Mis cabreos con Correos

Tras este título que suena tan musical, me voy a quejar otra vez de Correos. Ya en su día me quejé porque el cartero dejaba las cartas tiradas en el suelo, dentro del portal, pero en el suelo, en lugar de meter las cartitas cada una en su buzón. Pues eso, que ahora me han dado motivos para quejarme otra vez. Y no es que entre aquella vez y esta no haya pasado nada, que por desgracia sí.

Alguna vez he dicho que no me gusta ir de tiendas, y alguna otra he dicho que me encanta comprar por internet. Viajes, entradas, libros, muñecos, ¡espadas!, chorradas de Ebay, y hasta la compra mensual… todo lo compro a través de internet, siempre en sitios de confianza, evidentemente.

¿Pero sabéis qué es lo peor de comprar on-line? Bueno, aparte de que se gasta dinero…

Pues que a veces las cosas las trae Correos, en lugar de una de esas maravillosas empresas de mensajería (nota a las empresas: haced envíos siempre por mensajería si es posible).

Correos es esa empresa que tiene el correo ordinario como anécdota. Obviamente, hoy en día nadie se atreve a enviar nada mínimamente importante y mucho menos un paquete de este modo. Si quieres que llegue, suelta la pasta y envíalo certificado. Aún encima, cuando vas a la oficina a enviar lo que sea, te preguntan si lo quieres asegurar. Yo siempre le digo “no”, pero en lugar de eso me gustaría decirle “no, la verdad es que no quiero asegurarlo, sólo quiero que llegue y por eso estoy pagando más que por un envío ordinario”.

Correos es ese sitio donde invariablemente te encuentras con inútiles. Carteros inútiles, pegasellos inútiles, y hasta buscapaquetes inútiles. Parece ser que cada oficina de Correos tiene un ratio mínimo de inútiles, para poder continuar abierta.

Correos es esa modalidad de envío que me hace temblar cada vez que la veo en alguna compra que hago. Sí, es más barato, pero también es una putísima mierda. Así de claro.

Y lo peor es que a la hora de enviar yo algo a cualquiera, es lo más asequible (no por ello excesivamente barato en algunos casos) y no me quedan más huevos que ir a la oficina y recibir un servicio bastante malo para que lo que envío llegue a mi destino. Por supuesto certificado.

La rabieta que tengo encima no es gratuita, y a lo que venía hoy es a contar que la semana pasada me han perdido un paquete, o algo, no sé el qué. Al principio me asusté la hostia porque pensé que serían unos libros que estoy esperando de Estados Unidos, pero estoy casi segura de que no. Ahora ¿qué sería? Pues igual nunca lo sabré. Os cuento.

- Martes día 19 de octubre – en mi buzón hay un aviso de que me han traído algo, no estaba, blablabla, que vaya a partir del día siguiente a buscarlo a la oficina. Primera cagada: en el aviso ponía que habían pasado el día 15.

- Miércoles día 20 de octubre – voy a la oficina de Correos a buscar mi paquete. Espero los inevitables diez minutos de cola (siempre hay que esperar un buen rato, haya una persona o haya 15, parece que lo hagan lento y de forma parsimoniosa sólo para tener la oficina siempre llena de gente). Me dicen que no encuentran el paquete. ¿Que no lo encuentran? Se me queda cara de gilipollas. ¿Y entonces qué? Pues nada, que deje una fotocopia del aviso, mi número de móvil, y que me llamarán del servicio de reparto.

- Jueves y viernes, días 21 y 22 de octubre – no me llama nadie de Correos. Me mosqueo aún más pero decido tener paciencia.

- Sábado día 23 de octubre – vamos a Correos, confiando en que habrá gente de otro turno, más competente por lo general. Sí, hay alguien diferente. Le doy el aviso, le comento lo que ha pasado y se va a buscar un buen rato el paquete o lo que sea… vuelve con las manos vacías y diciendo que ahí no tienen nada. ¿Entonces qué? Pues me da el teléfono de la central de reparto y una hoja de queja, para que llame (aunque “los que deberían llamarme son ellos”) y ponga una queja.

Por supuestísimo nadie me ha llamado tampoco hoy… Vamos, que estoy deseando encontrar el momento (lo llevo jodido estos días, ando liadísima) en que pueda ponerme un rato a poner a prueba mis habilidad de redacción para parir a esos ineptos. Sea lo que sea que han perdido, era mío y me cabrea muchísimo que se juegue así con las cosas de los demás. Si en mi trabajo hago una cagada, me llaman la atención. Así que pondré la reclamación para que al menos el culpable de todo esto pase un mal rato.
Por cierto, no soy la única que está cabreada por su culpa, podéis mirar más casos (de los que he leído recientemente) aquí y aquí. Y buscando “paquete perdido correos” podéis flipar, porque hay muchísimos problemas.

En conclusión. Vale que seguro que hay gente espléndida en algunas oficinas (aunque no suele ser lo normal en las que frecuento o he frecuentado y a la hora que suelo ir), vale que muchas veces no pasa nada… pero no es normal que permitan ese nivel de incompetencia. Me da rabia, pero de verdad que es de esos casos donde no me importaría pagar un poco más por tener un servicio medio decente, y que hagan su trabajo allí personas medianamente serviciales e inteligentes.

About these ads

20 comentarios en “Mis cabreos con Correos

  1. Qué rabia! Como tú dices, seguro que también hay buenos trabajadores en Correos, pero es que de vez en cuando arman cada una… y que te pierdan un paquete es lo peor que hay!

    Yo también cruzo los dedos cada vez que mando/pido algo a través de Correos, brrrr!!

    Ánimo! Tú reclama hasta donde llegues, que al final es lo único que -tristemente- nos queda :(

  2. Hay empresas que tienen mala fama y por algo será, aunque también hay que reconocer que un inepto llama la atención más que 10 empleados normales. En mi caso casi la lio en una oficina cuando un empleado no quiso ayudar a una anciana a rellenar un formulario, dijo que no era su trabajo, claro que esa misma persona no ayudaría a cruzar la calle a un invidente ni a una anciana.

    Hay personas que no valen la pena (y no me pongan la escusa de que están muy quemados, que ellos cobran y nosotros pagamos)

    Saludos

  3. Pues qué pena con esos problemas. Yo lo cierto es que nunca he tenido ningún problema con Correos y la oficina donde voy son bastante amables. También es cierto qu eyo utilizo sus servicios bastante menos que tú.

    Por otro lado las mensajerías (algunas) también tienen fallos, sobre todo con los horarios de recogida/entrega.

    De todas formas, Correos, desde que camina hacia la privatización está perdiendo calidad.

  4. A mi lo que me da rabia es que tengamos que pagar más para asegurar que llega (si llega) un paquete. Me refiero a los certificados…¿ No sería lo normal que llegase sin más?

    Por otro lado, entiendo tu cabreo. ¿Cómo puede desaparecer un paquete? o por lo menos ¿no tienen registros de entrada y salida con el código que viene en la hoja?

    En fin, paciencia y “om”, y a poner las reclamaciones oportunas, claro que sí.

    Besos

  5. Joder, pues vaya papeleta… Yo la verdad es que debo tener suerte, porque nunca me ha pasado nada parecido, que to recuerde. Generalmente, con Correos bien, aunque eso sí, siempre certificado… pero vamos, que no eres la primera a quien le leo echar pestes (y no descarto que algún día me tenga que cagar en los muertos de alguien).

  6. Yo tenía un cartero que los certificados en vez de subírtelos a casa te dejaba el aviso en el buzón, poniendo que no estabas, cuando sí estabas. No se molestaba ni en llamar al piso. Nos quejamos en la oficina y allí nadie quería saber nada del tema. El caso es que la oficina de correos queda bastante lejos de casa, con lo que resulta un incordio tener que ir a buscar una cartita cuando la obligación de ellos es entregártela en mano.

    En fin, que correos funciona igual de bien en todas partes.

  7. Esparo que te encuentren tu paquete!!.

    Yo hasta el momento no tuve ningñun problema con correos, pero también hay que tener en cuenta que yo no mando casi nunca nada, y cuando lo hago son las miticas postales navideñas y alguna cartuca, pero no paquetes…

    Tienen razón con lo que dicen por arriba, un inepto se ve mucho más que un porron de gente competente (de hecho a la hora de trabajar cara al publico hay una norma o algo así que dice que por cada cliente insatisfecho estas perdiendo otros 100 posibles clientes. Basicamente porque la gente tiende a comentar más cuando los atienden mal que cuando lo hacen bien.)

    Besinos.

  8. Jopelines,Sonix…más vale escribir posts de pelis de miedo,verdad?por lo menos es fantasía,estos dan miedo y son reales,los muy capu…y eg que no son baratos,jopelines…a ver,si yo te pago lo que me dices que debo pagar por hacerme llegar una cosa de un punto A a un punto B…no conseguir que sea así es hacer mal tu trabajo,y mal fario le caiga si encima me justifica el pago de un seguro por si acaso él no hace bien lo que debe hacer…nos ha jodido,eg que me parece del mundo al revés!en fin,Sonix…hazte una entradita de gente con la cara sangrante,anda…que hasta yo la necesito jaaaaaaaaaaaajajajja
    Aaaaaachuchones!!!!

  9. Es para fusilarlos (perdón pero es que estoy más cabreada que una mona por otros tema). Mi historia de correos no terminó allí, qué va. Días después llegó mi hermano y me dijo que la carta que llevé a certificar estaba en Barcelona en la central de su empresa. Vamos, que el que me atendió era gilipollas perdido cuando la carta era para aquí al lado y me la envió para otro lado.

    En el tema carteros…no se si es que son tontos, o es que no tienen ganas de trabajar o yo qué se. Echan en mi buzón cartas para gente que vive en otra calle, o en otro número de mi calle. Y me he encontrado cartas en el buzón todas arrugadas, con las hecho una bola con ellas y las meten tan campantes en el buzón.

    Espero que encuentren tu envío pronto. Paciencia.

  10. Vaya de donde eres? porque yo también soy de comprar mucho por Internet y además tengo aún la costumbre de enviar cartas, si si, cartas de las de toda la vida y nunca he tenido problemas con correos, ni cuando vivía en Barcelona ni ahora que vivo en Valencia. Además en ambos sitios me he encontrado siempre a gente muy amable. De hecho los de la oficina de BCN como ya me conocían me llamaban por teléfono cuando llegaba un paquete para mi.

    Supongo que he tenido mucha suerte con mis dos oficinas de correos, porque lo habitual es oír pestes.

  11. Buff vaya incompetencia, perder un paquete me parece bastante difícil…
    No sabía eso de que se podía asegurar un paquete, es como si diesen a entender que lo más probable es que lo pierdan aunque lo envíes certificado.
    Espero que lo encuentres pronto porque lo de presentar un queja tiene pinta de ser inútil.
    ¡Saludos!

  12. Como dice Sese, si taaaaaaantas personas tienen una mala imagen de una compañía como Correos, alguna razón tiene que haber…

    A mí nunca me han liado grandes problemas con paquetes (algún pequeño problema sí he tenido, pero se acabó solucionando), pero por ejemplo pudimos constatar que el cartero suplente, cuando el “oficial” cogió vacaciones el pasado verano, hubo algún día que se limitó a coger el paquete de cartas de nuestro bloque y las tiró a la basura. Tal cual.

  13. A mí me pasa algo parecido. Hay una cartera que de vez en cuando deja en mi casa cartas dirigidas a otra dirección pero con el mismo número. La cojo, la devuelvo a correos y a los pocos días allí está otra vez. Ahora hace tiempo que no pasa, pero el otro día me la volvió a dejar, por suerte la pillé por el camino y le devolví el sobre. A ver, tampoco hay que ser muy listo para ver que mis apellidos y los de la otra persona no coinciden. Un poco de seriedad, señores.

  14. Yo nunca he tenido problemas “serios” con Correos, pero tuve uno gordo la primera y única vez que me enviaron un giro postal. Y mira que lo promocionaban como seguro, rápido, fiable… pues nada de nada: lento y muy problemático.

    A mi ex le dejaron una vez un paquete de algo que compró por internet en la puerta, ni en el buzón ni nada, allí mismo en el descansillo. Y en un edificio de cinco plantas con seis vecinos por planta dime tú qué haces si el paquete desaparece. Yo creo que de todos modos es problema de determinados carteros que son más vagos o ineptos que otros, porque a mí me han mandado varias cosas por internet y si la entrega no cabe en el buzón siempre me dejan aviso y, como digo, hasta ahora no he tenido problema. Tocaremos madera :D

    Espero que te encuentren lo que sea que te hayan perdido, que eso ya es peor :/

    saluditos

  15. A mí también me ha pasado un montón de veces lo de que ni se molestan en llamar a casa para ver si estás y directamente te dejan un aviso en el buzón diciendo que no estabas. Debe de ser práctica habitual de algunos carteros. Comentándolo con una amiga que trabaja en Correos, le dije que quería poner una reclamación a ese cartero concreto que reparte en mi zona, y me comentó que si lo hacía me fuera preparando para que un montón de envíos se “perdieran misteriosamente”… Así que ya veis cómo se las gastan…

  16. A mí me pasó algo parecido..al final apareció, pero me dejaron claro que era culpa mía, por ir antes de tiempo. En el papel ponía que habían pasado unos días antes (yo había estado fuera de casa) y por lo visto..pues no, habían pasado justo justo el día que fui a por el envío.
    En fin, yo tampoco me fio
    Un saludo!

¡Comentad, insensatos! ^^

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s