida a proteger y defender las imágenes públicas de la élite de la nación. Después de abandoanr la Casa Blanca, abrió su propia firma, esperando abrir un nuevo capítulo en su vida, pero le resulta difícil cortar lazos con el pasado.


6 de abril

Magic City (Starz)
ESTRENO

Ficha en IMDB
Web oficial de la serie
Sinopsis: Ambientada en los años 50 en Miami, se centra en el personaje de Ike Evans (Jeffrey Dean Morgan), dueño de un hotel de lujo. Él trata con la Mafia, para garantizar el futuro de su empresa, pero como siempre pasa, esos turbios acuerdos traerán muchos problemas.

11 de abril

Don’t trust the b*** in apartment 23 (ABC)
ESTRENO


Sinopsis: June (Dreama Walker) se muda a Manhattan para el trabajo de los sueños y el apartamento perfecto, solo para verlos desaparecer. Con muchas deudas y en la calle, June consigue un trabajo y lugar para vivir. Parece que su suerte ha cambiado cuando consigue que la contraten en una cafetería y encuentra a Chloe (Krysten Ritter), una encantadora y alegre compañera de piso… con la moral de un pirata. 


15 de abril

Girls (HBO)
ESTRENO

Sinopsis: Se trata de una comedia sobre las humillaciones y escasos triunfos de un grupo de chicas que se encuentran en los primeros años de la veintena. 


22 de abril

Veep (HBO)
ESTRENO

Sinopsis: Se centra en el personaje de Selina Meyer, ex senadora de los Estados Unidos y que se encuentra un buen día siendo la vicepresidenta. Nada es como se esperaba y todo lo que le habían dicho se queda corto. Se trata de una comedia y la protagoniza Julia Louis-Dreyfus (Seinfield)

Avance traducido al español de ‘The Winds of Winter’, la sexta entrega de ‘Canción de Hielo y Fuego’

Crearé personajes a los que querréis… y luego los mataré a todos
Pues sí, el regalo de reyes de GRRM ha sido un fragmento de su próximo libro. Aunque aún no ha visto este blog la reseña del anterior A Dance with Dragons (shame on me), aquí lo cuelgo traducido por mí – mejor o peor – para quien quiera leerlo.
Espero que os guste. Realmente ha sido un trabajillo curioso traducirlo, pero eh, ¿para qué son las vacaciones? xD Puede que haya errorcillos, o que algún nombre o apellido no esté traducido, aún así, lo he hecho de la mejor manera que he podido.

Sobre el contenido del capítulo, al parecer lo que ocurre aquí es anterior a algunos de los hechos de los últimos capítulos de A Dance with Dragons.

Sobra avisar que HAY SPOILERS PARA QUIEN NO HAYA LEÍDO A DANCE WITH DRAGONS.

La voz del rey estaba estrangulada por la ira. – Eres peor pirata que Salladhor Saan.


Theon Greyjoy abrió los ojos. Sus hombros le ardían y no podía mover las manos. Durante un segundo temió estar de vuelta en su vieja celda bajo Fuerte Terror, que el revoltijo de recuerdos en su cabeza no fuera más que el residuo de algún sueño febril. Estaba dormido, se percató. Eso, o se había desmayado por el dolor. Cuando intentó moverse, se movió de un lado a otro, con la piedra raspándole la espalda. Estaba colgando de un muro dentro de una torre, con las muñecas encadenadas a un par de aros de hierro aherrumbrado.


El aire apestaba a turba quemada. El suelo estaba lleno de una suciedad compacta. Unos escalones de madera bajaban en espiral por el interior de los muros hasta el suelo. No vio ventanas. La torre era húmeda y fría, oscura, e incómoda, sus únicos muebles eran una silla con respaldo alto y una mesa arañada apoyada en tres caballetes. No había un baño a la vista, aunque Theon vio una bacenilla en un nicho en las sombras. La única luz provenía de las velas de la mesa. Sus pies colgaban a más de metro y medio del suelo.


- Las deudas de mi hermano – estaba murmurando el rey-. Las de Joffrey también, aunque aquella abominación bastarda no era pariente mío. -Theon se agitó en sus cadenas. Conocía aquella voz. Stannis.


Theon Greyjoy se rió. Una cuchillada de dolor atravesó sus brazos, desde los hombros hasta las muñecas. Todo lo que había hecho, todo lo que había sufrido, solo había servido para cambiar un torturador por otro.


- Alteza -dijo suavemente una segunda voz-. Perdón, pero vuestra tinta está congelada. -El Braavosi, Theon lo sabía. ¿Cómo se llamaba? Tycho… Tycho algo… – ¿Quizás con un poco de calor…?


- Conozco un modo más rápido. – Stannis sacó su daga. Por un instante Theon pensó que pretendía apuñalar al banquero. Nunca sacará una gota de sangre de ese, mi señor, le habría dicho. El rey apoyó la hoja del cuchillo contra la yema de su pulgar izquierdo, e hizo un corte. – Así. Firmaré con mi propia sangre. Eso debería hacer feliz a tu señor.


- Si eso agrada a su Alteza, agradará al Banco de Hierro.


Stannis mojó una pluma en la sangre que manaba de su pulgar y estampó su nombre en el pedazo de pergamino. – Partirás hoy. Lord Bolton seguramente esté sobre nosotros muy pronto. No puedo dejar que quedes atrapado en la batalla.


- Yo también lo preferiría así. – El Braavosi deslizó el rollo de pergamino en un cilindro de madera-. Espero tener el honor de llamarle Alteza de nuevo cuando esté sentado en su Trono de Hierro.


- Esperas tener tu oro, querrás decir. Ahórrate tus cortesías. Es moneda lo que necesito de Braavos, no cortesía hueca. Dile al guardia de fuera que necesito ver a Justin Massey.


- Será un placer. El Banco de Hierro siempre se alegra de ser útil. – El banquero hizo una reverencia.


Mientras se iba, entró otro; un caballero. Los caballeros del rey habían estado yendo y viniendo toda la noche, recordó Theon débilmente. Este parecía ser el de confianza del rey. Enjuto, de cabello oscuro, con ojos severos, su rostro estropeado con picadas de viruela y viejas cicatrices, llevaba puesto una cota descolorida adornada con tres polillas. – Señor – anunció-. el maestre está fuera. Y Lord Arnolf envía el mensaje de que se alegraría de desayunar con usted.


- ¿El hijo también?


- Y los nietos. Lord Wull también pide audiencia. Quiere…


- Sé lo que quiere. – El rey señaló a Theon-. A él. Wull lo quiere muerto. Flint, Norrey… todos ellos lo quieren muerto. Por los chicos que asesinó. Venganza por su precioso Ned.


- ¿Les hará ese favor?


- Ahora mismo, el cambiacapas me es más útil vivo. Tiene conocimientos que podríamos necesitar. Haz entrar a este maestre. – El rey cogió un pergamino de la mesa y entornó los ojos sobre él. Una carta, Theon lo sabía. Su sello roto era de cera negra, dura y brillante. Sé lo que dice, pensó, entre risitas.


Stannis levantó la vista. – El cambiacapas se está despertando.


- Theon. Me llamo Theon. – Tuvo que recordar su nombre.


- Sé tu nombre. Sé lo que hiciste.


- La salvé. – El muro exterior de Invernalia tenía veinticinco metros de alto, pero bajo el punto del cual había saltado las nieves se habían apilado hasta una altura mayor de diez metros. Una almohada fría y blanca. La chica se había llevado la peor parte. Jeyne, su nombre es Jeyne, pero nunca se lo dirá. Theon había aterrizado sobre ella, y se había roto algunas costillas. – Salvé a la chica – dijo -. Volamos.


Stannis soltó una risotada. – Caistéis. Umber la salvó. Si Mors Crowfood y sus hombres no hubieran estado fuera del castillo, Bolton os habría cogido en poco rato.


Crowfood. Theon recordó. Un viejo, grande y poderoso, con un rostro rubicundo y una barba blanca enmarañada. Había estado sentado en una silla alta, vestido con la piel de un oso blanco gigante, con la cabeza como capucha. Bajo ella llevaba un parche en el ojo de piel teñido de blanco que le recordó a Theon a su tío Euron. Había querido romperle la cara a Umber, para asegurarse de que debajo solo había una cuenca vacía, no un ojo negro brillando con malicia. En su lugar había murmurado entre sus dientes rotos y dicho: -Soy…


-…un cambiacapas y un matarreyes, -había terminado Crowfood-. Reprime esa lengua mentirosa, o la perderás.


Pero Umber había mirado a la chica más de cerca, entrecerrando su único ojo bueno. – ¿Eres la hija pequeña?


Y Jeyne había asentido. – Arya. Me llamo Arya.


- Arya de Invernalia, sí. La última vez que estuve dentro de esos muros, vuestro cocinero nos sirvió un filete y pastel de riñón. Cocinado con cerveza, creo, el mejor que he probado. ¿Cómo se llamaba, ese cocinero?


- Gage – dijo Jeyne enseguida-. Era un buen cocinero. Hacía pasteles de limón para Sansa siempre que teníamos limones.


Crowfood se mesó la barba. – Ahora está muerto, supongo. Ese herrero vuestro también. Un hombre que conocía su acero. ¿Cómo se llamaba?


Jeyne había dudado. Mikken, pensó Theon. Se llamaba Mikken. El herrero del castillo nunca había hecho ningún pastel de limón para Sansa, lo cual lo había hecho menos importante que el cocinero del castillo en el dulce pequeño mundo que había compartido con su amiga Jeyne Poole. Recuerda, maldita seas. Tu padre era el administrador, tenía a cargo a todo el personal. El nombre del herrero era Mikken, Mikken, Mikken. ¡Lo hice ejecutar delante de mí!


- Mikken – dijo Jeyne.


Mors Umber había gruñido. – Sí. – Lo que dijo o hizo a continuación nunca lo supo Theon, porque fue entonces cuando el chico entró corriendo, agarrando una lanza y gritando que los rastrillos de la puerta principal de Invernalia estaban levantándose. Y cómo había sonreído Crowfood ante eso. 


Theon se removió en sus cadenas, y miró hacia abajo, al rey. – Crowfood nos encontró, sí, nos envió aquí, pero fui yo quien la salvó. Pregúntele. – Ella se lo diría-. Me has salvado -había susurrado Jeyne, mientras él la llevaba por la nieve. Estaba pálida de dolor, pero le había pasado una mano por la mejilla y había sonreído. – He salvado a Lady Arya – le contestó susurrando Theon. Y luego de repente todas las lanzas de Mors Umber les habían rodeado. – ¿Es este mi agradecimiento? – preguntó a Stannis, golpeándose un poco contra el muro. Sus hombros le dolían muchísimo. Su propio peso los estaba dislocando. ¿Durante cuánto tiempo había estado colgando? ¿Todavía era de noche fuera? La torre no tenía ventanas, no tenía forma de saberlo.


- Quíteme las cadenas, y le serviré.


- ¿Como has servido a Roose Bolton y Robb Stark? – se rió Stannis -. Creo que no. Tenemos un final más cálido en mente para ti, cambiacapas. Pero no hasta que hayamos terminado contigo.


Pretende matarme. El pensamiento era vagamente tranquilizador. La muerte no asustaba a Theon Greyjoy. La muerte podía significar un final para el dolor. – Termine conmigo, entonces – animó al rey -. Córteme la cabeza y clávela en una estaca. Asesiné a los hijos de Lord Eddard, debería morir. Pero hágalo rápido. Ya viene.


- ¿Quién viene? ¿Bolton?


- Lord Ramsay – siseó Theon -. El hijo, no el padre. No puede dejarle que lo coja. Roose… Roose está a salvo dentro de los muros de Invernalia con su nueva y gorda esposa. Ramsay se acerca.


- Ramsay Nieve, quieres decir. El Bastardo.


- ¡Nunca le llame eso! – Salieron escupitajos de los labios de Theon -. Ramsay Bolton, no Ramsay Nieve, nunca Nieve, nunca, tiene que recordar su nombre, o le hará daño.


- Le animo a intentarlo. Con el nombre que quiera.


La puerta se abrió con una ráfaga de frío viento negro y un remolino de nieve. El caballero de las polillas había vuelto con el maestre que el rey había enviado a buscar, con sus ropajes grises ocultos bajo una piel pesada de oso. Detrás de ellos llegaron otros caballeros, cada uno llevando un cuervo en una jaula. Uno era el hombre que había estado con Asha cuando el banquero se lo entregó a ella, un hombre fornido con un cerdo alado en su cota. El otro era más alto, con hombros anchos y fuerte. La placa del pecho del hombre grande era de acero plateado con incrustaciones de niel; aunque arañada y abollada, brillaba a la luz de las velas. La capa que llevaba encima estaba sujeta con un corazón ardiente.


- Maestre Tybald – anunció el caballero de las polillas.


El maestre se arrodilló. Era pelirrojo y tenía los hombros redondos, con ojos juntos que se movieron rápidamente para mirar a Theon colgando del muro. – Su Alteza. ¿Cómo puedo servirle?


Stannis no respondió al principio. Estudió al hombre ante él, con el ceño fruncido. – Levántate. – El maestre se levantó -. Eres maestre en Fuerte Terror. ¿Cómo es que estás con nosotros?


- Lord Arnolf me trajo para atender a los heridos.


- ¿A los heridos? ¿O a sus cuervos?


- A ambos, su Alteza.


- Ambos. -Stannis escupió la palabra -. El cuervo de un maestre vuela a un lugar, y solo a un lugar. ¿Es eso correcto?


El maestre se quitó el sudor de su frente con una manga. – No todos, Alteza. La mayoría, sí. A algunos se les puede enseñar a volar entre dos castillos. Esos pájaros están muy cotizados. Y una vez entre muchas, encontramos a un cuervo que puede aprender los nombres de tres o cuatro o cinco castillos, y vuela a cada uno cuando se le ordena. Los pájaros así de listos solo aparecen una vez cada cien años. 


Stannis hizo un gesto a los pájaros negros de las jaulas. – Estos no son tan listos, supongo.


- No, Alteza. Ojalá lo fueran.


- Dime, entonces. ¿A dónde están entrenados a volar?


El maestre Tybald no contestó. Theon Greyjoy agitó sus pies débilmente, y se rió entre dientes. ¡Pillado!


- Contéstame. Si liberásemos a esos pájaros, ¿volverían a Fuerte Terror? – El rey se inclinó hacia delante -. ¿O puede que volasen a Invernalia, en lugar de eso?


El maestre Tybald se meó encima. Theon no pudo ver la mancha oscura extediéndose desde donde estaba, pero el olor de la orina era agudo y fuerte.


- El maestre Tybald ha perdido la voz – hizo notar Stannis a sus caballeros -. Godry, ¿cuántas jaulas has encontrado?


- Tres, Alteza – dijo el caballero grande con la placa del pecho plateada -. Una estaba vacía.


- A-Alteza, mi orden ha jurado servir, nosotros…


- Sé todo sobre tus votos. Lo que quiero saber es qué había en la carta que enviaste a Invernalia. ¿Tal vez le contaste a Lord Bolton donde encontrarnos?


- S-Señor. – Tybald, el de los hombros redondos, se puso firme con orgullo -. La reglas de mi orden me prohíben divulgar los contenidos de las cartas de Lord Arnolf.


- Tus votos son más fuertes que tu vejiga, parece.


- Su Alteza debe entender…


- ¿Debo? – Se encogió de hombros el rey -. Si tú lo dices. Eres un hombre sabio, después de todo. Tuve un maestre en Rocadragón que casi era un padre para mí. Tengo gran respeto por tu orden y sus votos. Ser Clayton, sin embargo, no comparte mis sentimientos. Aprendió todo lo que sabe en los callejones de Lecho de Pulgas. Si te pongo a su cargo, podría estrangularte con tu propia cadena y sacarte un ojo con una cuchara.


- Solo uno, Alteza – afirmó el caballero calvo, el del cerdo alado -. Dejaría el otro.


- ¿Cuántos ojos necesita un maestre para leer una carta? – preguntó Stannis -. Uno bastaría, creo. No querría dejarte incapaz de cumplir tus deberes hacia tu señor. Los hombres de Bolton bien pueden estar en camino para atacarnos ahora mismo, sin embargo, así que tienes que entender que deje de lado ciertas cortesías. Te lo preguntaré una vez más. ¿Qué había en ese mensaje que enviaste a Invernalia?


El maestre se estremeció. – Un m-mapa, Alteza.


El rey se echó hacia atrás en su silla. – Sacadle de aquí – ordenó -. Dejad a los cuervos. -Tenía una vena palpitando en su cuello. -Confinad a este desdichado gris a una de las jaulas hasta que decida lo que hay que hacer con él.


- Se hará -declaró el caballero grande. El maestre desapareció en otra ráfaga de frío y nieve. Solo el caballero de las tres polillas se quedó.


Stannis miró hacia donde colgaba Theon. – No eres el único cambiacapas, parece. Si todos los señores de los Siete Reinos no tuvieran sino un solo cuello… – Se giró hacia su caballero -. Ser Richard, mientras desayuno con Lord Arnolf, desarma a sus hombres y ponlos bajo custodia. Muchos estarán dormidos. No les hagáis daño, a menos que se resistan. Puede que no lo sepan. Interroga a algunos sobre ese punto… pero con dulzura. Si no tienen conocimiento de esta traición, tendrán la oportunidad de probar su lealtad. – Agitó una mano como despedida. – Haz que venga Justin Massey.


Otro caballero, Theon lo supo cuando Massey entró. Este era rubio, con una barba rubia limpiamente recortada y cabello liso y grueso tan pálido que parecía más blanco que rubio. Su túnica mostraba la triple espiral, un sigil de una Casa antigua. – Me han dicho que su Alteza necesita de mí – dijo, sobre una rodilla.


Stannis asintió. – Escoltarás al banquero Braavosi hasta el Muro. Elige a seis buenos hombres y lleva doce caballos.


- ¿Para cabalgar o comer?


Al rey no le hizo gracia. – Te quiero fuera antes de mediodía, ser. Lord Bolton podría estar sobre nosotros en cualquier momento, y es imperativo que el banquero vuelva a Braavos. Le acompañaréis a través del mar estrecho.


- Si va a haber una batalla, mi lugar está aquí junto a vos.


- Tu lugar es donde yo diga. Tengo quinientas espadas tan buenas como la tuya, o mejores, pero tienes unos modales agradables y mucha labia, y eso será más útil para mí en Braavos que aquí. El Banco de Hierro ha abierto sus cofres para mí. Cogerás su moneda y alquilarás barcos y espadachines. Una compañía de buena reputación, si puedes encontrar una. La Compañía Dorada sería mi primera elección, si no están contratados ya. Búscalos en las Tierras en Disputa, si es necesario. Pero primero contrata tantas espadas como puedas encontrar en Braavos, y envíamelas por medio de la Guardia del Este. Arqueros también, necesitamos más arcos.


El cabello de Justin le había caído sobre un ojo. Lo echó hacia atrás y dijo, – Los capitanes de las compañías libres se unirán a un señor con mayor disposición que a un simple caballero, Alteza. No tengo tierras ni título, ¿Por qué iban a venderme sus espadas a mí?


- Si vas a ellos con las manos llenas de dragones de oro – dijo el rey, con un tono ácido -. Eso debería persuadirles. Veinte mil hombres serían suficientes. No vuelvas con menos.


- Señor, ¿puedo hablar con libertad?


- Si lo haces rápido, sí.


- Su Alteza debería ir a Braavos con el banquero.


- ¿Es ese tu consejo? ¿Que debo huir? – El rostro del rey se ensombreció -. También fue tu consejo en Aguasnegras, recuerdo. Cuando la batalla se puso en nuestra contra, dejé que tú y Horpe me apuraráis de vuelta a Rocadragón como un perro apaleado.


- El día estaba perdido, Alteza.


- Sí, eso fue lo que dijiste. ‘El día está perdido, señor. Ahora vayámonos, podrá luchar después‘. Y ahora quieres que corra al otro lado del mar estrecho…


- …para conseguir un ejército, sí. Como Bittersteel hizo tras la Batalla de Redgrass Field, donde cayó Daemon Fuegoscuro.


- No me des lecciones de historia, ser. Daemon Fuegoscuro era un rebelde y un usurpador, Bittersteel un bastardo. Cuando huyó, juró que volvería para colocar a un hijo de Daemon en el Trono de HIerro. Nunca lo hizo. Las palabras son como el viento, y el viento que empuja a exiliados a través del mar estrecho los trae de vuelta. Ese chico Viserys Targaryen también habló de volver. Se me escurrió entre los dedos en Rocadragón, solo para pasar su vida intentando conseguir mercenarios. ‘El Rey Mendigo’, le llamaban en las Ciudades Libres. Bueno, no mendigo, ni huiré de nuevo. Soy el heredero de Robert, el rey por derecho de Poniente. Mi lugar está con mis hombres. El tuyo está en Braavos. Ve con el banquero, y haz lo que he ordenado.


- Como ordene – dijo Ser Justin.


- Puede que perdamos esta batalla – dijo amargamente el rey -. En Braavos puede que escuches que estoy muerto. Puede que incluso sea verdad. Aún así, debes encontrar a mis mercenarios.


El caballero dudó. – Alteza, si está muerto…


- …vengarás mi muerte, y sentarás a mi hija sobre el Trono de Hierro. O morirás en el intento.


Ser Justin colocó una mano sobre la empuñadura de su espada. – Sobre mi honor como caballero, tiene mi palabra.


- Oh, y llévate a la chica Stark contigo. Entregásela al Lord Comandante Nieve en tu camino hacia Guardia del Este. – Stannis tocó el pergamino que había ante él -. Un verdadero rey paga sus deudas.


Págalas, sí, pensó Theon. Págalas con falsa moneda. Jon Nieve se daría cuenta del engaño al momento. El plomizo bastardo de Lord Stark había conocido a Jeyne Poole, y siempre había sentido cariño por su media hermana pequeña Arya.


- Los hermanos negros te acompañarán hasta Castillo Negro – continuó el rey -. Los hombres de hierro tienen que permanecer aquí, supuestamente para luchar por nosotros. Otro regalo de Tycho Nestoris. Además, solo harían más lenta tu marcha. Los hombres de hierro están hechos para barcos, no caballos. Lady Arya debería tener una compañera también. Lleva a Alysane Mormont.


Ser Justin se echó el pelo hacia atrás de nuevo. – ¿Y Lady Asha?


El rey lo consideró un momento. – No.


- Un día su Alteza necesitará tomar las Islas del Hierro. Eso será mucho más fácil con la hija de Balon Greyjoy como pelele, con uno de sus hombres leales como su señor esposo.


- ¿Tú? -El rey frunció el ceño-. La mujer está casada, Justin.


- Un matrimonio por poderes, nunca consumado. Fácil de dejar de lado. Además el novio es viejo. Parece que puede morir pronto.


Por una espada en su barriga si tienes oportunidad, ser gusano. Theon sabía cómo pensaban estos caballeros.


Stannis apretó los labios. – Sírveme bien en este tema de los mercenarios, y puede que consigas lo que quieres. Hasta ese momento, la mujer tiene que ser mi cautiva.


Ser Justin bajó la cabeza. – Entiendo.


Esto solo pareció irritar al rey. – Tu entendimiento no es necesario. Solo tu obediencia. Vete, ser.


Esta vez, cuando el caballero se fue, el mundo más allá de la puerta parecía más blanco que negro.


Stannis Baratheon se puso a pasear. La torre era pequeña, fría y húmeda y con poco sitio. Unos pocos pasos acercaron al rey a Theon.


- ¿Cuántos hombres tiene Bolton en Invernalia?


- Cinco mil. Seis. Más. – Le obsequió al rey con una sonrisa horrenda, todo dientes rotos y astillas -. Más que vos.


- ¿Cuántos de esos enviará contra nosotros?


- No más de la mitad. – Era una suposición, claro, pero le parecía correcta. Roose Bolton no era un hombre que se adentrara a ciegas en la nieve, con mapa o no. Mantendría a su mayor fuerza en reserva, manteniendo sus mejores hombres con él, confiando en el gigante muro doble de Invernalia -. El castillo estaba demasiado abarrotado. Los hombres estaban unos sobre los otros, los Manderlys y los Freys especialmente. Es a ellos a quien su señoría habrá enviado aquí, de los que se quiere librar.


- Wyman Manderly. – La boca del rey se torció con desprecio -. El lord demasiado-gordo-para-montar-un-caballo. Demasiado gordo para venir a mí, aunque va a Invernalia. Demasiado gordo para doblar la rodilla y jurarme su espada, aunque ahora se la ha dado a Bolton. Envié a mi Caballero de la Cebolla a tratar con él, y el Lord Demasiado-Gordo lo asesinó y puso su cabeza y manos en los muros de Puerto Blanco para que los Freys se jactaran. Y los Freys… ¿se ha olvidado la Boda Roja?


- El norte recuerda. La boda roja, los dedos de Lady Hornwood, el saqueo de Invernalia, Deepwood Motte y Torrhen’s Square, recuerdan todo. – Bran y Rickon. Eran los únicos hijos del molinero. – Frey y Manderly nunca unirán sus fuerzas. Vendrán a por vos, pero de forma separada. Lord Ramsay no irá muy lejos de ellos. Quiere a su mujer de vuelta. Quiere a su Reek. – La risa de Theon era a medias una risita ahogada, a medias un escalofrío. – Lord Ramsay es al único que su Alteza debería temer.


Stannis se enfadó ante eso. – Derroté a tu tío Victarion y a su Flota de Hierro en Isla Bella, la primera vez que tu padre se coronó. Protegí Pico de Tormentas contra el poder del Dominio durante un año, y tomé Rocadragón de los Targaryens. Aplasté a Mance Rayder en el Muro, aunque tenía veinte veces mis hombres. Dime, cambiacapas, ¿qué batallas ha ganado el Bastardo de Bolton por las cuales deba temerle?


¡No puede llamarle así! Una ola de dolor recorrió a Theon Greyjoy. Cerró sus ojos e hizo una mueca. Cuando los abrió de nuevo, dijo: – No lo conoce.


- No más de lo que él me conoce a mí.


- Me conoce a mí – gritó uno de los cuervos que el maestre había dejado. Agitó sus grandes alas negras contra los barrotes de su jaula. 


- Conoce. – Gritó de nuevo.


Stannis se giró. – Detened ese ruido.


Tras él, la puerta se abrió. Los Karstaks habían llegado.


Inclinado y retorcido, el castellano de Karhold se inclinó mucho sobre su bastón mientras se abría camino hasta la mesa. La capa de Lord Arnolf era de fina lana gris, ribeteada con marta negra y con una hebilla con una estrella. Una rica prenda, pensó Theon, sobre una pobre excusa de hombre. Había visto esa capa antes, lo sabía, como había visto al hombre que la llevaba. En Fuerteterror. Recuerdo. Se sentó y cenó con Lord Ramsay y Mataputas Umber, la noche que habían sacado a Reek de su celda.


El hombre tras él solo podía ser su hijo. Cincuenta, judgó Theon, con una suave cara redonda como la de su padre, si Lord Arnolf estuviese gordo. Tras él iban tres hombres más jóvenes. Los nietos, conjeturó. Uno llevaba una cota de malla. El resto estaban vestidos para desayunar, no para la batalla. Idiotas.


- Alteza. – Arnolf Karstak inclinó la cabeza -. Un honor. -Buscó asiento. En su lugar sus ojos encontraron a Theon. – ¿Y quién es este? -El reconocimiento llegó un instante después. Lord Arnolf palideció.


Su estúpido hijo permaneció ignorante de ello. – No hay sillas – observó el zoquete. Uno de los cuervos gritó dentro de su jaula.


- Solo la mía. – El Rey Stannis se sentó en ella -. No es el Trono de Hierro, pero está aquí y ahora sirve. – Una docena de hombres se habían puesto en fila contra la puerta de la torre, liderados por el caballero de las polillas y el hombre grande con la placa del pecho plateada. – Sois hombres muertos, entended eso – continuó el rey -, solo la forma de morir sigue estando sin determinar. Debería aconsejaros que no me hagáis perder el tiempo con negaciones. Confesad, y tendréis el mismo fin rápido que el Joven Lobo le dio a Lord Rickard. Mentid, y arderéis. Escoged.


- Escojo esto. -Uno de los nietos agarró la empuñadura de su espada, e intentó sacarla.


Eso probó ser una pobre elección. La espada del nieto ni siquiera había salido de su funda antes de que dos de los caballeros del rey estuvieran sobre él. Terminó con su antebrazo sobre la suciedad y con sangre saliendo de su muñón, y uno de sus hermanos dando traspiés por la escalera, agarrándose una herida en el vientre. Subió seis peldaños antes de caer, y cayó hacia atrás al suelo.


Ni Arnolf Karstark ni su hijo se movieron.


- Llevaoslos – ordenó el rey -. Su visión me revuelve el estómago. -En unos momentos, los cinco hombres estaban atados y fuera de allí. El que había perdido el brazo de la espada se había desmayado por la pérdida de sangre, pero su hermano con la herida en el vientre gritaba por los dos. – Así es como trato la traición, cambiacapas – informó Stannis a Theon.


- Me llamo Theon.


- Como sea. Dime, Theon, ¿cuántos hombres tenía Mors Umber con él en Invernalia?


- Ninguno. Sin hombrse. -Sonrió ante su propio ingenio-. Tenía chicos. Los vi. -Además de un puñado de sargentos medio lisiados, los guerreros que Crowfood había traído del Último HOgar eran a duras penas lo bastante mayores para afeitarse-. Sus lanzas y hachas eran más viejas que las manos que las sostenían. Era Mataputas Umber quien tenía a los hombres, dentro del castillo. Los vi, también. Hombres viejos, todos. -Theon se rió-. Mors llevó a los chicos verdes y Hother a los barbas grises. Todos los hombrse de verdad fueron con el Gran Jon y murieron en la Boda Roja. ¿Es lo que quería saber, Alteza?


El Rey Stannis ignoró la pulla. -Chicos -fue todo lo que dijo, disgustado-. Los chicos no retendrán a Lord Bolton mucho tiempo.


-No mucho tiempo -estuvo de acuerdo Theon-. No mucho, en absoluto.


-No mucho -gritó el cuervo desde su jaula.


El rey le dedicó al pájaro una mirada irritada-. Ese banquero Braavosi afirmó que Ser Aenys Frey está muerto. ¿Lo hizo algún chico?


-Veinte chicos verdes, con picas -le dijo Theon-. La nieve cayó muy fuerte durante días. Tan fuerte que no podías ver laos muros del castillo a veinte metros, no más qeu los hombres en las almenas podías ver lo que ocurría más allá de esos muros. Así que Crowfood hizo que sus chicos cavaran hoyos fuera de las puertas del castillo, luego sopló su cuerno para atraer a Lord Bolton fuera. En lugar de eso consiguió a los Freys. La nieve había cubierto los hoyos, así que cayeron en ellos. Aenys se rompió el cuello, he oído, pero Ser Hosteen solo perdió un caballo, más grande fue la pena. Estará furioso.


Extrañamente, Stannis sonrió. – Los idiotas enfadados no me conciernen. La rabia hace a los hombres estúpidos, y Hosteen Frey era estúpido ya para empezar, si la mitad de lo que he oído de él es cierto. Que venga.


- Lo hará.


- Bolton se equivocó -declaró el rey-. Todo lo que tenía que hacer era sentarse dentro de su castillo mientras nos morimos de hambre. En lugar de eso ha enviado una parte de sus fuerzas para darnos batalla. Sus caballeros irán a caballo, los nuestros deberán luchar a pie. Sus hombres estarán bien llenos y los nuevos irán a batallar con el estómago vacío. No importa. Ser Estúpido, Lord Demasiado-Gordo, el Bastardo, que vengan. Tenemos la tierra, y eso va a ser nuestra ventaja.


- ¿La tierra? -dijo Theon-. ¿Qué tierra? ¿Aquí? ¿Esta torre ilegítima? ¿Esta pequeña villa desgraciada? No tiene terreno elevado aquí, ni muros para esconderte, ni defensas naturales.


- Aún así.


- Aún así -gritaron los dos cuervos al unísono. Luego uno graznó, y el otro murmuró: -Árbol, árbol, árbol.


La puerta se abrió. Más allá, el mundo era blanco. El caballero de las tres polillas entró, con las piernas manchadas de nieve. Sacudió los pies para sacudírsela y dijo: – Alteza, los Karstarks están cautivos. Unos pocos de ellos se han resistido, y han muerto por ello. La mayoría de ellos estaban demasiado confusos, y se rindieron en silencio. Los hemos hacinado en el gran salón y están confinados allí.


- Bien hecho.


- Dicen que no lo sabían. Los que he interrogado.


- Sí.


- Podríamos interrogarlos de forma más concienzuda…


- No. Los creo. Karstark nunca esperaría que su traición fuera un secreto si hubiera compartido sus planes con todos los hombres a su servicio. Algún lancero borracho lo hubiera soltado una noche cuando se acostara con una prostituta. No tenían por qué saberlo. Son hombres de Karhold. Cuando llegara el momento hubieran obedecido a sus señores, como habían hecho toda su vida.


- Como diga, Señor.


- ¿Qué hay de nuestras pérdidas?


- Uno de los hombres de Lord Peasebury ha sido asesinado, y dos de los míos han sido heridos. Si agrada a su Alteza, sin embargo, los hombres están cada vez más ansiosos. Hay cientos de ellos alrededor de la torre, preguntánddose qué ha ocurrido. Hay palabras de traición en todos los labios. Nadie sabe en quién confiar, o a quién arrestarán a continuación. Especialmente los norteños…


- Necesito hablar con ellos. ¿Todavía espera Wull?


- Él y Artos Flint. ¿Los recibirá?


- En breve. A la kraken primero.


- Como ordene. -El caballero salió.


Mi hermana, pensó Theon, mi dulce hermana. Aunque había perdido todo sentimiento por ella, sintió retorcerse sus entrañas, igual que cuando aquel Braavosi sin sangre le había presentado a Asha como un ‘regalo’. El recuerdo todavía dolía. El fuerte y calvo caballero que había estado con ella no había perdido el tiempo gritando para pedir ayuda, así que no habían tenido más que unos momentos antes de que Theon fuese llevado para enfrentarse al rey. Había sido suficiente. Había odiado la mirada en el rostro de Asha cuando se dio cuenta de quién era él; el asombro en sus ojos, el desprecio en su voz, el modo en que su boca se torció con repugnancia. En lugar de darse prisa para abrazarlo, había dado medio paso atrás. – ¿Te ha hecho esto el Bastardo? – había preguntado.


- No le llames así. -Entonces las palabras salieron de Theon al momoento. Intentó contárselo todo, sobre Reek y Fuerteterror y Kyra y las llaves, cómo Lord Ramsay nunca quitaba nada más que piel a no ser que lo suplicases. Le contó cómo había salvado a la chica, saltando del muro del castillo sobre la nieve. – Volamos. Haz que Abel haga una canción de eso, volamos. -Luego tuvo que contarle quien era Abel, y hablar sobre las lavanderas que no eran lavanderas. Para entonces Theon sabía cómo de extraño e incoherente sonaba todo esto, y aún así no pudo detener las palabras. Tenía frío, estaba enfermo y cansado… y débil, tan débil, muy muy débil.


Tenía que entender. Es mi hermana. Nunca quiso hacerle ningún daño a Bran o Rickon. Reek le hizo matar a esos niños, no él Reek sino el otro. -No soy un matarreyes -insistió. Le contó cómo se había acostado con las perras de Ramsay, le avisó que Invernalia estaba lleno de fantasmas. – Las espadas habían desaparecido. Cuatro, creo, o cinco. No recuerdo. Los reyes de piedra están furiosos. -Estaba temblando para entonces, temblando como una hoja en otoño. -El árbol corazón sabía mi nombre. Los dioses antiguos. Theon, los escuché susurrar. No había viento pero las hojas se movían. Theon, dijeron. Me llamo Theon. -Estuvo bien decir el hombre. Cuanto más lo decía, menos parecía que fuera a olvidar. -Tienes que saber mi nombre -le había dicho a su hermana. -Tú… tú me has dicho que eras Esgred, pero era una mentira. Te llamas Asha.


- Sí -Había dicho su hermana, tan suavamente que él temió que fuera a llorar. Theon odió eso. Odiaba que las mujeres llorasen. Jeyne Pole había llorado todo el camino desde Invernalia hasta aquí, lloró hasta que su cara estuvo morada como una remolacha y las lágrimas se congelaron en sus mejillas, y todo porque le contó que tenía que ser Arya, o de otro modo los lobos los enviarían de vuelta. -Te han entrenado en un burdel -le recordó, murmurando en su oído para que los otros no pudieran escuchar. -Jeyne es casi una puta, tienes que seguir siendo Arya. -No quería herirla. Era por su propio bien, y por el de él. Tiene que recordar su nombre. Cuando la punta de su nariz se puso negro por la congelación, y uno de los jinetes de la Guardia de la Noche le dijo que podría perder un pedazo, Jeyne también había llorado. -A nadie le importa qué aspecto tiene Arya, en tanto en cuanto es la heredera de Invernalia -le aseguró. – Cien hombres querrán casarse con ella. Mil.


El recuerdo hizo que Theon se retorciera. -Déjeme bajar -suplicó-. Solo un rato, luego podrá colgarme de nuevo. -Stannis Baratheon levantó la vista hacia él, pero no contestó. -Árbol -gritó un cuervo-. Árbol, árbol, árbol.


Luego otro pájaro dijo “Theon” de forma tan clara como el día, mientras Asha atravesó la puerta a grandes zancadas.


Qarl la Doncella estaba con ella, y Tristifer Botley. Theon conocía a Botley desde que eran niños, en Pyke. ¿Por qué ha traído a sus mascotas? ¿Me quiere liberar? Terminarían del mismo modo que los Karstarks, si lo intentaban.


El rey también se sentía incómodo con su presencia. – Tus guardias pueden esperar fuera. Si quisiera hacerte daño, dos hombres no me disuadirían.


Los hombres de hierro hicieron uan reverencia y se retiraron. Asha dobló la rodilla. – Alteza. ¿Tiene que estar mi hermano encadenado así? Parece una pobre recompensa por traerte a la chica Stark.


La boca del rey se retorció. -Tienes una lengua descarada, milady. No muy diferente que tu hermano cambiacapas.


- Gracias, Alteza.


- No ha sido un cumplido. -Stannis le propinó a Theon una larga mirada-. Al pueblo le falta una mazmorra, y tengo más prisioneros de los que anticipé cuando paramos aquí. -Hizo un gesto a Asha para que se levantara. -Puedes levantarte.


Se puso en pie. – Los Braavosi rescataron a siete de mis hombres de Lady Glover. Pagaría un rescate por mi hermano.


- No hay suficiente oro en todas tus Islas del Hierro. Las manos de tu hermano están manchadas de sangre. Farring me está impulsando a dárselo a R’hllor.


- Clayton Suggs también, no lo dudo.


- Él, Corliss Penny, todo el resto. Incluso Ser Richard aquí, que solo ama al Señor de la Luz cuando sirve a sus propósitos.


- El coro del dios rojo solo conoce una canción.


- Mientras la canción agrade a los oídos del dios, déjalos que canten. Los hombres de Lord Bolton estarán aquí antes de lo que desearíamos. Solo Mors Umber se interpone entre nosotros, y tu hermano me ha dicho que sus tropas están compuestas de chicos verdes. A los hombres les gusta saber que sus dioses están con ellos cuando van a la batalla.


- No todos los hombres adoran al mismo dios.


- Soy consciente de ello. No soy el idiota que era mi hermano.


- Theon es el último hijo superviviente de mi madre. Cuando murieron sus hermanos, eso la destruyó. Su muerte destrozará lo que queda de ella… pero no he venido aquí a rogarte por su vida.


- Sabio. Lo siento por tu madre, pero no perdono las vidas de los cambiacapas. Este, especialmente. Asesinó a dos hijos de Eddard Stark. Todo norteño a mi servicio me abandonaría si mostara alguna clemencia hacia él. Tu hermano debe morir.


- Entonces hágalo por sí mismo, Alteza. -El estremecimiento en la voz de Asha hizo que Theon se revolviera en sus cadenas-. Llévele a través del lago al islote donde está el bosque de los dioses, y córtele la cabeza con esa espada encantada que tiene. Así es como lo hubiese hecho Eddard Stark. Theon asesinó a los hijos de Lord Eddar. Entréguelo a los dioses de Lord Eddard. Los viejos dioses del norte. Déselo a los dioses.


Y repentinamente hubo un estampido salvaje, mientras los cuervos del maestre saltaban y aleteaban dentro de sus jaulas, con las plumas negras volando mientras se golpeaban contra los barrotes con graznidos altos y estridentes. – El árbol -graznó uno-, el árbol, el árbol - mientras el segundo solo gritaba: -Theon, Theon, Theon.


Theon Greyjoy sonrió. Saben mi nombre, pensó.

Eagleheart (Adult Swim) – 1ª temporada

¿Os acordáis de aquella serie de principios de los noventa, Get a Life (Búscate la vida)? Si recordáis, era una serie sobre un repartidor de periódicos ya entradito en años que aún vivía con sus padres y tenía aventuras absurdas y surrealistas. Era Chris Peterson (el personaje), al que daba vida Chris Elliott. Sus aventuras eran del estilo surrealista, como digo, y los actores que interpretaban a sus padres eran sus padres también en la vida real (!). Tuvo dos temporadas y en ellas, Chris se convertía en inspector de comida, se mudaba a un garaje, acosaba a una doctora, escondía a un alien en su casa, descubría que era adoptado y sus padres verdaderos eran amish, o cuidaba de una mansión embrujada victoriana… entre muchas otras cosas. ¿Y para qué os estoy contando todo esto? Pues porque si aquella serie duró dos temporadas y sus capítulos duraban media horita… en Eagleheart podéis encontrar algo similar, solo que de momento tiene una temporada y sus capítulos duran solo diez minutillos.

En este caso, en vez de un repartidor que vive en casa de sus padres, y en vez de llamarse Chris Peterson, el personaje al que da vida es Chris Monsanto, un marshal al más puro estilo ranger de Texas, que vive las aventuras más variopintas en compañía de Brett y Susie, y a las órdenes del Jefe. Las aventuras son igual de disparatadas que en la otra serie, solo que el campo de acción es todavía más amplio al tratarse de policías. Un día investigan la desaparición de ancianos, otro día la desaparición de pumas, en otro investigan la proliferación de los denominados “crímenes del aire”, y otro con una extraña proliferación de la enfermedad de los “tíos raros”… y todo va en esa línea absurda. Como podéis ver, todo es muy disparatado, extremadamente absurdo y fuera de toda medida. Por supuesto, no es realista ni quiere serlo. Las actuaciones no son buenas pero eso no es lo importante, e incluso parece hecho adrede. ¿Y qué es lo importante? Pues para mí, el hecho de que me ofrezcan un tipo de humor que es muy raro de encontrar, con el que me he reído y que hace que me olvide un rato de otras cosas.

No es una serie que recomendaría a cualquiera, porque como digo, el tipo de humor es muy particular. Por eso, si en su día disfrutastéis de Get a life es más fácil que os guste esta. Es más, os gustará seguro si ese es el caso. Si no, pues tampoco se pierde nada por probar. Eso sí, los medios son muy escasos, las actuaciones exageradas adrede y las tramas completamente inverosímiles. Y todo eso forma parte del atractivo que tiene la serie. La otra parte, pues es Chris Elliott en sí mismo, un canalla que en esta ocasión lleva una peluca como un demonio de grande, y que parece que los guionistas se hayan fumado una carretilla de porros cada uno antes de escribir cada capítulo. Tremendo.

En resumen, que es muy recomendable, solo dura diez minutillos cada capítulo y tiene a Chris Elliott como protagonista. ¿Para qué decir más? ^^

Si os animáis, aquí están los mejores subtítulos en español de la serie (lo de mejores no es porque casi los haya hecho enteros yo ni nada, eh xD):

Algunos diseños de banners rechazados. Ahí se puede ver claramente cómo el look de Monsanto copia descaradamente al de Chuck Norris en esa serie de Walker (a su manera, tan infame y cutre como esta). Que no se entere Chuck… xD

Moneyball [Moneyball: Rompiendo las reglas], de Bennet Miller (2011)

Título original: Moneyball
Director: Bennet Miller
Guión: Steven Zaillan y Aaron Sorkin, basándose en la historia de Stan Chervin y el libro “Moneyball” de Michael Lewis
Año: 2011
País: USA
Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1210166/
Reparto: Brad Pitt (Billy Beane), Jonah Hill (Peter Brand), Philip Seymour Hoffman (Art Howe), Robin Wright (Sharon), Chris Pratt (Scott Hatteberg), Stephen Bishop (David Justice), Brent Jennings (Ron Washington), Ken Medlock (Grady Fuson), Tammy Blanchard (Elizabeth Hatteberg), Jack McGee (John Poloni), Vyto Ruginis (Pittaro), Nick Searcy (Matt Keough), Glenn Morshower ( Ron Hopkins)

Con esta película me ha pasado algo curioso. Primero y principal, tiene temática marcadamente deportiva. Y yo, que me veo mis partidillos del Barça y tal, pero en realidad no soy una gran aficionada a ver deporte (ni a realizarlo) en general, no me siento atraída por las películas centradas en el deporte. Segundo, la peli se está llevando unas buenas críticas brutales, tiene notas muy altas en las webs de reseñas (7.9 en IMDB, 95% en Rotten Tomatoes… y ahí se suelen acabar las webs de las que me fío xD). Ese segundo factor, más un sólido reparto, han hecho que finalmente me “abalance” a verla en cuanto he podido.

Moneyball se basa en hechos reales. Eso no siempre es garantía de truño infumable, y en este caso la historia es la de Billy Beane, manager del equipo de béisbol Oakland Athletics desde el año 1998 hasta la actualidad. Sobre Bane y su equipo, Michael Lewis publicó un libro en 2003 con el mismo título de la peli, o casi (el título completo es Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game [Moneyball: El arte de ganar un juego injusto]. En el libro se afirma que lo que dan por sentado jugadores, entrenadores, y la industria del béisbol en general, es a menudo falso. Y es algo que nos explicarán en la película.

La historia comienza con el club del que Beane es manager (Oakland) en clara crisis. No ganan partidos, están vendiendo a sus jugadores estrellas y les falta dinero. Con la ayuda de Peter Ward, Beane analizará una nueva política de fichajes que nada tiene que ver con el estudio de estadísticas y de imagen pública que estaba siguiendo su equipo para afrontar nuevos fichajes, sino que se fija sobre todo en la rentabilidad económica que le proporcionarán los jugadores, en el coste que tendrán para el equipo, y básicamente, en dejar de lado los fichajes estrella para buscar mejores opciones con una calidad/precio más ajustada. Básicamente, Peter Ward le enseña a Billy Beane criterios de eficiencia económica para gestionar su equipo. Y con resultados muy buenos, como veremos.

Se trata de una película que habla de deporte, pero en realidad nos está hablando de mucho más. Habla de las nuevas maneras de hacer las cosas y las personas que intentan llevarlas a cabo, y cómo casi siempre lo nuevo se enfrenta a un muro que parece insalvable. Así es como se ha hecho siempre y es de la manera en que a mí me va bien, parece ser el principal argumento para impedir que se den nuevas formas de hacer las cosas. Y si hay un protagonista absoluto en esta lucha del hombre contra lo establecido, es el personaje de Billy Beane, magistralmente interpretado por Brad Pitt, que nos regala una vez más una interpretación contenida y dramática, donde se ven la genialidad y a la vez la debilidad de un hombre que lucha para imponer sus valores. El guión facilita a Pitt que pueda reflejar la frustración, la lucha, la persistencia y fuerza que necesita el personaje, y lo hace a la perfección (como nos tiene acostumbrados). Dándole la réplica tenemos a unos cuantos secundarios, para empezar a Jonah Hill muy alejado de sus habituales papeles cómicos y con una calidad interpretativa sorprendente, en el papel de ayudante incondicional y cerebro del plan de Beane (Peter Ward). Tenemos al entrenador del equipo Art Howe (Philip Seymor Hoffman), con apariciones discretas pero efectivas. Tenemos a la familia de Beane, ex mujer (Robin Wright) e hija, Casey (Kerris Dorsey). La relación con su hija, aunque no vemos demasiado, es entrañable y cercana, es fácil empatizar con ellos.

La forma en que está hecha la película, con una fotografía sobria, y algunas grabaciones reales del equipo de la época, le dan el toque realista pero a la vez mágico de una historia real de superación y lucha épica por conseguir lo que uno quiere. La música está perfectamente integrada en la cinta y resalta las escenas clave. Las imágenes de la época dan una sensación de que nos están contando una historia épica. Estas son gran parte de las imágenes que vemos del juego, estando lo grueso de la película centrado en escenas que nada tienen que ver con el campo de juego, al menos directamente. Nos sentiremos un poco como Billy Beane, que no ve los partidos de su propio equipo. Es una película de béisbol donde vemos muy poco del deporte y en cambio mucho de lo que hay detrás. Y eso se agradece, sobre todo en mi caso ya que no suelo soportar películas donde hay escenas larguísimas de un deporte que no me interesa nada.

También hay que decir, y esto puede disuadir a algunos, que es una película muy larga. Dos horas y trece minutos puede parecer un metraje excesivo, y quién sabe, quizás lo sea. Para mí no lo fue porque disfruté de cada minuto. ¿Se podría contar lo mismo en menos tiempo? Puede que sí, pero, ¿qué sobra en la película? Para mí nada. Tiene unas estupendas actuaciones (Brad Pitt hace uno de los papeles de su carrera), una ambientación perfecta, bonita fotografía y una historia que merece mucho la pena. Incluso si no gusta el deporte, porque la historia que se nos cuenta es mucho más universal. En resumen, una gran película que seguro que dará mucho que hablar, y que de momento ya ha cosechado una buena carretilla de nominaciones en los Globos de Oro (Mejor drama, mejor actor, mejor actor secundario, mejor guión).

Billy Beane: We are all told at one point in our lives that we can no longer play the children’s game. We just don’t know when that’s gonna be.
Billy Beane: It’s hard not to be romantic about baseball. This kind of thing, it’s fun for the fans. It sells tickets and hot dogs. Doesn’t mean anything.
Peter: Billy, we just won 20 games in a row.
Billy: And what’s the point?
Peter: We just got the record.
Billy: Listen, man. I’ve been in this game a long time. I’m not in it for a record, I’ll tell you that. I’m not in it for a ring. (…) I know these guys. I know the way they think, and they will erase us. And everything we’ve done here, none of it’ll matter. Any other team wins the World Series, good for them. They’re drinking champagne, they get a ring. But if we win, on our budget, with this team… we’ll have changed the game. And that’s what I want. I want it to mean something.
Casey (canción): Just enjoy the show.


American Horror Story (FX) – 1ª temporada

Cadena emisión en los USA
Fechas emisión en los USA
Número de capítulos: 12
Duración media: 
Ficha en IMDB: Ver
Página web oficial: American Horror Story FX

CAPÍTULOS

(Fichas en IMDB. Para ver guía de capítulos y música en la web de FX, ir a este enlace)
1×01 Pilot
1×11 Birth
COMENTARIOS SOBRE LA TEMPORADA – sin spoilers -

En su día, cuando comenté lo que me había parecido el piloto de la serie, ya sabía que me iba a tragar puntualmente todos los capítulos de la temporada. Y así ha sido.  Más o menos de forma puntual, he ido viendo los capítulos cada semana a medida que los iban emitiendo. Aparte de en la televisión americana, la serie también se ha ido emitiendo en la televisión española. No suelo estar muy al tanto de cómo va la tele española, pero por lo que he visto, la están emitiendo en Fox.

Ahora mismo la oferta de terror en la televisión, y más con un presupuesto decente, es poco menos que inexistente. Por eso me llamó la atención esta serie, con todo lo bestia que es, y con unos medios y actores decentes.

La historia comienza cuando la familia Harmon se muda a la casa protagonista. Porque hay que tener algo claro, y es que si alguien es protagonista en esta historia es la casa donde se desarrollan los hechos. Casi toda la temporada veremos el interior o alrededores de la casa. Como muy lejos, iremos de forma puntual a la comisaría o el instituto, o la casa de la vecina, la señora Constance. La casa es la protagonista absoluta, la casa y sus inquilinos. Por supuesto que las historias y personas de la familia protagonista tienen mucha importancia, y así tenemos un pasado para cada uno de los integrantes de la familia. Vivien (Connie Britton) y Ben (Dylan McDermott) se están recuperando de una crisis conyugal, crisis motivada por la infidelidad de él con una de sus estudiantes (Hayden, a la que da vida una repelente Kate Mara). Ella sufrió un aborto no mucho tiempo antes, un aborto traumático tras el cual él le fue infiel, y en el momento en que llegan a la casa la continuidad del matrimonio pende de un hilo. La hija de ambos, Violet (Taissa Farmiga), está claramente deprimida por la situación familiar y quién sabe por qué más. Y ese es el punto de partida de la historia.

Una vez llegan a la casa empiezan a conocer a gente nueva. La mujer de la limpieza, Moira, a la que todos ven como una mujer ya anciana a la que da vida una apenas reconocible Frances Conroy (¿os acordáis los que habéis visto Six Feet Under?)… todos menos Ben, que la ve como una joven que no deja de provocarle sexualmente (ella es Alexandra Brackenridge). También conocen a Constance (Jessica Lange), la vecina metomentodo que tiene pinta de saber mucho sobre la casa pero les cuenta lo justo. Y su hija con síndrome de Down, inocente pero a la vez muy siniestra y traviesa, Adelaide. Y Tate, por supuesto. Pronto comenzarán a suceder cosas raras, en la muy oscura Murder House. Pero, ¿qué es lo que hemos visto esta primera temporada? Pues, y sin entrar en spoilers gordos, puedo mencionar violaciones, todo tipo de perversiones sexuales, asesinatos violentos, asesinatos muy violentos, sangre y más sangre… Es una serie muy retorcida, continuamente nos estábamos preguntando qué harían a continuación, y aunque mantuvo el ritmo y el tipo durante muchos capítulos, en la recta final de la temporada vimos cómo decaía un poco. Es normal, ya que la serie vino pegando muy fuerte con cosas bizarras, terror, seres deformes y asesinos y muertes por doquier. Así que el defecto que le sacaría sería ese, el desinflarse un poco en la segunda mitad de la temporada, dando la impresión a ratos de que los capítulos pasaban sin rumbo y sin un verdadero hilo central. Por otro lado, y en las cosas buenas, me ha gustado mucho la forma en que unían historias más o menos conocidas por todos de alguna manera (leyendas urbanas como la del espejo, historias de psicópatas en institutos, embarazos retorcidos, doctores locos, niños muertos, fantasmas y una casa embrujada). ¡Y la Dalia Negra!

Creo que a pesar de tener defectos, algún que otro personaje bastante irritante (me pasó con Ben, casi no podía soportarlo, y con Hayden, claro que ahí la intencionalidad del guión era precisamente esa), y algún fallo de guión, es una buena serie de terror. Como he dicho, actualmente no hay una gran oferta de series de terror de calidad y con medios, y mucho menos con caras conocidas en su reparto. En muchos capítulos me he visto sorprendida por el grado de violencia y transgresión de algunas escenas, no porque me desagradaran, sino porque es una serie de televisión y ese tipo de material no es algo que suela verse. También me he encontrado con una cantidad de historias y personajes variada e interesante. Tenemos a Tate (Evan Peters), por ejemplo, un personaje muy importante en la temporada, o la pareja gay que vivía antes en la casa, con un genial Zachary Quinto, o Larry Harvey (Denis O’Hare), el tío de la cara quemada…

La he recomendado siempre que he podido a personas a quienes pienso que les puede gustar algo así, y aprovecho y también la recomiendo ahora, ea.

¿QUÉ ESPERAR DE LA SEGUNDA TEMPORADA?

Pues si lo que han dicho lo van a cumplir, habrá una nueva familia, una nueva localización y nuevos personajes. La única posibilidad de que un miembro del reparto repita papel será que interprete un papel difernete, al parecer. En la segunda temporada no veremos a Dylan McDermott ni Connie Britton, aunque están planeando un pequeño papel o cameo para ellos. También están en conversaciones con otros actores para que hagan papeles pequeños.

Y como dice el creador de la serie, Ryan Murphy, no se cierran a casi nada en cuanto a posibilidades de criaturas y giros en la serie, aunque eso sí, como él dice, “Hay todo tipo de historias de terror americanas para contar. Hay historias de asesinos en serie, historias de cárceles, historias de crímenes reales… Cada año de la serie está diseñado para ser una pequeña miniserie en sí misma. Lo único que no estamos abiertos a hacer es una temporada sobre vampiros”. Visto lo visto, supongo que puede que volvamos a ver a la abuela y el nieto en otra temporada, aunque de forma puntual. Veremos.

Edito: En esta web han hecho una lista con las cinco posibles localizaciones que podremos ver. A ver si han acertado con alguna.

Restless, de Gus Van Sant (2011)

Título: Restless
Director: Gus Van Sant
Guión: Jason Lew
Año: 2011
País: USA
Duración:
Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1498569/
Reparto: Henry Hopper (Enoch Brae), Mia Wasikowska (Annabel Cotton), Ryo Kase (Hiroshi Takahashi)

Enoch Brae es un chico que asiste a funerales de personas desconocidas. Annabel Cotton es una chica con un cáncer terminal a la que él conoce en uno de esos funerales y que descubre su curiosa costumbre. Y en la película se cuenta lo que ocurre a partir de ahí. Los dos son personas muy solas a pesar de tener familia, y eso se capta desde el primer minuto. Al principio Enoch se muestra un poco reticente a conocer a Annabel, pero pronto comienzan una amistad bastante particular.

Enoch vive con su tía y tiene un amigo muy especial: el fantasma de un piloto kamikaze japonés (Hiroshi). Con él va a lugares, comparte partidas de Hundir la Flota y charla de los temas más variopintos. Enoch es un chico que ha perdido a sus padres. Annabel es una apasionada de los pájaros y la naturaleza, conoce cientos de datos curiosos sobre ellos. También (dice que) presta servicios de voluntariado en el ala de Oncología Infantil del Hospital. Y está muy enferma de cáncer, en una fase terminal. Su madre y su hermana no saben muy bien cómo afrontarlo. Y ella al principio no se lo dice a Enoch, aunque acabará por confesárselo. Le quedan tres meses de vida, y ella se lo dice para advertirle que quizás no merezca la pena que él invierta su tiempo en ser amigo de alguien que va a morir tan rápido. En cambio, él se ofrece a ayudarle a prepararse para la muerte. ¿Se puede uno preparar para algo así?

Hay varias escenas memorables, como cuando Enoch lleva a Annabel a conocer la tumba de sus padres. Allí mantienen una conversación con las tumbas, como si les estuviesen contestando. También llega el momento en que Enoch le habla a Annabel de su amigo fantasma japonés, Hiroshi. O el momento en que ella le confiesa que va a morir es muy bonito aunque estremecedor. También la noche de Halloween, en que se disfrazan de geisha y kamikaze y acaban pasando la noche juntos. La historia, como se puede imaginar, es previsible y todos sabemos lo que va a pasar. No faltan algunos toques de humor, y momentos de “qué pareja tan encantadora forman”, pero ya sabemos que al final va a ganar quien siempre gana: la muerte.

La fotografía de esta película, diriga por Gus Van Sant, es tan bonita que a veces incluso llega a distraer. Los preciosos bosques otoñales de Portland, en los USA, prestan sus tonos dorados y naranjas a muchas escenas. La película en general presenta un tono y un ritmo melancólico totalmente acorde con el tema y el guión. La música de Danny Elfman, alguien ya bastante conocido en esto de las bandas sonoras de películas y series, es un acompañamiento perfecto para la historia.

Sobre las actuaciones hay que decir que la pareja protagonista se come la pantalla en todo momento. Mia Wasikowska (Jane Eyre, Alicia en el País de las Maravillas, En Terapia) una actriz joven aunque ya consagrada y con un talento interpretativo más que demostrado, lleva a cabo el papel de moribunda con ganas de vivir con total acierto. Henry Hopper, un actor que hasta ahora no me sonaba de nada, tiene un currículum más bien corto en el cine, aunque le va a la zaga a Mia.

En conclusión, he de decir que me ha parecido una película sencilla y bonita, con un argumento suavizado sobre un tema que es de los más duros que se pueden presentar. El cáncer, la muerte, el amor y lo inevitable. Los diálogos y el guión son muy simples, aunque hay líneas de los dos protagonistas que me han encantado (algunas las he puesto más abajo). Una buena película con un enfoque más bien optimista sobre la pérdida. Y con un buen final.

Annabel: Háblame de los pájaros, Enoch.
Enoch: ¿Qué?
Annabel: Los pájaros cantores, por qué cantan por la mañana.
Enoch: Cantan porque se alegran de vivir un nuevo día.
Annabel: He cantado todas las mañanas desde que te conocí.
Enoch: No hay fantasmas, ni ñoñeces sobre pájaros. Ni padres, ni despedidas. No hay nada.
Enoch: ¿Pensáis que podéis dejarme aquí? ¿Pensáis que podéis iros sin más y no regresar? ¡Os odio! ¡Os odio!
Enoch: Ojalá pudiera hacer más, como llevarte a las Galápagos, hacer que fuera primavera o algo. Algo mejor. 
Annabel: Me iré pronto, pajarito.
Hiroshi: Nos dicen que gritemos “Banzai” cuando nos acerquemos al objetivo. En cambio, yo susurraré tu nombre.

Y estas son las canciones que suenan al final y al principio de la peli respectivamente… “The Fairest of the Seasons” de Nico, y “Two of us” de The Beatles. De regalito.


Life’s too short (BBC) – 1ª temporada

Pues parece que fue ayer cuando colgué en el blog la opinión sobre el primer capítulo de la temporada (podéis leerlo aquí), y ya me toca opinar sobre la temporada en conjunto. Y es que como buena serie inglesa, ha tenido una temporada cortita y contundente, como un relámpago. Solo siete capítulos de media hora de duración, y no diré que no hacían falta más, porque me hubiera encantado tener una carretilla más de capítulos para ver, pero desde luego que es una buena opción para quien busque una serie que no sea larguísima ni se le haga eterna. No es el caso, como digo, ya que son solo 7 capitulillos de media hora cada uno.

Pero empecemos por el principio. Life’s too short ha salido del mismo sitio que la versión inglesa (la original) de The Office y Extras. Y ese “sitio” no es otro que la mente enferma de Ricky Gervais y Stephen Merchant, dos genios de la comedia en lo que a mí respecta. Y como digo, solo conozco de ellos – de momento – esta serie, pero me ha bastado para convencerme, pues en algunos capítulos (casi todos) he terminado soltando alguna carcajada.

Que conste que el tipo de humor que maneja la serie es totalmente lo opuesto a la corrección política. Voy a explicar un poco el argumento para que os hagáis una idea. Warwick Davis (Willow, Harry Potter, El Retorno del Jedi, Star Wars Episodio I La Amenaza Fantasma) aquí se interpreta a sí mismo, en un papel genial de estrella venida a menos que intenta sobrevivir representando a otros enanos actores en su empresa Dwarves on Hire. También está en trámites de divorcio de su mujer, Sue, que parece odiarle y está determinada a sacarle el dinero que pueda por poner fin a su matrimonio. Por si fuera poco, su contable es un profesional de pena y ha hecho que deba a Hacienda una suma desorbitada de dinero. Ante este panorama de penurias económicas y de falta de trabajo, recurre una y otra vez a sus “amigos” Ricky Gervais y Stephen Merchant, a ver si le pueden conseguir algún trabajillo para ir saliendo del agujero financiero y profesional en que se encuentra. Pero la cosa no es tan fácil y Davis resulta un pesado al que nadie quiere ayudar, porque realmente no tiene amigos ni nadie al que realmente le importe lo que le pasa. Lo fácil hubiera sido retratar al pobre enano incomprendido, majete en el fondo y que se gane nuestro corazón… pero no.

Warwick Davis resulta un personaje mezquino y con muy mala hostia, que no duda en ridiculizar a otros enanos por serlo, o que siente desprecio por según qué personas y lo muestra abiertamente. Si pensáis que por estar en una situación desesperada Warwick se va a agarrar a un clavo ardiendo os equivocáis, pues él no olvida su pasado glorioso y no está dispuesto a hacer según qué cosas. Pero la realidad se va encargando de ponerlo en su sitio, y a lo largo de los capítulos veremos cómo pasa por una situación degradante detrás de otra. Desde ejercer de invitado muy especial en una boda hasta el curioso contrato con Johnny Depp, pasando por diversas situaciones, a cual más surrealista, la obligatoria caída en cada uno de los capítulos… y el final de la temporada. Como decía, no nos encontramos con un enanito majete y simpático, sino con un pequeño cabrón que solo defiende sus intereses (por mucho que después todo le salga al revés).

La temporada tiene tantos momentos míticos que es imposible que los recopile o nombre siquiera. Y esos momentos, en contra de lo que puede parecer, no solo vienen dados por los cameos de actores de primera línea. El propio Davis tiene una gracia que no le conocía, y sus secundarios son pequeños hallazgos: la asistente personal interpretada por Rosamund Hanson, el contable medio loco y depresivo de Davis interpretado por Steve Brody, la ex mujer de Davis y su abogado del divorcio, los propios Merchant y Gervais (aunque claro, ellos también hacen de ellos mismos)… Pero otro atractivo adicional de la serie son los invitados de lujo que van apareciendo a lo largo de los capítulos. Así, también disfrutamos de la faceta “cómica” de Liam Neeson, el curioso entrenamiento para los papeles de Johnny Depp, la neurosis de Helena Bonham Carter, un endiosado Steve Carell, Sting con sus obras benéficas y su laúd, y algunos viejos conocidos para los que hayan visto Extras.

En resumen, es una serie que recomiendo muchísimo, y que por suerte ya ha sido renovada para una segunda temporada. Además, y si no se ha escuchado mucho de ella, es porque se ha emitido en la BBC en UK. Seguro que a partir del 19 de febrero, fecha en que se estrena en la televisión americana en la cadena HBO, será mucho más conocida. Diálogos geniales y afilados, famosos haciendo cameos, mucha mala leche e incorrección política… ¿Por qué no os adelantáis al acontecimiento? ^^

Página web en la BBC: Life’s Too Short
Ficha en IMDB: Ver
Capítulos de la primera temporada: 7

Dream House (Detrás de las paredes), de Jim Sheridan (2011)



Título original: Dream House
Director: Jim Sheridan
Guión: David Loucka
Año: 2011
País: USA
Duración: 92 minutos
Ficha en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1462041/
Reparto: Daniel Craig (Will Atenton), Naomi Watts (Ann Patterson), Rachel Weisz (Libby), Elias Koteas (Boyce), Marton Csokas (Jack Patterson), Taylor Geare (Trish)

Bueno, pues allá que voy con una de esas películas de terror que ha alumbrado el año 2011. La trama de la película podría encajarse en lo que se puede denominar el género de “casas con algo malo”. Ese algo malo pueden ser fantasmas, secretos del pasado, psicópatas en potencia o lo que sea. En este caso, el qué ocurre en la casa es el eje central de la historia. Y es una historia que tiene más de intriga que de terror, así que creo que nos la han vendido mal.

La historia es un poco lo de siempre. Una familia se muda a la casa de sus sueños, el padre es un atareado ejecutivo que ha dejado su trabajo para poder dedicarle tiempo a su familia, etc. etc. Pero poco a poco, veremos que la gente del pueblo y del vecindario se muestra evasiva con ellos, concretamente con él. Al parecer, y sin ellos saberlo antes de la mudanza, en esa casa ha habido unos asesinatos muy cruentos. La familia que vivía ahí antes murió, en circunstancias digamos que bastante violentas. Pero como digo, la gente se muestra evasiva, no quiere contarles lo que ocurrió, y toda la película gira en torno a ese misterio de saber qué ocurrió, cómo ocurrió, y por qué es tan difícil averiguar más detalles. Es de esas películas donde hay un gran giro como a mitad del metraje, que puede ser más o menos previsible, y hasta ahí voy a contar. El ritmo de la película no está mal llevado, aunque ya sabía un poco lo que iba a pasar (y por lo tanto el elemento sorpresa lo perdí involuntariamente), no me aburrí viéndola. Pero tampoco tiene una historia espectacular…

En el papel de protagonista absoluto tenemos a Daniel Craig, un actor que no es santo de mi devoción pero que tengo que reconocer que lo hace de forma medianamente aceptable en esta película. Ojo, que no estoy diciendo que me parezca mal actor, solo es que no me termina de convencer. Aún así, me pareció bien su retrato de hombre atormentado, su deterioro físico en algunos momentos fruto de las situaciones que vive, y su manera de llevar el peso de la película. Aunque me sobraron abundantes escenas en las que se pasea por ahí sin camiseta o con una horterísima camiseta interior, eso sí. xD Rachel Weisz realiza un papel bastante más secundario, y en este caso, sí que no soporto su forma de actuar así que no soy objetiva. Pocos personajes más veremos que tengan verdadera relevancia, aparte de las niñas. También aparece Naomi Watts en escena unas cuantas veces, y otros secundarios, pero debo decir que en esta película el reparto me ha parecido muy poco carismático, y que en general, le echan pocas ganas al asunto de la actuación.


Volviendo a la historia, creo que podría haberse explotado mejor. Ya que la sorpresa que en otros casos se hubiera dejado para el final, aquí se revela a mitad de la película, podrían haber añadido algunos giros interesantes o más momentos de tensión. Y eso creo que está desaprovechado. Aún así, sin resultar una película sosa o aburrida, tampoco llegó a atraparme en ningún momento, y creo que en este caso es resultado de una interpretación desapasionada y un guión flojo. Resumiendo, me ha resultado una película entretenida a ratos, curiosa de ver, pero que dentro de unos días habré olvidado por completo.

Y este es el trailer, aunque OJO, como muchos trailers últimamente, cuenta media peli… literalmente.

Felices fiestas!

Como tampoco es que sea yo el colmo del espíritu navideño (aunque sin llegar a ser el Grinch), me gusta felicitaros y por eso creo que es necesaria una entrada como esta, in extremis y ya casi cuando tenemos el turrón en la boca. Después de ver la “preciosa” entrada navideña con la que mi querido gato Cliff ha actualizado su blog (él sí es el Grinch), creo que reciclaré un par de fotos de las suyas y la felicitación, claro.

Así que felices fiestas a todos, y ya os gusten más o menos, que las paséis lo mejor posible. Un besote, espero que las vuestras sean unas navidades frikis y llenas de consumismo sin sentido, ea.